INCENDIOS FORESTALES

La pesadilla de Macizo Central desde el espacio: más de 3.500 hectáreas convertidas en ceniza

Solo dos incendios forestales continúan activos en Galicia tras una intensa semana de lucha contra el fuego

La pesadilla de Macizo Central desde el espacio: más de 3.500 hectáreas convertidas en ceniza
1
Se lee en minutos
R. V.

Ourense, la provincia del fuego. Un día más, las llamas continúan consumiendo los montes de la provincia mientras vecinos y fuerzas contra incendios se afanan para contenerlas. Los incendios forestales que estos días han quemado miles de hectáreas en Ourense están en vías de ser estabilizados, favorecidos en parte por las tormentas, y solo hay dos activos sin peligro ya para los núcleos de población.

El incendio de Laza, el más grave de estos días tras el de Boiro, en A Coruña, permanece activo, aunque "evoluciona favorablemente hacia su estabilización" tras quemar, junto con el que se inició en Chandrexa de Queixa, unas 2.100 hectáreas, según el último balance provisional ofrecido por la Consellería do Medio Rural.

Sin embargo, el satélite europeo Copernicus elevaba este jueves la superficie afectada en este incendio a 3.219 hectáreas el de Laza y otras 424 el que comenzó en Chandrexa de Queixa. Son 3.643 hectáreas entre los dos, más de 1.500 sobre la estimación de la Xunta.

Además de este incendio, continúa activo el que se produjo en O Irixo, tras calcinar cerca de 680 hectáreas, con varios focos, y que algunas autoridades atribuyen a actos intencionados o provocados. Este fuego, a diferencia de otros registrados en este mismo municipio, en Boborás y O Carballiño, no está conectado con el tren que desencadenó varios focos cerca de las vías.

En las labores de extinción participan 59 brigadas, 20 agentes y dos técnicos, con ayuda de 43 camiones motobomba, 10 aviones y 13 helicópteros. La Consellería señala que el incendio de O Irixo se encuentra "prácticamente perimetrado y evoluciona favorablemente hacia su estabilización".

El otro incendio registrado en esta zona, en Boborás, está estabilizado desde ayer a las 21.20 horas. Además, un incendio registrado ayer hacia las 15.00 horas en San Xoán de Río, en Vilardá, pudo ser controlado esta madrugada tras quemar unas veinte hectáreas de superficie al igual que el de Carballeda de Valdeorras, en Casaio, en el que se quemaron 440 hectáreas. El de Vilariño de Conso, en el parque natural do Invernadoiro, ha sido extinguido tras afectar a 0,21 hectáreas de arbolado.

En la provincia de A Coruña, permanece bajo control el incendio de Boiro, con 2.200 hectáreas quemadas y que llevó a las autoridades a desalojar por precaución a varias personas, incluido las de un camping.

Noticias relacionadas