BALEARES

Anulan el despido de un profesor de Mallorca sancionado por comentarios sexistas

El colegio de Palma dio credibilidad a la denuncia de varios alumnos

Una imagen de una clase vacía de archivo.  

Una imagen de una clase vacía de archivo.   / Unplash

2
Se lee en minutos
J. F. Mestre

Un juzgado de Palma ha ordenado la readmisión, o la indemnización, de un profesor de un colegio concertado de Palma, que fue despedido hace tres años por realizar comentarios sexistas a las alumnas, El magistrado considera que no ha quedado probado este comportamiento sexual impropio, de allí que declare nula la decisión de la propiedad del centro escolar, que tras abrirle un expediente disciplinario, decidió prescindir de este veterano profesor. Al margen de la decisión disciplinaria, otro juzgado de Palma había iniciado una investigación penal contra el profesor, caso que fue archivado por falta de pruebas. 

En el expediente disciplinario se relataba algunas denuncias descritas por los alumnos. Uno de ellos detalló una expresión que, según él, había manifestado el docente al decir que "si yo me pongo de soltero me tiraría a todas las de 20 años", haciendo referencia a una alumna. 

Otro estudiante describió otra frase que escuchó al profesor, cuando le indicó a una menor: "Si me enseñas cacho a lo mejor te apruebo".

El docente, en el procedimiento disciplinario, defendió su comportamiento, incidiendo en que las frases no tenían una intención sexista. Se refirió a que la clase de los alumnos que lo denunciaron era conflictiva. Explicó que en esta aula se solía crear un ambiente de ruido y de bromas, y había muchos alumnos que incumplían con sus obligaciones escolares. El profesor fue relatando comportamientos negativos de todos los alumnos que le habían acusado de manifestar comentarios sexistas. De hecho, insistió en que en ocasiones llamó a la atención a las alumnas porque acudían a clase sin el uniforme oficial del colegio. 

También detalló que una de las alumnas que le imputaba un comentario sexista le amenazó con acudir al jefe de estudios porque le había amonestado por no realizar un trabajo. De hecho, dijo que la tutora habló con él, proponiéndole que le quitara la amonestación a la alumna, ya que temía la reacción de sus padres, porque existía el peligro de que la expulsaran por la acumulación de sanciones.

Las mismas explicaciones que tuvo que dar para defenderse de estas acusaciones en el juzgado, las había facilitado con anterioridad a sus compañeros y a la dirección del centro. Sin embargo, el colegio dio más credibilidad a la versión de los alumnos, que insistían en que se habían vertido comentarios sexistas hacía las escolares, que a las explicaciones. De allí que su decisión fuera drástica y se optara por despedir al veterano profesor.

El hecho de que la investigación penal se hubiera archivado por falta de pruebas también ha tenido trascendencia en esta decisión disciplinaria, ya que no quedó demostrado que los comentarios que pudo realizar el profesor tenían la interpretación que denunciaron los alumnos y que asumió la propiedad del colegio. 

La sentencia ordena que el colegio tiene que readmitir al profesor y, si no lo hace, tendrá que indemnizarle con unos cien mil euros. El docente, tras ser despedido de este centro concertado, tampoco tuvo muchos problemas para encontrar un nuevo trabajo. Fue contratado como profesor interino de Secundaria en varios centros públicos de Mallorca, donde todavía continúa.

Noticias relacionadas