GALICIA

La niebla frena el avance de los incendios, que arrasan más de 4.200 hectáreas

  • Boiro sufre el fuego más virulento: arrasa 2.000 hectáreas y obliga a desalojar a 700 personas

  • En Ponte Caldelas las llamas queman ya 350, mientras continúan siete focos activos en los montes gallegos

La niebla frena el avance de los incendios, que arrasan más de 4.200 hectáreas
4
Se lee en minutos
E. M. | M. M. | R. V.

Galicia afronta otro fin de semana de verano manchada por el humo de los incendios en un contexto de calor sofocante principalmente en el sur, sin previsiones de una sola gota de lluvia a corto plazo y con fuente viento nordés (viento típico de Galicia). Actualmente, la comunidad lucha contra siete incendios que ya arrasan 4.032 hectáreas, las cuales se suman a las 35.000 que devoraron el territorio a mediados del pasado mes de julio, la ola más voraz de toda la historia gallega. El principal fuego en activo afecta al concello coruñés de Boiro, donde ya han ardido 2.000 hectáreas, obligado a desalojar 700 personas de dos establecimientos hosteleros de A Pobra, el camping rural Ría de Arosa y varias viviendas de Oleiros, ambos en Ribeira.

El fuego de Boiro avanzaba este sábado sin control por el Barbanza, alentado por el viento, el calor y la sequía, tras haber obligado a realojar a 300 personas en polideportivos de Ribeira y a otras 13 en el de A Pobra do Caramiñal. Los otros 400 lograron cobijo gracias a sus propios medios, según informa Efe. Participaban en las tareas de extinción 14 aviones y 12 helicópteros.

La cercanía de las llamas a los núcleos de población mantenía el nivel de alerta en Situación 2 “como medida preventiva”, según informó la Consellería de Medio Rural.

Regidores de la zona apuntan a la intencionalidad como causa más probable del origen del fuego el pasado jueves, informa Efe.

En la provincia de Pontevedra preocupan cuatro incendios, principalmente el originado en Caldas de Reis, concretamente en el monte Xiabre, en la parroquia de Saiar, que ya ha arrasado 450 hectáreas. Con todo, aunque continúa activo, “evoluciona favorablemente “tras desactivarse la Situación 2 por la proximidad de las llamas a la población. El segundo foco más voraz se sitúa en la parroquia de Mourentán, en Arbo, que se encuentra controlado desde las 23.00 horas de la noche del viernes tras calcinar 400 hectáreas. Además de este, también en Arbo permanece controlado el surgido en la parroquia de Barcela, el cual entró desde Portugal dejando una factura de 82 hectáreas.

El incendio que peor evolución registró ayer fue el iniciado en la parroquia de Xustáns, en Ponte Caldelas –originado sobre las 19.35 horas del viernes–, que va ya por las 350 hectáreas quemadas y que ha obligado a activar la Situación 2 por la cercanía de las llamas al núcleo de Canicouva. Es tal su alcance que se atisba desde varios puntos de la ría de Vigo después de correr en un frente de llamas amenazando el suelo de Arcade, Soutomaior y Ponte Sampaio.

Los otros dos incendios presentes en la comunidad se localizan en Ourense, uno en Verín y otro en A Mezquita. El primero quedó estabilizado a primera hora de ayer tras iniciarse en más de una decena de focos diferentes y dejar 600 hectáreas quemadas. Esta semana, el propio alcalde de la localidad, Gerardo Seoane, señalaba que los autores de estos focos pretendían “hacer colapsar los servicios contra incendios”. El segundo se localiza en A Mezquita, concretamente en la parroquia de O Pereiro, y ya está controlado después de asolar 150 hectáreas.

El viernes quedaron extinguidos dos fuegos en Maceda (120 hectáreas) y Ponteareas (15,6).

Feijóo y la justicia

Ante esta situación, el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, acudió este sábado al Centro de Coordinación Central de Incendios, situado en Santiago de Compostela, para seguir las labores de extinción de los incendios, en compañía del conselleiro de Medio Rural, José González. Rueda trasladó a través de las redes sociales su apoyo a las personas que sufren los incendios y a los profesionales que los combaten.

A esta cuestión también se refirió a través del mismo medio su antecesor en el cargo y hoy presidente del PP. Alberto Núñez Feijóo exigió aplicar las sanciones más duras previstas en la legislación contra los responsables de los incendios. “Todo el peso de la ley debe caer sobre los responsables de los incendios, que en un gran porcentaje son intencionados”, escribió en su cuenta de Twitter, mensaje acompañado de varias publicaciones sobre el origen del incendio de Verín.

Noticias relacionadas

También apeló a la “imprescindible” colaboración ciudadana “para esclarecer estos ataques al patrimonio natural, que ponen en peligro vidas”, dando por segura la intencionalidad del origen de las llamas, como trasladó la Xunta, alegando la concentración de focos en zonas cercanas y la hora de aparición de estos.

La Xunta quiere aumentar el tiempo de trabajo de unos brigadistas “multitareas”

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, apuesta por avanzar hacia un modelo de lucha contra los incendios en el que participen brigadas “multitareas” que no se centren únicamente en la extinción, sino también en la prevención. Para ello, deberán trabajar durante más meses al año, no solo en las épocas de mayor riesgo. “Hubo buenos años con respecto a los incendios, este no lo está siendo”, reconoce Rueda en una entrevista concedida a Europa Press, en la que vincula una primera parte de fuegos vinculados a tormentas eléctricas, el calor y la sequía y otras a una “intencionalidad”. “Si por terrorismo se entiende hacer el mayor daño posible sin ninguna otra intención más que hacer daño, sí que existe terrorismo incendiario”, indica Rueda sobre un término empleado por su antecesor, Alberto Núñez Feijóo, que en su momento también aludió a la existencia de mafias organizadas, descartada por la Justicia. “Si por terrorismo hablamos de tramas organizadas de un territorio geográfico muy amplio que actúan coordinadamente, la Fiscalía ha dicho reiteradamente que no existen”, reconoce Rueda. “Él tenía todos los indicios y la sensación era esa”, defiende a Feijóo, si bien asume que los tribunales “dijeron que no” existían tramas.

Temas

Incendios