VIOLENCIA MACHISTA

Una de cada diez víctimas de violencia de género sufre en su vida maltrato de varias parejas

María Isabel, asesinada por su expareja, sufrió violencia de género de tres hombres distintos

Una de cada diez víctimas de violencia machista han sido maltratadas por más de una pareja

Una de cada diez víctimas de violencia machista han sido maltratadas por más de una pareja / Imagen de archivo / Pixabay

4
Se lee en minutos

María Isabel, la última víctima mortal de la violencia de género en España, fue asesinada por su expareja el pasado domingo. Madre de tres hijos menores de edad y con 37 años, esta mujer había sufrido maltrato previo por parte de otras dos parejas. Su caso no es aislado: alrededor de una de cada diez víctimas de maltrato en el ámbito de la pareja o la expareja ha sufrido violencia por parte de más de un compañero sentimental a lo largo de su vida. 

Según la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019, el 9,7 % de las víctimas de violencia física ha sido maltratada por más de un agresor; el 7,8 % de las víctimas de violencia sexual en el ámbito de la pareja y el 9,4 % de las mujeres maltratadas psicológicamente.

“No es nada raro. Nuestra experiencia es que es frecuente que se repita el modelo, que la víctima se vuelva a enamorar de tipos parecidos. Nosotras tenemos unos cuantos casos de mujeres que viven con varios agresores de forma continuada”, explican desde la Fundación Mujeres.

Aprender a relacionarse en un contexto de violencia

"Los seres humanos tendemos a reproducir patrones de conductas que nos son familiares. Una persona que ha sufrido violencia no busca conscientemente repetir esa situación, no son personalidades masoquistas que busquen hacerse daño, sino que se interiorizan mecanismos para responder a una relación violenta que se activan al volver a relacionarte con ese modelo de persona. Es como caer por un tobogán, ya estás entrenada", apunta la terapeuta y presidenta de la Asociación de Psicología Psicoterapia Feminista Yolanda Bernárdez.

Las víctimas aprenden a relacionarse en un contexto de violencia, se construyen psíquicamente a partir de lo experimentado, ligan amor y maltrato e incluso carecen de recursos para relacionarse en el buen trato. Si no se desaprende con un abordaje psicológico, puede repetirse. "Si tienes experiencias vitales de buen trato en otras relaciones, hay mucha más posibilidad de que no reincidas", asevera la psicóloga.

“Es una especie de rueda de la que es difícil salir. En psicoterapia se ve que repetimos los modelos y tendemos a enamorarnos de un tipo de persona parecido. Cambiar los modelos es siempre muy difícil y requiere de mucho trabajo”, añaden desde la Fundación Mujeres.

Bernárdez reconoce que para la sociedad y las instituciones sea difícil de entender por qué una mujer puede llegar a tener tres parejas maltratadoras, pero pide que no se culpabilice a las víctimas: "Que no juzguen, que nos pregunten a los especialistas", solicita.

No hay un perfil de víctima

El médico forense y exdelegado del Gobierno contra la Violencia de Género Miguel Lorente niega que exista un perfil de víctima que esté predispuesta a sufrir violencia por parte de varias parejas: “La violencia se produce porque el maltratador maltrata, no porque ella tenga unas características determinadas, hay que poner el acento en el hombre que maltrata aprovechándose de las circunstancias de la víctima”.

"Es una trampa esa idea de que hay mujeres predispuestas a que las maltraten o de que hay mujeres a la que es fácil maltratar. La clave no está en ellas, sino en el maltratador", insiste.

Lorente destaca que, para empezar, "la probabilidad de encontrarse con un maltratador no es baja", ya que el 57 % de mujeres mayores de 16 años ha sufrido violencia por el hecho de ser mujer en algún momento de su vida.

Los agresores machistas son narcisistas, no comienzan sus relaciones con violencia, sino que son muy considerados y atentos en las fases iniciales. Es más adelante cuando empiezan a aislar a sus víctimas de sus fuentes de apoyo (familia, trabajo) y a segar sus proyectos e ilusiones. Cuando la autoestima de la mujer se ha resentido y la ha convertido en dependiente es cuando avanza el ciclo de la violencia.

Factores de vulnerabilidad

El maltrato, continúa Lorente, impacta y genera vulnerabilidad y un trauma en la víctima. Si no recibe apoyo psicológico para recuperarse, puede volver a verse en una situación similar porque ese trauma facilita la repetición y el maltratador recurrirá a su habilidad para el "engaño" y la habilidad del agresor para "jugar con los elementos de la identidad" de la víctima.

Reconoce el experto que haber sufrido violencia física o sexual en la infancia o haber tenido en la adolescencia una primera relación violenta constituyen elementos traumáticos que generan una vulnerabilidad en las mujeres y que pueden resultar "factores facilitadores" a la hora de que una víctima sufra maltrato por parte de varias parejas.

Los expertos explican que el tratamiento psicológico de estas víctimas es complejo y es lenta, requiere una revisión biográfica de hitos de empoderamiento y "desempoderamiento" vitales que permita a la mujer poder explicarse, sin culpabilizarse, por qué repite esos patrones, cuenta Bernárdez, que hace hincapié en la necesidad de formación en perspectiva de género de los profesionales que intervienen, así como en la relevancia de las redes de apoyo.

Lorente advierte de que cuanto antes se comience con esta terapia en un proceso vital de maltrato, mejor.

El 016 atiende a las víctimas de todas las violencias contra las mujeres. Es un teléfono gratuito y confidencial que presta servicio en 53 idiomas y no deja rastro en la factura. También se ofrece información a través del correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es y asesoramiento y atención psicosocial mediante el número de Whatsapp 600 000 016. Además, los menores pueden dirigirse al teléfono de ANAR 900202010. Todos los recursos contra la violencia de género.

Noticias relacionadas