GUERRA EN UCRANIA

Biden se muestra dispuesto a reunirse con Putin con condiciones

  • Afirma que solo lo haría “en consulta con aliados de la OTAN” y si el líder ruso “indica que busca una manera de acabar la guerra”

  • Él y Macron presentan un frente unido y rebajan las tensiones bilaterales por la proteccionista ley medioambiental estadounidense

Biden se muestra dispuesto a reunirse con Putin con condiciones
3
Se lee en minutos

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se ha mostrado este jueves dispuesto a reunirse con el líder ruso, Vladimir Putin, si se dieran una serie de condiciones. En una rueda de prensa en la Casa Blanca tras mantener una reunión de casi tres horas con el presidente francés, Emmanuel Macron, y eligiendo “con mucho cuidado” sus palabras Biden se ha mostrado “preparado para hablar con el señor Putin si de hecho hay un interés en él decidiendo buscar una manera de acabar la guerra” que abrió el pasado mes de febrero con la invasión de Ucrania. “No lo ha hecho por ahora”, ha subrayado también Biden.

Aunque el mandatario ha avanzado que no tiene planes inmediatos de establecer ese contacto directo, ha denunciado en la comparecencia las acciones de Putin en Ucrania como “enfermas” y ha asegurado que el líder ruso “se ha equivocado en todos los cálculos”, también ha dejado la puerta abierta a ese encuentro. Y ha añadido que daría ese paso “solo en consulta con los aliados de la OTAN”. “No lo voy a hacer por mi cuenta”, ha insistido Biden, que ha dicho: “Estaría encantado de sentarme y ver qué tiene en mente”.

Frente unido

Las declaraciones de Biden han llegado casi al final de una comparecencia ante la prensa junto a Macron, protagonista de la primera visita de Estado de la presidencia del demócrata, en la que el conflicto de Ucrania ha sido uno de los temas centrales de conversación, pero no único, entre los dos líderes. Y la larga bilateral y la aparición ante los medios han servido también para mostrar públicamente un acercamiento tras meses de creciente tensión, desde por la respuesta al conflicto bélico en suelo europeo y sus consecuencias por ejemplo en materia energética como por acciones políticas nacionales de Biden que París ve como proteccionistas y dañinas para Francia y Europa. “A veces tenemos ligeras diferencias, pero nunca son en lo fundamental”, ha asegurado Biden.

Los dos líderes, por ejemplo, han mostrado un frente unido de condena a Rusia, especialmente por la brutal agresión a la población civil de Ucrania. Y la inusual declaración pública de Biden mostrando su disposición a hablar con Putin le ha acercado a la postura que mantiene Macron, que mantiene contactos con el líder ruso y en Washington no ha abandonado su defensa de las negociaciones de paz para acabar con el conflicto pero ha subrayado que debe ser un proceso decidido por los agredidos. “Nunca urgiremos a los ucranianos a hacer un compromiso que no sea aceptable para ellos”, ha dicho. “Tenemos que respetar que sean los ucranios los que decidan el momento y las condiciones en que negociarán sobre su territorio y su futuro”.

Acercamiento económico

Las asperezas se han limado también, públicamente, respecto a otro de los puntos centrales de fricción entre los dos mandatarios: la Ley de Reducción de la Inflación firmada por Biden en verano. Esa norma contempla una inversión de 360.000 millones de dólares en combate contra el cambio climático y ayudas y subsidios para los fabricantes estadounidenses de vehículos eléctricos y componentes y es vista con recelo en París y otras capitales europeas como proteccionista y negativa para los intereses europeos.

El miércoles mismo, antes de ir a una cena privada juntos con las primeras damas, Macron denunciaba en unas declaraciones en la embajada francesa en Washington las acciones políticas de Biden como “súperagresivas” y alertaba de que amenazaban con “fragmentar a occidente”. Pero este jueves, públicamente, tanto su tono como el de Biden han sido muy diferentes.

Noticias relacionadas

Los dos han hablado públicamente de trabajar juntos para tratar de resolver las tensiones que ha creado la ley. Y Biden ha subrayado que no se disculpa por la norma, pero también ha reconocido que puede contener “fallos” que pueden solventarse. “Podemos resolver algunas de las diferencias que existen, confío en ello”, ha dicho el estadounidense, que ha defendido que la ley “nunca pretendía excluir a quienes cooperan con nosotros, no era esa la intención”, y ha prometido “seguir creando trabajos de manufactura en EEUU pero no a costa de Europa”.

Macron, mucho más moderado que la víspera en la embajada, ha hablado también de “trabajar juntos” y “resincronizar” las agendas. “Queremos tener éxito juntos, no uno contra otro”, ha dicho, asegurando que ambos tienen “la misma visión y voluntad” y destacando que ambos han encargado a sus equipos seguir trabajando “en cooperación y coordinación estrecha para encontrar soluciones”.