Tensión en Europa del Este

Rusia niega la posibilidad de invadir Ucrania y EEUU defiende la libertad de adhesión a la OTAN

Los titulares de Exteriores de EEUU y Rusia intentan desactivar la crisis en Ucrania con una nueva ronda de conversaciones

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov (i) y su homólogo estadounidense, Antony Blinken (d) se saludan, antes del comienzo de la reunión que celebran este viernes en Ginebra.  EFE/EPA/MARTIAL TREZZINI

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov (i) y su homólogo estadounidense, Antony Blinken (d) se saludan, antes del comienzo de la reunión que celebran este viernes en Ginebra. EFE/EPA/MARTIAL TREZZINI

1
Se lee en minutos

Anthony Blinken y Serguéi Lavrov, titulares de Exteriores de EEUU y Rusia, se encontraron este viernes en Ginebra en una trascendental reunión sobre seguridad en Europa del este con el objetivo de desactivar la crisis prebélica en la frontera de Ucrania. En ella, Estados Unidos ha defendido la libertad de los países de elegir si desean o no adherirse a la OTAN mientras que Rusia ha rechazado cualquier intención de invadir Ucrania.

Antes de que la cita diera comienzo, Blinken ha admitido ante los periodistas la importancia de la cita. "Estamos en un momento crítico .... no esperamos resolver nuestras diferencias hoy, pero queremos testear si la vía de la diplomacia permanece abierta", ha declarado el secretario de Estado norteamericano. Momentos antes, Lavrov se había manifestado en el mismo sentido, recordando que su país espera una respuesta a las garantías de seguridad planteadas por el Kremlin. "Nuestras propuestas son muy concretas y esperamos respuestas también concretas", ha recordado.

Ambos dirigentes había rebajado las expectativas de poder resolver durante la jornada las enormes diferencias que les separan y dieron a entender que el objetivo de sus conversaciones era comprobar si la diplomacia todavía tenía recorrido, después de que la semana pasada, los contactos mantenidos entre representantes estadounidenses y rusos se revelaran infructuosos.

Tras una hora y media de reunión, las respuestas han sido verbales pero la delegación estadounidense intentó poner el acento en "los problemas en la frontera entre Rusia y Ucrania, intentando condicionar todo lo demás a la necesidad de la llamada desescalada".

A la salida, Lavrov subrayó que Blinken le ha prometido que la próxima semana Moscú recibirá las respuestas por escrito que reclama a sus propuestas relacionadas con el congelamiento de la expansión de la OTAN hacia el este de Europa. Rusia esperaba que EEUU llegase a la reunión de Ginebra con esas respuestas, que considera como garantías formales.

Entre esas garantías se encuentra la retirada de la invitación de ingreso a Georgia y Ucrania, ambas exrepúblicas soviéticas, por parte de la OTAN, y el veto ruso a los despliegues militares que pueda realizar la Alianza Atlántica en los países que formaron en su día el Pacto de Varsovia, la desaparecida organización militar defensiva liderada por la URSS.

Noticias relacionadas