REINO UNIDO

Truss promete acciones rápidas contra la crisis energética

La nueva primera ministra británica, en su primer discurso como jefa de Gobierno, también reafirma su compromiso de bajar los impuestos

Truss promete acciones rápidas contra la crisis energética
4
Se lee en minutos

La nueva primera ministra del Reino Unido, la conservadora Liz Truss, prometió este martes, en su primer discurso a la nación como jefa de Gobierno, acciones rápidas para lidiar con el aumento de los precios de la energía y cumplir con su compromiso de reducir impuestos.

"Tengo confianza en que todos juntos podemos capear la tormenta, reconstruir nuestra economía y convertirnos en el Reino Unido moderno y brillante que sabemos que puede ser", declaró frente a la puerta del número de 10 de Downing Street, su despacho y residencia oficial.

La líder tory, que hereda la mayoría absoluta que obtuvo en las urnas hace tres años su predecesor, Boris Johnson, mantuvo este martes una audiencia con la reina Isabel II, que le encargó oficialmente la formación de un Gobierno, y comenzará a designar esta tarde a su gabinete de ministros.

Al desgranar su prioridades más apremiantes, Truss, que afronta una inflación disparada por encima del 10%, destacó sus planes para "impulsar la economía por medio de recortes fiscales y reformas".

"Recortaré impuestos para premiar el trabajo duro y fomentar que las empresas generen crecimiento e inversiones", subrayó la jefa del Ejecutivo, que al mismo tiempo recalcó su intención de asegurarse de que "la gente no recibe facturas eléctricas impagables" y de que se invierte en "hospitales, escuelas, carreteras y conexiones a internet de banda ancha".

Truss prevé presentar el jueves un plan para congelar o reducir la factura eléctrica de los hogares británicos durante los próximos dos inviernos, valorado en unos 90.000 millones de libras (104.000 millones de euros), y trabaja al mismo tiempo en medidas para las empresas, según han revelado medios británicos.

Se espera que la líder tory financie ese programa con cargo a la deuda pública, en lugar de incrementar impuestos, en línea con las prioridades que ha defendido durante la campaña de las primarias conservadoras.

En su intervención en Downing Street, frente a decenas de periodistas y diputados conservadores que en los momentos previos al discurso se mojaron por la lluvia, Truss resaltó asimismo que el sistema sanitario público británico (NHS) está también entre sus prioridades.

"Me aseguraré de que la gente puede obtener las citas médicas y los servicios sanitarios que necesitan. Vamos a poner una base firme bajo nuestro sistema de salud", afirmó.

La primera ministra afrontará este miércoles por la mañana su primera sesión de control en la Cámara de los Comunes, en la que debatirá con el líder de la oposición, el laborista Keir Starmer. 

Caras nuevas

Además, la primera ministra ha desgranado este martes un Gobierno marcado por la remodelación prácticamente general de la primera línea, a pesar de que no se prevén grandes cambios políticos en relación a la era de Boris Johnson.

Truss incorpora como viceprimera ministra a la diputada Thérèse Coffey, que ejercerá también como responsable de la cartera de Sanidad, mientras que en Finanzas ha optado por Kwasi Kwarteng, legislador con experiencia en ámbitos económicos.

Al frente de Exteriores -cartera que abandona la propia Truss- estará James Cleverly, que ya ocupó cargos inferiores en este Ministerio y era hasta ahora ministro de Educación. En Interior, la 'premier' ha nombrado a Suella Braverman, aspirante en las recién acabadas primarias conservadoras, mientras que Justicia lo asumirá Brandon Lewis, que dimitió en julio como responsable del Gobierno británico para Irlanda del Norte.

Dentro de las principales carteras, el único que repite es Ben Wallace como responsable de Defensa, en un momento clave por la ayuda militar que Reino Unido brinda a Ucrania para hacer frente a la invasión rusa.

La nueva primera ministra ha extendido los cambios también a la bancada tory en la Cámara de los Comunes. Por primera vez bajo un gobierno conservador, será una mujer, Wendy Morton, la responsable de mantener la disciplina parlamentaria.

Truss ha entrado este martes en Downing Street ya como primera ministra, poco después de que la reina Isabel II la recibiese en la residencia de Balmoral (Escocia). Completa así un proceso de renovación que arrancó el 7 de julio con el anuncio de la dimisión por parte de Johnson.

Biden pide seguir trabajando juntos

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, felicitó este martes a la nueva primera ministra de Reino Unido, la conservadora Liz Truss, después de que asumiera el cargo, y expresó su deseo de que los dos países sigan trabajando juntos para ayudar a Ucrania frente a Rusia.

Los dos líderes, además, conversarán este martes por teléfono, adelantó en su rueda de prensa diaria la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

En Twitter, Biden felicitó a Truss y mostró su deseo de trabajar "en estrecha colaboración" para hacer frente a los "desafíos globales" y seguir apoyando a Ucrania mientras hace frente a la invasión rusa, que empezó en febrero.

Noticias relacionadas

Biden también expresó su voluntad de fortalecer la "relación especial" entre Washington y Londres, término usado para definir los lazos políticos, diplomáticos, culturales, económicos y militares que unen a los dos países, convirtiéndolos históricamente en dos aliados especialmente cercanos.

El presidente hizo esas declaraciones solo unos minutos después de que Truss se convirtiera este martes en la nueva primera ministra del Reino Unido, la tercera mujer en ocupar ese cargo, tras recibir el encargo formal por parte de la reina Isabel II en el castillo de Balmoral, en Escocia.