JAPÓN

Un japonés se quema a lo bonzo para protestar por el funeral de Estado de Abe

El septuagenario se prendió fuego, aunque los bomberos apagaron las llamas y lo llevaron al hospital aún consciente

Un japonés se quema a lo bonzo para protestar por el funeral de Estado de Abe
2
Se lee en minutos
EFE

Un hombre de unos 70 años se prendió fuego este miércoles cerca del Kantei, la residencia y oficina oficial del primer ministro japonés, en protesta por la celebración del funeral de Estado por el exmandatario Shinzo Abe que tendrá lugar el día 27.

La Policía se presentó en el lugar cerca de las 07:00 hora local (22:00 GMT del martes), apagó el fuego y trasladó al hospital al hombre, que se encontraría consciente, según confirmó el portavoz del Gobierno, Hirokazu Matsuno, en rueda de prensa. El hombre portaba una nota que decía: "Me opongo fuertemente al funeral de Estado", y dijo a la Policía que fue él mismo quien se roció con gasolina y se prendió fuego, según detalles publicados por el diario local Asahi. Algunas hierbas en la zona donde se prendió fuego se quemaron, según se observa en imágenes difundidas por diversos medios, y un bombero sufrió quemaduras en el brazo derecho, pero no se produjo ningún daño en los edificios colindantes, de acuerdo a los informes de las autoridades. Los cuerpos de seguridad todavía están investigando las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona y preguntando a testigos.

Las manifestaciones en contra de la celebración del funeral de Estado por Abe se están intensificando conforme se acerca la fecha. Este lunes unas 13.000 personas salieron a protestar en el parque Yoyogi de Tokio a pesar de las fuertes lluvias arrastradas por el tifón Nanmadol para reclamar que no se produzca el evento. A la manifestación también acudieron miembros de la oposición. La población se encuentra dividida por la celebración del acto. Según las encuestas llevadas a cabo por varios medios locales, en torno a la mitad de los japoneses se oponen a su celebración.

El funeral de Estado de Abe tendrá lugar el próximo 27 de septiembre en el emblemático estadio Nippon Budokan de Tokio y tendrá un coste de al menos a 1.649 millones de yenes (unos 11,8 millones de euros), según cifras publicadas por el Gobierno nipón. El de Abe será el segundo funeral de este tipo en el Japón de posguerra desde el dedicado en 1967 a Shigeru Yoshida. La familia del exmandatario ya celebró unas exequias privadas en el templo budista Zojoji de Tokio en julio que congregaron a miles en el área, y a miembros de su partido, la oposición y diplomáticos.

Abe murió el 8 de julio a los 67 años tras ser disparado mientras daba un discurso frente a una estación de tren de la ciudad de Nara, en el oeste del país, en acto electoral.

Noticias relacionadas