AFRICAN LION

Marruecos se queda sin las maniobras militares de EEUU tras la bronca de un senador pro-saharaui

  • El Pentágono confirma que han recibido el encargo de buscar otro país anfitrión para las maniobras African Lion, tras 18 años realizándose en Marruecos

  • El senador James Inhofe exigía llevarlas a otro país por los “ataques” de Rabat al pueblo saharaui

  • “Es una forma del Congreso de presionar a Marruecos por el Sáhara”, interpreta para EL PERIÓDICO DE ESPAÑA Intissar Fakir

Un tanque de las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos conduce sobre la región de Grier Labouihi en Agadir, al sur de Marruecos, el 21 de junio de 2022 durante las maniobras African Lion 2022.

Un tanque de las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos conduce sobre la región de Grier Labouihi en Agadir, al sur de Marruecos, el 21 de junio de 2022 durante las maniobras African Lion 2022. / FADEL SENNA

5
Se lee en minutos

Hace un mes, 7.500 soldados africanos, estadounidenses y europeos llevaron a cabo en Marruecos el mayor ejercicio militar hasta la fecha en el continente. Tres semanas de tanques atravesando las arenas del desierto, infantes de 40 países realizando simulacros de operaciones antiterroristas y lanzamisiles de última generación HIMARS levantando nubes de polvo parduzco en cada disparo. Son las maniobras militares anuales African Lion. Las dirige Estados Unidos y, durante los últimos 18 años, las ha albergado Marruecos. 

Ahora, el Pentágono ha tomado la decisión, presionado desde el Congreso, de buscar otro país anfitrión. La situación del Sáhara Occidental está en el trasfondo.

El general Stephen J. Townsend, comandante de la Comandancia para África de Estados Unidos (U.S. AFRICOM), ha confirmado que están buscando un país que no sea Marruecos para albergar el grueso de las maniobras de 2023. En una sesión informativa cuya transcripción ha publicado el Departamento de Estado y revisada por este diario, Townsend explica la decisión como parte del mandato del Congreso de los Estados. “Vamos a explorarlo, porque así se nos ha pedido: buscamos países voluntarios para alojar las maniobras African Lion, al completo o una parte. Enviaremos equipos para valorar [las candidaturas]. Queremos diversificar estos ejercicios militares”, ha dicho.

En las African Lion participan cada año soldados de Estados Unidos, Marruecos, Ghana, Senegal, Túnez, Chad, Francia, Italia, Brasil o Países Bajos, entre otros. En las dos últimas ediciones (el tiempo que lleva abierta la crisis diplomática oscilante con Marruecos y Argelia) España ha declinado participar.

Lanzamisiles HIMARS (High Mobility Artillery Rocket System) durante las maniobras African Lion en Marruecos de 2021

/ FADEL SENNA

El general Townsend no ha mencionado explícitamente el conflicto sobre el Sáhara Occidental, pero sí ha dejado claro que la decisión viene impuesta porque “el Congreso ha aprobado una ley de Defensa para el año fiscal 2022" que les exige buscar otro país anfitrión. U.S. AFRICOM lo acatará porque “en Estados Unidos creemos en el control civil de las Fuerzas Armadas, y nuestros líderes civiles y nuestro Gobierno nos han dicho que lo hagamos”.

Se refiere Townsend a la National Defense Authorization Act del Congreso, la ley que permite cada año al Ejército ejecutar su presupuesto. En su tramitación, los senadores de los distintos partidos presionan para enmendarla, por ejemplo para conseguir que  la fabricación de un determinado armamento se haga en el distrito electoral que los eligió. 

Este año, un senador republicano concienciado con la causa saharaui ha cargado duramente contra Marruecos por la situación del Sáhara Occidental, y ha exigido el cambio de sede. 

“El Congreso está presionando a Marruecos para que hagan concesiones respecto al Sáhara Occidental y Rabat ponga en marcha una negociación honesta”, interpreta para EL PERIÓDICO DE ESPAÑA Intissar Fakir, directora del programa de Norte de África y Sahel del Middle East Institute de Washington. “La decisión no va a sentar bien al Gobierno marroquí. Aunque creo que no se debe sobredimensionar lo que significa el movimiento: el general Townsend ha dejado claro que se pueden retomar en el futuro”.

El senador Inhofe

El senador en cuestión es el líder republicano en el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, James Inhofe. Ha cargado en el Senado con dureza contra las políticas marroquíes hacia el Sáhara Occidental. Durante una de las sesiones ha acusado al Gobierno marroquí de “ataques perversos” a los saharauis en la región. “Marruecos no ha hecho nada para reparar el daño que ha hecho al pueblo saharaui todos estos años, ni para mostrar que se toman en serio resolver la crisis”, dijo en la Cámara Alta. 

Afirma el republicano de Oklahoma que Rabat ha despistado a todas las administraciones de Estados Unidos durante décadas haciendo creer en su voluntad de negociar con el saharaui Frente Polisario (apoyado por Argelia). “Por ello he presionado al Departamento de Defensa para que busque un lugar alternativo para los ejercicios militares anuales African Lion que hasta ahora albergaba Marruecos”, ha dicho, concitando el acuerdo del resto de portavoces de la comisión de Defensa. "Me complace comunicarles que el Secretario de Defensa Lloyd Austin está de acuerdo conmigo en esta cuestión".

Inhofe lideró el año pasado, junto al demócrata Patrick Leahy, una pequeña revolución en el senado contra el giro de Donald Trump hacia el Sáhara Occidental. 27 senadores de ambos partidos (13 republicanos y 14 demócratas de un total de 100 senadores) dirigieron una carta al presidente, Joe Biden, para que revierta "la decisión equivocada" tomada por Donald Trump. Éste decidió reconocer a Marruecos la soberanía sobre el Sáhara Occidental. El mismo día anunció que el país magrebí restablecía relaciones diplomáticas con Israel.

Los senadores pedían a Biden renovar el compromiso de Estados Unidos con la búsqueda de un referéndum sobre la autodeterminación para el pueblo saharaui. "La abrupta decisión de la administración anterior (el 11 de diciembre de 2020) de reconocer oficialmente las reclamaciones ilegítimas de soberanía del Reino de Marruecos sobre el Sáhara Occidental fue miope, socavó décadas de política estadounidense coherente y alienó a un número significativo de Naciones africanas", decía la carta.

Miembros de las fuerzas especiales de Marruecos durante durante las maniobras "African Lion 2021".

/ FADEL SENNA

Para compensar el malestar que podía provocar la decisión de Washington en Rabat, el comandante del U.S. AFRICOM ha elogiado a Marruecos como anfitrión hasta la fecha de las African Lion. “Marruecos tiene una capacidad militar alta, y posee la infraestructura y el entrenamiento para llevar las maniobras a cabo. Será difícil encontrar un país en África que se pueda aproximar a lo que Marruecos ha sido capaz de hacer durante 18 años”. ha dicho. “Será complicado encontrar un país capaz de hacerlo, y más en el plazo de un año.”.

Deja el general Stephen J. Townsend la puerta abierta a que la African Lion vuelva en un futuro al país magrebí. “Seguro que volvemos a trabajar con Marruecos en futuros African Lion”.

Noticias relacionadas