GUERRA RUSIA-UCRANIA

Fracasa el segundo alto el fuego en Mariúpol

  • Por la mañana se había planteado un corredor humanitario para evacuar a la población civil de Mariúpol y Volnovaja, en el este de Ucrania

  • Bombardeos y combates nocturnos en Kiev, Pokrovsk, Borodianka, Bucha, Járkov y Sumy

Un grupo de personas agolpadas en la estación de Kiev, dispuestos a huir de la capital de Ucrania.

Un grupo de personas agolpadas en la estación de Kiev, dispuestos a huir de la capital de Ucrania. / EFE/EPA/ZURAB KURTSIKIDZE

3
Se lee en minutos
EPE

Los ataques de Rusia han vuelto a interrumpir, un día más, los planes de evacuación de la población civil de la ciudad de Mariúpol, en el sureste de Ucrania y bloqueada por las fuerzas militares de Putin, según han señalado este domingo el asesor del Ministerio del Interior ucraniano Antón Gerashchenko y un miembro del Regimiento Azov de la Guardia Nacional. 

"El segundo intento de un corredor humanitario para civiles en Mariúpol terminó nuevamente con bombardeos por parte de los rusos", ha explicado Gershchenko en su canal de Telegram, en el que además ha difundido un vídeo de Kalnya, del Regimiento Azov de la Guardia Nacional en el que cuenta "cómo los ocupantes rompieron por segunda vez el acuerdo sobre la apertura de un corredor humanitario para unos 200.000 civiles".

Los militares rusos presentes en la ciudad de Mariúpol habrían atacado este domingo, por segundo día consecutivo, el corredor humanitario habilitado para la evacuación de la ciudad, con lo que la evacuación de civiles se ha visto frustrada de nuevo.

Según ha informado el Batallón Azov, un grupo paramilitar ucraniano aliado del Ejército, los rusos habrían incumplido así su compromiso de alto el fuego y por ello las autoridades ucranianas -Ejército y Policía- han instado a la población civil a no abandonar los refugios.

"Tenemos que entender que ante la muerte de civiles a manos de las fuerzas de ocupación no puede haber garantías de seguridad en los 'corredores verdes' porque solo el cerebro enfermo de los rusos decide cuándo empiezan los combates y con quién. La situación se ha repetido hoy y han disparado incumpliendo el alto el fuego", ha indicado el Batallón Azov en un comunicado publicado en su canal de Telegram recogido por la agencia Efe.

Las autoridades municipales habían informado del inicio de la evacuación desde las 12.00 horas del domingo con un alto el fuego teóricamente en vigor desde las 10.00 a las 21.00 horas. Los autobuses para la evacuación han llegado ya a la ciudad, pero no han podido finalmente partir.

Este sábado se había puesto en marcha un dispositivo similar par ala evacuación de civiles, pero igualmente se produjeron enfrentamientos que Rusia atribuye a "nacionalistas ucranianos" y Kiev a ataques rusos.

Primer intento

El primer intento de evacuación de ambas ciudades tuvo lugar el sábado y acabó en absoluto fracaso después de que Rusia y Ucrania se acusaron mutuamente de incumplir el alto el fuego temporal en vigor en torno a estas dos localidades, donde viven aproximadamente unas 425.000 personas en condiciones deplorables, según las ONG.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que tenía previsto desplegarse en las rutas de evacuación para garantizar la seguridad de los civiles, ha explicado durante las últimas horas en un comunicado que "sigue en contacto con las partes para facilitar las salidas" en medio de una situación "descorazonadora".

"Cualquier iniciativa que dé a los civiles un respiro de tanta violencia será bienvenida", ha declarado el CICR, quien ha pedido además que los corredores humanitarios destinados a trasladar a la población fuera de peligro "estén bien planificados" y de acuerdo con las partes en conflicto.

Mariúpol es una ciudad portuaria de carácter estratégico, en la costa del mar de Azov, donde residen unas 450.000 personas. La captura de la localidad permitiría a Rusia conectar a sus fuerzas en el este del país con las destacadas en la península de Crimea.

Por su parte, Volnovaja está situada cerca de la antigua línea de frente de Ucrania con los separatistas respaldados por Rusia, la llamada línea de contacto, a unos 60 kilómetros de Donetsk. Allí viven unas 20.000 personas.

Noticias relacionadas