INTERNACIONAL

¿Por qué España no reconoce a Kosovo?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la cumbre UE-Balcanes en Eslovenia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la cumbre UE-Balcanes en Eslovenia / POOL MONCLOA/FERNANDO CALVO

4
Se lee en minutos

El parlamento de la república de Kosovo, un territorio de 10.900 kilómetros cuadrados y 1,8 millones de habitantes situado en los Balcanes, aprobó una declaración unilateral de independencia de Serbia el 17 de febrero de 2008. Su condición de Estado ha sido reconocida por más de 100 países, incluyendo buena parte de la Unión Europea, pero España no es uno de ellos. ¿Por qué?

La posición de España

España mantiene su política de no reconocimiento del territorio de Kosovo y aboga por un acuerdo en el marco del diálogo Belgrado-Prístina, según la postura oficial del ministerio español de Asuntos Exteriores. El diálogo Belgrado-Pristina es el marco diseñado por la Unión Europea para normalizar las relaciones entre los gobiernos de Serbia y Kosovo, clave para avanzar en sus aspiraciones comunitarias. Tradicionalmente, la diplomacia española justifica la negativa a reconocer la independencia de Kosovo amparándose en la legalidad internacional y la estabilidad en la región. También evita trazar paralelismos entre la situación de Kosovo y la del País Vasco y Catalunya, recordando que su situación constitucional y jurídica es distinta. Sin embargo, en el fondo existe el temor de sentar un precedente al que puedan acudir los movimientos secesionistas internos.

Desde 2008 España se ha acogido a las fronteras europeas recogidas en el Acta Final de Helsinki de 1975 para no comprometer su postura de no intervención en otros conflictos independentistas. Aunque el Gobierno español lleva años evitando entablar ningún tipo de relación con el Ejecutivo kosovar, la asistencia de Pedro Sánchez a la Cumbre UE-Balcanes, en la que reconoció por primera vez como tal a un "primer ministro" kosovar sugiere un primer paso en la normalización de las relaciones. Mariano Rajoy, por ejemplo, abandonó la edición de la cumbre en 2018 para no reconocer a Kosovo su derecho a estar entre los asistentes.

¿Qué países de la Unión Europea reconocen a Kosovo?

Todos menos España, Grecia, Rumanía, Eslovaquia y Chipre, y de hecho, el apoyo de Francia, Reino Unido y Alemania fue clave para que se reconociese la declaración unilateral de independencia en 2008. La Unión Europea como grupo, sin embargo, nunca ha fijado una postura firme por la falta de consenso de sus miembros y aunque la celebración de la Cumbre UE-Balcanes en octubre del 2021 reiteró el compromiso con dar a los Balcanes una perspectiva europea, no hay muchos avances en su camino hacia la adhesión. En esa cita, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez se sentó por primera vez frente a un dirigente kosovar. Eso sí, en un espacio sin banderas ni símbolos nacionales para no interferir en la política de no reconocimiento. En una cumbre anterior celebrada en Bulgaria en 2018 el entonces presidente Mariano Rajoy abandonó la reunión para evitar el encuentro con líderes kosovares en plena crisis catalana.

¿Cuál es su apoyo internacional?

En Europa y América del Norte, es prácticamente unánime. Estados Unidos, Canadá y los principales países de la UE, con la excepción de España, han respaldado la independencia del territorio de Kosovo. En África, por ejemplo, más de 20 países, entre los que se encuentran Egipto, Senegal o Nigeria también lo reconocen como Estado; Lo hacen igualmente Arabia Saudí, Corea del Sur, Israel, Japón y Paquistán; En Centroamérica y América Latina reconocen Kosovo Perú, Colombia, Costa Rica y la República Dominicana.

Por su parte, la ONU juega un papel muy importante en el territorio, ya que desde 1999 tiene en marcha la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo, la UNMIK, que ayuda a mantener la paz y la estabilidad en la zona mientras se celebran las negociaciones entre Pristina y Belgrado para la resolución definitiva del conflicto.

¿Las grandes potencias reconocen a Kosovo?

China y Rusia no. Con su capacidad de veto en Naciones Unidas han conseguido bloquear la derogación de la Resolución 1244 que establece la integridad territorial de la República Federal de Yugoslavia. Además de ellos, en Europa no reconocen a Kosovo países como Bielorrusia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Eslovaquia o Ucrania; en África, Marruecos, Argelia o Sudáfrica; en Asia, India, Indonesia, Irak o Irán; y, en América del sur, tampoco lo reconocen países como Argentina, Brasil, Bolivia o Venezuela.

Origen del conflicto

La desintegración de la antigua Yugoslavia condujo a la guerra de los Balcanes en la década de los noventa del siglo pasado. Una de las últimas contiendas fue la de Kosovo -región que para los nacionalistas serbios es el origen de su pueblo- donde el conflicto estalló en 1998 y enfrentó a las fuerzas serbias de Slobodan Milosevic con el Ejército de Liberación de Kosovo (ELK). Naciones Unidas, la Unión Europea y la OTAN intentaron impedir una escalada pero los esfuerzos diplomáticos fracasaron.

En marzo de 1999, el secretario general de la OTAN, Javier Solana, autorizó el bombardeo sobre Yugoslavia por razones humanitarias y para detener la "limpieza étnica" de Milosevic contra la población albanesa de Kosovo. En junio, Naciones Unidas estableció una Misión de Administración Provisional en Kosovo (MINUK) y el despliegue de la KFOR, la fuerza militar multinacional liderada por la OTAN para mantener la paz en Kosovo, recuerda la web especializada en relaciones internacionales El Orden Mundial.

La MINUK permitió impulsar las conversaciones entre Serbia y Kosovo sobre el estatus de la región, pero el fracaso de la negociación propició la declaración unilateral de independencia de Kosovo en 2008.

Noticias relacionadas
Temas

Europa