Guerra en Ucrania

Rusia expulsa a 27 diplomáticos españoles pero deja al embajador

En reciprocidad por una expulsión equivalente de España en abril | En el mismo día ha anunciado la expulsión de 58 diplomáticos franceses e italianos

3
Se lee en minutos

El Gobierno ruso ha ordenado este miércoles la expulsión de 27 diplomáticos de la Embajada española en Moscú y del Consulado General en San Petersburgo, en reciprocidad por la medida en el mismo sentido adoptada por España el pasado 5 de abril, según ha informado el Ministerio de Exteriores del país en un comunicado. Les da siete días para irse del país desde la entrega de la nota al embajador.

Rusia también ha anunciado este miércoles la expulsión de otros 58 diplomáticos europeos: 34 franceses y 24 italianos.

"De la parte rusa se le presentó [al embajador español] una enérgica protesta en relación con el anuncio provocativo hecho por Madrid de declarar 'persona non grata' a 27 empleados de las representaciones rusas en España", ha señalado el departamento que dirige Serguéi Lavrov en un comunicado, informa EFE, en referencia a las expulsiones del pasado 5 de abril por parte de España. "Este paso inamistoso se reflejará negativamente en las relaciones ruso-españolas".

El embajador español en Moscú, Marcos Gómez, fue convocado ante el Ministerio de Exteriores ruso a la una de la tarde de este miércoles para trasladarle la "firme protesta" del Gobierno ruso.

España rechazó la decisión adoptada por la Federación Rusa. "Las autoridades rusas justifican esta decisión en base a la reciprocidad por la expulsión de 27 funcionarios de la Embajada rusa en Madrid notificada el pasado mes de abril. Sin embargo, la expulsión decidida entonces por las autoridades españolas se basó en motivos de seguridad debidamente justificados, que no se dan en este caso", ha asegurado el Ministerio de Exteriores en un comunicado. "El trabajo del personal de la Embajada de España ante la Federación Rusa, cuyo profesionalismo este Ministerio quiere poner en valor, siempre ha respetado plenamente las obligaciones previstas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y la Convención de Viena de Relaciones Consulares".

Poco antes de conocerse el comunicado, el ministro de Exteriores José Manuel Albares aseguró ante los periodistas en los pasillos del Congreso de los Diputados, donde compareció: "Ya dije cuando anunciamos la expulsión de los 27 diplomáticos y personal ruso que en estas situaciones se daba una reciprocidad simétrica o casi simétrica, y lo estábamos esperando".

El pasado 5 de abril, el Gobierno español acordó expulsar a 25 diplomáticos y personal de la embajada rusa en España por considerar que representaban "una amenaza para la seguridad de nuestro país" y como muestra de rechazo de la actuación de las tropas rusas en Ucrania. Poco antes se había conocido la matanza de civiles de Bucha, aunque eso no fue mencionado explícitamente como razón de la expulsión.

Desde entonces se esperaba la respuesta diplomática por parte de Rusia que finalmente ha llegado este miércoles.

Acto "hostil" para Italia

El primer ministro italiano, Mario Draghi, dijo este miércoles que "está claro que es un acto hostil, no solo hacia nosotros sino también hacia Europa, pero esto no debe conducir a la interrupción de canales diplomáticos porque es desde ahí que se llega a la paz", ha manifestado.

Horas antes, el embajador italiano en Moscú, Giorgio Starace, había sido convocado a la sede del Ministerio de Exteriores ruso, al igual que los embajadores de Francia y España, Pierre Levy y Marcos Gómez, respectivamente.

Italia ha pedido "un alto el fuego inmediato" que "garantice el inicio de negociaciones" tras el anuncio por parte de Rusia de la expulsión de sus diplomáticos italianos.

Condena francesa

Francia también condenó "con firmeza" la expulsión anunciada de sus diplomáticos y aseguró que esta decisión carece de "fundamentos legítimos", indicó la cancillería francesa en un comunicado.

Rusia justificó la medida como una represalia contra la expulsión en abril de 34 diplomáticos rusos en Francia tras la ofensiva rusa en Ucrania. París reiteró que estos eran "decenas de agentes rusos" sospechosos de espionaje.

Noticias relacionadas