CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los no vacunados no podrán ir a bares o espectáculos durante las fiestas en Italia

El primer ministro Mario Draghi afirma que las medidas son para proteger al país del avance del coronavirus en Europa

Los no vacunados no podrán ir a bares o espectáculos durante las fiestas en Italia
2
Se lee en minutos
Irene Savio

Nueva vuelta de tuerca de Mario Draghi contra los no inmunizados. El primer ministro italiano ha anunciado este miércoles una nueva tanda de medidas que incluyen que los no vacunados no puedan entrar, del 6 de diciembre al 15 de enero o si se encuentran en una región de riesgo moderado o alto de ahora hasta nuevo aviso, a espacios interiores de restaurantes y bares, ni ir a fiestas, discotecas, eventos deportivos, espectáculos o ceremonias públicas. Esto les era permitido hasta ahora, con la obtención del pasaporte covid a través de un test negativo válido 48 (antígenos) o 72 horas (PCR). 

La razón, ha explicado Draghi, es que preocupa la “situación muy grave en países limítrofes” y una curva epidemiológica que en Italia muestra “un aumento ligero pero constante”, así como la voluntad de alejar el peligro de una Navidad confinada como la de 2020. “No queremos correr riesgos, queremos ser muy prudentes”, ha argumentado el mandatario. “Para los vacunados será una Navidad normal”, ha añadido, al recordar a las 133.000 personas que ya fallecieron por la enfermedad en Italia, así como el abrupto golpe económico que, el año pasado, la pandemia supuso para el país.

Validez del pasaporte covid de 9 meses

De ahí también, ha añadido el ministro de Salud, Roberto Speranza, que entre las medidas aprobadas también figure que la validez del pasaporte Covid pase de 12 a 9 meses. Además, con el nuevo paquete de normas, Italia introduce la vacunación obligatoria (ya en vigor para personal médico y sanitario) para militares, fuerzas del orden, socorristas públicos, docentes y personal administrativo del sector sanitario. Todos ellos deberán aplicarse también la llamada dosis de refuerzo.

De hecho, el nuevo decreto azota en particular a los contrarios a la vacunación, una minoría estimada de 7,6 millones de personas que viven en Italia. Tanto que, además de las medidas ya mencionadas, también se ha previsto que el pasaporte covid empiece a exigirse en trenes regionales, transporte público local y hoteles. En estos casos, sin embargo, seguirán en vigor las medidas anteriores, que preveían que el pasaporte covid pudiera obtenerse después de haber completado el ciclo de vacunación, por haber pasado la enfermedad, o haber obtenido un test negativo.

Italia decide así reforzar las limitaciones aunque, en este momento, la pandemia está bajo control y la situación es muy diferente a la de 2020. Solo por citar algunas cifras: en la semana pasada del año pasado, el número de positivos había alcanzado la cifra de 743.000, unos 600.000 más que los registrados en el mismo periodo este año, así como el número de pacientes en Ucis ha pasado de 3.600 a los 480, en el mismo plazo de tiempo. 

Noticias relacionadas