DISCRIMINACIÓN

Amplio respaldo del Congreso a la ampliación de los permisos por nacimiento de familias monoparentales

La Cámara Baja trabajará en una ley para que padres y madres que crían solos puedan disfrutar de 26 semanas de permiso

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet.

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet. / EFE/Mariscal

2
Se lee en minutos

El Congreso de los Diputados quiere que se amplíen los permisos por nacimiento y adopción de padres y madres que crían solos. Este jueves, una amplísima mayoría del hemiciclo (323 votos a favor y dos abstenciones) ha respaldado la toma en consideración de la proposición de ley del grupo parlamentario popular para ampliar a 26 semanas los permisos por nacimiento y adopción de las familias monoparentales.

La Cámara Baja asume así una de las principales demandas de este colectivo, que constituye el 10 % de las familias españolas. En la actualidad, los permisos por nacimiento y adopción para estas familias son de 16 semanas, frente a las 26 que pueden disfrutar las familias biparentales, una "clara situación de desventaja y una discriminación", según el PP.

Los grupos parlamentarios trabajarán en un texto que propone, de partida, la modificación legal del Estatuto de los Trabajadores y del Estatuto Básico del Empleado Público para la ampliación de los permisos al considerar que este tiempo para padres y madres "debe fijarse también en el interés de los hijos" para garantizarles "un desarrollo saludable en lo físico y en lo emocional". 

Además de una discriminación por modelo de familia, esta medida afecta con especial incidencia a las madres solas, pues deben incorporarse a las 16 semanas a su puesto de trabajo y suelen tener menos posibilidades económicas para hacer frente al pago de una escuela infantil o de una cuidadora.

Esta discriminación con respecto a las familias biparentales ha hecho que varios juzgados y tribunales hayan decretado la acumulación de dos permisos en la persona que está al frente de una familia monoparental. Y el Gobierno ha manifestado ser consciente de esta injusta situación.

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, reconoció que constituye un "problema de equidad" y se comprometió a estudiar una solución al respecto. Por su parte, el Ministerio de Derechos Sociales indicó en diciembre que revertirá esta injusticia en su futura ley de diversidad familiar, en la que no sólo se aumentarán los permisos de las familias monoparentales, sino que se podrán extender a familiares de segundo grado de consanguineidad y convivientes que se comprometan con la crianza. A pesar de estos planes del Ejecutivo, tanto PSOE como UP han apoyado la toma en consideración de la ley propuesta por los populares.

En España, una de cada diez familias es monoparental: casi dos millones. La gran mayoría, el 81 %, tiene a una mujer al frente. Se trata de un colectivo que sufre precariedad y múltiples discriminaciones: en vivienda, en empleo y en permisos de nacimiento o adopción.

Noticias relacionadas