Encuentro bilateral

Putin promete a Erdogan gas barato para Turquía mientras le cierra el grifo a Europa

Los dos presidentes se han reunido este viernes en la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái, de la que el país anatolio, miembro de la OTAN, no es parte

El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

2
Se lee en minutos
Adrià Rocha Cutiller

Con el gasoducto hacia Europa cerrado hasta nuevo aviso, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha prometido a Turquía un envío ininterrumpido de gas durante este invierno, que el país anatolio podrá pagar el 25% de sus compras con rublos rusos, de más fácil acceso para una Turquía con problemas de liquidez en divisas internacionales.

Así lo ha explicado Putin este viernes tras su reunión con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan. Ambos líderes se han encontrado durante la cumbre de Organización de Cooperación de Shanghái, a la que Turquía ha sido invitada como país externo. 

“Turquía se ha convertido en una de las rutas de gas desde Rusia más fiable. El Turkstream —gasoducto inaugurado hace dos años— trabaja ininterrumpidamente. Hemos llegado a un acuerdo para que Turquía haga sus pagos de gas natural en un 25% en rublos. "La aplicación de esta decisión se realizará en un corto plazo”, ha dicho Putin en su reunión con Erdogan. 

Turquía, con una crisis inflacionaria galopante, se prepara para unos comicios presidenciales planeados para junio del año que viene. Según los sondeos, estas elecciones podrían significar una derrota del presidente turco, en el poder desde 2002. 

“La economía es la que es. Y hasta la fecha, con el alza de precios de la energía desde el inicio de la guerra en Ucrania, la factura de gas es uno de los problemas que más afecta a los turcos. Al César lo que es del César: Erdogan está trabajando y moviéndose para no perder las elecciones”, explica Yörük Isik, analista geopolítico turco y experto en las relaciones turco-rusas, muy intensas en los últimos meses. Putin y Erdogan se han encontrado cara a cara tres veces en lo que llevamos de verano. 

Antes de su reunión con Erdogan, sin embargo, Putin se ha encontrado con el primer ministro índio, Narendra Modi, que le ha dicho directamente al presidente ruso que pare la guerra en Ucrania. "La época actual no es una época de guerra", le ha dicho Modi a Putin. “Conozco su posición sobre el conflicto en Ucrania, las preocupaciones que expresa constantemente. Haremos todo lo posible para poner fin a esto lo antes posible”, ha contestado el presidente ruso, quien decidió en febrero de este año comenzar la guerra.

Ampliar el acuerdo de cereales

Con Erdogan, no obstante, el encuentro ha sido fructífero. “Erdogan busca irritar a Europa y a la OTAN con su foto con Putin, pero en esa reunión hay mucho más que eso. Una vez cerradas las puertas, los temas son muchos: el contrato para la construcción de la planta nuclear rusa en el sur de Turquía, que el dinero de Rosatom se quede en Turquía, el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán y la revisión de acuerdo de cereales ucranianos”, explica Isik.

Noticias relacionadas

Durante las últimas semanas, tanto Putin y Erdogan han criticado el acuerdo firmado a finales de julio en Estambul por el cual se permitía que Ucrania retomase sus exportaciones de trigo y cereales a través de la ciudad del Bósforo. 

Rusia quiere que se le permita, a través de Turquía, exportar también sus cereales, además de fertilizantes. Por las sanciones impuestas por la UE y EEUU a Rusia, la gran mayoría de las exportaciones de Moscú han parado.