Tamara Falcó aclara en 'El Hormiguero' cómo fue su ruptura con Íñigo Onieva: "Me refugié en Dios"

La marquesa ha acudido a su programa como es habitual y ha sido una de las protagonistas de la noche

Tamara Falcó aclara en 'El Hormiguero' cómo fue su ruptura con Íñigo Onieva: "Me refugié en Dios"
2
Se lee en minutos
Alejandro Bermúdez

Tamara Falcó ha sido una de las protagonistas de la prensa rosa en los últimos días y hoy ha tenido lugar su primera aparición en un plató de televisión. La marquesa ha acudido a la tertulia de 'El Hormiguero', como viene siendo habitual, y ha sido la protagonista absoluta del debate. Pablo Motos, Nuria Roca, Juan del Val y Cristina Pardo han cedido todo el protagonismo a su compañera para que explicase cómo fue su ruptura con Íñigo Onieva.

Tamara ha empezado contando de que su ex le advirtió de que estaba circulando un vídeo suyo con otra chica, pero que fue grabado en 2019. Si bien ella le creyó en un primer momento, una amiga quedó con ella al día siguiente para hablarle sobre el vídeo y la posibilidad de que fuera reciente. De hecho, ha reconocido que hasta Isabel Preysler le pidió que acabasen con esa polémica cuanto antes. Tras esto, ellos lo desmintieron, pero su madre la avisó de que había más vídeos de noches diferentes.

En ese momento, Íñigo empezó a flaquear y ponerse nervioso: "Como no es mi estilo, no voy a seguir hablando de lo que pasó. Lo único que sé que con eso, era completamente imposible volver con él. Sé que es un alivio, pero es duro mientras lo estaba haciendo. Es una decepción. Me voy a quedar con lo bueno", ha afirmado Tamara con convicción.

Los días posteriores, Tamara asegura que se refugió en Dios y que nunca se sintió sola "porque estaba arropada por gente que me quería". De hecho, la marquesa ha agradecido a su compañera Cristina Pardo los mensajes que le mandó tras darse a conocer la ruptura: "Me envió un mensaje muy conciso. Dentro de una desgracia así, es todo más llevadero".

Falcó también ha apuntado que lo que más le dolió fueron las mentiras de Íñigo: "La relación tenía que ser basada en la confianza. Puedes ir al infierno y no hacer nada. Pero cuando rompes la confianza, es como un espejo al que le has dado martillazos".

Por último, la hija de la Preysler ha comentado que estaba haciendo terapia y que aún se encontraba en estado de shock: "Cuando pasen los 8 días, entran la pena y la rabia", ha asegurado. Su intervención ha terminado con un mensaje de agradecimiento: "Gracias a mis amigos por haberme hecho ver con quien me iba a casar, porque me he librado".

Noticias relacionadas