LEY DEL SÓLO SÍ ES SÍ

El PSOE da un paso atrás para salvar la ley del sí es sí

Los socialistas retiran su enmienda sobre explotación sexual ante la constatación de que la ley no iba a recabar los apoyos necesarios

La ministra de Igualdad, Irene Montero.

La ministra de Igualdad, Irene Montero. / EFE

4
Se lee en minutos

La ley de garantía integral de la libertad sexual ha estado a punto de caer. La postura del PSOE sobre la explotación sexual ha estado a punto de dinamitar la norma que nació del grito feminista de que sólo sí es sí y pretendía combatir la violencia sexual contra las mujeres, pero, a última hora, el PSOE ha decido retirar la enmienda socialista que quiere endurecer los delitos de proxenetismo y tercería locativa por la falta de apoyos.

La decisión del PP de votar que no a la ley, conocida pocos minutos antes de que arranque la Comisión de Igualdad en la que se somete a votación el dictamen, ha llevado a los socialistas a dar un paso atrás y retirar la polémica enmienda para no poner en peligro la norma.

La diputada socialista Laura Berja ha anunciado que mañana a primera hora su grupo registrará una proposición de ley para perseguir el proxenetismo, exactamente con el mismo texto de la polémica enmienda.

La cuestión ha estado en el aire toda la mañana. La incertidumbre ha primado en el Congreso de los Diputado, donde los socios parlamentarios llegaron a temer que el enroque del PSOE en esta materia acabara dilapidando la ley del sólo sí es sí: ni ERC, ni Bildu ni Cs darían su visto bueno a la redacción que proponían los socialistas y desde el PNV reconocían que les pondrían en una "situación muy complicada".

Por primera vez, una ley del Gobierno ha estado a punto de no salir adelante no por las reticencias de los socios parlamentarios y de la oposición, sino por uno de los partidos del propio Ejecutivo. El naufragio de esta norma hubiera sido un varapalo para la coalición, pues ésta forma parte de la agenda legislativa del Ministerio dirigido por Irene Montero y del acuerdo programático.

El PSOE ha sido muy tajante: por la mañana aseguraba que no iba a retirar su enmienda a pesar de que esto pudiera poner en riesgo la ley. Argumentaban fuentes de este partido que es necesario abolir la prostitución y que había que aprovechar la ley para avanzar en esta dirección. Decían que si los socios parlamentarios no apoyaban esta ley integral, tendrían que explicar por qué dan de lado a las mujeres.

Pero en el último momento han dado marcha atrás.

El caso es que estos socios parlamentarios fueron claros desde un primer momento, no querían que la ley del sí es sí abordara la cuestión compleja sobre la prostitución y así lo hicieron constar a través de enmiendas Cs, ERC, Bildu, JxCAT, la CUP y En Comú Podem.

A pesar de ello, las negociaciones avanzaron en el Congreso y consensuaron una redacción del artículo 187 del Código Penal que no fuera contra las mujeres prostituidas, las más vulnerables. Pero para el PSOE, declarado abolicionista, no era suficiente y por eso mantuvo su enmienda para castigar más duramente el proxenetismo.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, no disimulaba su preocupación al respecto y volvía a proponer a primera hora de la mañana al PSOE sacar estas medidas de la ley de garantía integral de la libertad sexual y emplazarlas en otra legislación para salvar la norma.

"Del PSOE depende la posibilidad de que la ley no esté en peligro, de tramitarla con un acuerdo amplio", ha aseverado Montero, que ha incidido en que las mujeres y el movimiento feminista merecen que el Congreso de los Diputados apruebe esta ley, que incluye diversas medidas que mandata el Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Esta ley nació para ser la respuesta institucional al grito unánime del movimiento feminista de que sólo sí es sí en las relaciones sexuales, es decir, que es necesario el consentimiento y que hay que acabar con la distinción que el Código Penal hace entre abuso y violación.

La violación grupal de los Sanfermines, el caso de la manada, supuso un punto de inflexión en este sentido y llevó a cientos de miles de mujeres a manifestarse en las calles reclamando libertad sexual y una justicia feminista.

En el día en que la ley de garantía integral de la libertad sexual pende de un hilo, ha trascendido la violación grupal de una niña de 12 años en Burjassot (Valencia).

Noticias relacionadas