ENTREVISTA CON HASSAN GHASHGHAVI

El embajador de Irán niega que estén reprimiendo "manifestaciones pacíficas"

  • “Hay abiertas tres investigaciones por la muerte de Mahsa Amini”

  • “La reunión con el Ministerio de Exteriores español ha sido muy amistosa”

  • “Creo que se mejorará el trato de la Policía a las mujeres”

Madrid, 28 de septiembre de 2022.- Hassan Qashqavi, embajador de la República Islámica de Irán en España

Madrid, 28 de septiembre de 2022.- Hassan Qashqavi, embajador de la República Islámica de Irán en España / XAVIER AMADO

10
Se lee en minutos

Al menos 76 personas han muerto en Irán, según las ONG de Derechos Humanos, en la represión del régimen de las protestas por la muerte de una joven detenida por la policía de la moral por llevar mal colocado el velo. EL PERIÓDICO DE ESPAÑA habla con el embajador en España de la República Islámica sobre la revuelta. Hassan Ghashghavi, de 62 años, recibe a este diario en la sede de la embajada en Madrid, pocas horas después de que frente a ella se manifestara un centenar de mujeres para exigir justicia y libertad para las mujeres iraníes; y pocas horas después también de que el embajador acudiera al Ministerio de Exteriores español, que le ha convocado para expresar su rechazo al exceso de violencia del régimen iraní. 

Pregunta: En la manifestación de esta mañana frente a esta embajada, una de las mujeres presentes ha expuesto en el suelo las fotos de las personas presuntamente fallecidas a manos de la policía. Le enseño las imágenes: son gente realmente joven. ¿Qué tiene que decir? Respuesta: Es lamentable. Es lamentable que en estos disturbios muera gente inocente. Creo incluso que hay diez policías muertos. Pero también es lamentable que cuando salen las fotos de las víctimas no salgan las de los policías que también han caído.

Foto de presuntos fallecidos en las protestas en Irán

/ M.S.

P: El Ministerio de Exteriores le ha convocado esta mañana para expresar su protesta. ¿Cómo ha sido la reunión? R: Muy amistosa. He escuchado detenidamente los comentarios que me han hecho y he explicado minuciosamente nuestras posiciones. Pero éticamente es el Ministerio el que tiene que decidir si quiere dar los detalles de esa reunión o no. 

P: En estos doce días de crisis, ¿el ministro José Manuel Albares o alguien del Ministerio se ha puesto en contacto con usted? R: No ha habido ningún contacto. La reunión de este miércoles ha sido con la señora Ángeles Moreno Bau, secretaria de Estado de Exteriores. 

P: España exigió el martes, mediante un comunicado, una investigación sobre la muerte de la joven. ¿Se lo han reiterado en su reunión? R: Vamos a hablar sobre eso, pero antes quería preguntarle a usted, como periodista español: si ocurriera algo similar en un país europeo [disturbios], ¿qué esperaría de las autoridades de su país? 

P: ¿Lo que está tratando de plantear con esa pregunta retórica es que el Gobierno iraní está gestionando bien las protestas? R: Sinceramente, no quiero entrar a valorar si Irán lo está haciendo bien o no…

P: ¿Hay alguna cifra oficial actualizada del número de manifestantes muertos? R: Leo todos los días los periódicos de aquí. Se critican las actuaciones iraníes por antidemocráticas y propias de un Gobierno dictatorial. ¿Cuáles son esos criterios que dicen que no respetamos?

P: Me gustaría que respondiera, si es posible, a cuál es la cifra gubernamental de fallecidos: la televisión oficial iraní dice que 41, pero serían al menos 76 según Iran Human Rights (IHR) R: Si no hay datos, ¿cómo es que los periódicos sacan todos estos artículos sin tenerlos? 

P: Por eso me gustaría que me respondiera: ¿sabe el Gobierno iraní cuántas personas han muerto? R: Llegaremos a eso, pero veamos el origen de los hechos. Hace unos días una chica, Mahsa Amini, es detenida por la policía en Irán. La llevan a comisaría y allí empieza a encontrarse mal. La trasladan al hospital y a los tres días muere. Desde ese momento, se plantearon varias hipótesis en los medios, y entre el pueblo y los partidos políticos. La Policía mantiene que no ha sido ni golpeada ni torturada. Hay otros que sostienen que, aunque no ha sido golpeada, como ha tenido de niña una cirugía cerebral, la detención ha provocado una recaída en esa enfermedad. Lo cierto es que cuando ocurrió todo esto, el presidente Ebrahim Raisi habló por teléfono con la familia de la chica nada más salir de una reunión de jefes de Estado en la que estaba en Uzbekistán. Tanto el Gobernador de la provincia del Kurdistán como el jefe de la Policía del Kurdistán se pusieron en contacto con su familia. Todos le dieron las condolencias. Desde ese momento, se prometió a la familia que se llevaría a cabo una investigación exhaustiva y transparente. Si por cualquier motivo se llegase a la conclusión de que hay responsabilidades de quien sea, de la Policía incluso, se depurarán. 

P: ¿Ha llamado el presidente también a las familias de los manifestantes fallecidos? R: Para hacernos un juicio de lo ocurrido, hay que explicar bien el tema. Tras los acontecimientos se han formado tres equipos de investigación: uno ordenado por el presidente de la República, otro por el Parlamento y otro por el presidente del Poder Judicial. Hay tres grupos de investigación trabajando sobre el tema. Antes de hacer cualquier cosa hay que esperar al resultado de esas investigaciones. Lo lógico habría sido esperar. El mismo padre de la chica ha pedido paciencia a todo el mundo; que esperaran al resultado de las investigaciones. Hasta dos días después de la muerte de la chica no hubo problemas. Hubo mucha contención y paciencia por parte de la Policía ante las manifestaciones. El problema es que el tercer día las manifestaciones se convirtieron en disturbios. Hay datos: han quemado 75 ambulancias…

P: ¿Por qué cree que se convirtieron en disturbios? R: Por la incitación de grupos extranjeros. No digo que todo haya sido provocado por los grupos desde el exterior, pero hay gente que se ve atrapada en los disturbios y no sabe qué hacer.

P: El argumento de la influencia extranjera no explica el historial de protestas que ha habido: 2015, 2018, 2019… ¿Todo organizado desde fuera? R: No todo es provocado desde el exterior. Somos realistas. La mayor parte de los que han participado en las manifestaciones son adolescentes, de 15 a 20 años. Se ve que se trata de adolescentes en la mayoría de los casos. 

P: Sabiendo que hay adolescentes y niños, ¿cree que la proporción de la fuerza usada por la Policía en la represión de las protestas ha sido adecuada? R: Voy a poner un ejemplo concreto. Hay una ciudad del Kurdistán que se llama Oshnavie que tiene grupos terroristas idénticos a lo que fue ETA aquí en España, o el grupo MKO. En ese caso concreto, en esa ciudad, habían atacado a una comisaría de policía con muchas armas dentro, y las iban a tomar. Ellos mismos dijeron que tenían casi tomadas las armas y que las iban a repartir entre los residentes. ¿Cómo reaccionaría cualquier policía del mundo si viera atacado el arsenal?

P: En las imágenes que hemos visto de Teherán, por ejemplo, lo que se ve es a manifestantes bailando, mujeres quitándose el velo… R: Esos no fueron reprimidos. ¿Para qué matar a alguien que se ha quitado el pañuelo o está bailando?

P: Naciones Unidas, o España en su comunicado, han expresado su profunda preocupación por lo que califican de represión violenta de las protestas pacíficas. ¿Se equivocan al definirlas así? R: Si hubieran sido manifestaciones pacíficas reprimidas, yo también habría salido a condenarlo. Pero no se trata de eso. No se ha reprimido ninguna manifestación pacífica. Ahí está el detalle. Hay vídeos sobre actuaciones violentas, amenazando incluso con armas, a fuerzas policiales. Han quemado 75 ambulancias y han destruido 170 sucursales bancarias. 

P: Entonces, ¿por qué han cortado internet? R: Por lo mismo que cuando cerraron la cuenta de Twitter de Donald Trump cuando empezó a incitar a la violencia…

P: Pero eso es una cuenta de Twitter… R: Pero era efectivo. Era lo que él tenía. 

P: El Ministerio de Exteriores español exige también que restablezcan las comunicaciones. R: Esa situación se resolverá, las comunicaciones en Irán se van a restablecer [...]

P: ¿Qué plan tiene el Gobierno iraní para aplacar a los manifestantes? ¿Va a hacer alguna concesión respecto a la policía de la moral, o del uso del velo? R: Las manifestaciones pacíficas, insisto, están permitidas en Irán y protegidas por el artículo 27 de la constitución. Cuando se convierten en disturbios ya hay otro trato. Legalmente, según la ley de Partidos, al contrario que en Europa, no hace falta ni permiso. Si se convierten en marchas o manifestaciones sí que hay que pedir permiso. Según los datos del Ministerio de Interior de Irán, ha habido 800 manifestaciones sin problemas el año pasado.

P: En otras manifestaciones, como las de 2019 [al menos 304 muertos], las ONG que estudiaron esa situación concluyeron que hubo disparos directos de francotiradores contra los manifestantes… R: Creo que tenemos visiones diferentes. Hace dos días, un grupo contra la República iraní protestó en Londres. Fue una manifestación, y transcurría en condiciones normales hasta que ese grupo lo convirtió en un disturbio. La Policía londinense actuó al respecto. Han publicado la foto de 13 de los opositores para ayudar a identificarlos y detenerlos. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha dicho que van a tomar acciones.

P: Es un ejemplo perfecto para preguntarle si ve la diferencia entre detener a los manifestantes y dispararles. ¿Sabemos cuántos manifestantes han muerto en estos días? R: La cifra exacta no la tengo. Pero las manifestaciones en Londres han sido muy violentas. Nadie, ni siquiera en Europa, premia a los que provocan disturbios.

P: El Gobierno iraní, ¿es consciente y gradúa su respuesta teniendo en cuenta las personas que han muerto? R: En eso estamos de acuerdo. La Policía tiene que estar formada para responder adecuadamente, ya sea en Irán o en Reino Unido. El que haya sido proporcional o no depende del juicio de cada uno. En el tema de Cataluña aquí en España en 2017, por ejemplo, hubo actuaciones policiales. Unos decían que habían sido desproporcionadas y otros que no. Depende del enfoque de cada uno. Recuerdo que entonces el Ministerio de Exteriores nos convocó a todos los embajadores acreditados en España. Explicó que no se había tratado de ninguna acción desproporcionada, sino que todo estaba dentro de la ley. En aquella reunión recuerdo que la entonces secretaria de Estado explicó que hay quienes tratan de tergiversar la imagen de acogida de España.

Hassan Qashqavi, embajador de la República Islámica de Irán en España, en una entrevista con EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

/ XAVIER AMADO

P: No termino de ver la comparación entre las actuaciones policiales con muertos y sin muertos… R: Hay una sola diferencia entre nosotros. Yo acepté lo que se me dijo sobre la actuación policial en Cataluña, porque me lo explicaron y listo. ¿Por qué el juicio de los periódicos se hace desde aquí? ¿Por qué no van a Irán a constatar los hechos en el país?

P: Lo novedoso de estas protestas (ha habido otras anteriores por ejemplo el precio de la gasolina) es que estas son las manifestaciones de las mujeres, mujeres que protestan contra los excesos de la policía de la moral. ¿Van a hacer algo al respecto? ¿Van a aflojar sus exigencias? R: Lo que le puedo decir es que, en este momento, estamos ante una situación de evaluación de los hechos. No hemos llegado a los resultados. No le puedo decir si se va a apretar o a aflojar.

P: Le voy a hacer una pregunta personal. Creo que usted fue activista de derechos humanos durante el régimen del Sha [de Persia, depuesto tras la revolución iraní que llevó al poder a los Ayatolás]... R: Sí, y hace 27 años, cuando me convertí por primera vez en diputado de nuestro Parlamento, fui uno de los fundadores del grupo parlamentario de Derechos Humanos y derechos de la mujer. Lo fundé yo con otros compañeros. Más tarde publiqué un semanario llamado “mensajeros de la libertad”. No diría que soy un feminista, pero sí soy partidario de defender los derechos humanos y los derechos de la mujer. 

Noticias relacionadas

P: ¿No ve, entonces, que estas protestas son, sobre todo, de mujeres que piden libertad? R: Yo no puedo prometer nada. Pero lo que yo creo es que podemos ser testigos de una modificación y mejora en el trato de la Policía en el tema de las mujeres, y el fortalecimiento de un ambiente de diálogo entre grupos. Trabajaremos quizá más en los medios más orientados hacia los jóvenes, como las redes sociales, que son muy buenas pero pueden tener problemas.

P: Esta crisis ocurre tras un año y medio de negociaciones, entre otros con la Unión Europea, sobre el tema nuclear iraní. Parecía que el acuerdo estaba cerca. R: Creo que estos acontecimientos no condicionan para nada el tema nuclear.