FERROCARIL

Cuenta atrás en el tren rápido de Extremadura: tres meses para que funcione

  • La nueva vía del AVE debe estar activa en junio si el Gobierno y la Junta cumplen su última promesa

  • No tendrá electrificación pero permitirá ahorros en los tiempos de viaje entre Badajoz y Madrid

Prueba de fiabilidad sobre uno de los viaductos de llegada a Plasencia.

Prueba de fiabilidad sobre uno de los viaductos de llegada a Plasencia. / EPE

3
Se lee en minutos
Rocío Sánchez Rodríguez

¿Será verdad esta vez? ¿Cumplirán los mandatarios su promesa con respecto al tren extremeño? Los mensajes que llegan desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana son optimistas. Las imágenes que han difundido recientemente de trenes híbridos (que funcionan con y sin electrificación) haciendo pruebas en la nueva vía de alta velocidad en Extremadura (por ejemplo, se vieron por las inmediaciones de Cáceres) evidencian que se están cumpliendo plazos y que, en efecto, el tren rápido entrará en servicio a lo largo del mes de junio. Esa es la fecha establecida: antes del verano de 2022. No hay concreción, pero tampoco anuncio de que el proyecto vaya a sufrir algún retraso más.

Fue en agosto del año pasado cuando Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, se comprometió desde Navalmoral de la Mata a que la plataforma del AVE estaría lista en Extremadura y con trenes ya circulando en la señalada fecha. Después ratificaron esas palabras el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara; y la propia ministra de Transportes, Raquel Sánchez. De hecho, subrayó que se trataba del "primer gran hito de la alta velocidad en Extremadura". Eso sí, si efectivamente en esta ocasión se cumple el plazo fijado para que los usuarios, por fin, estrenen la plataforma ferroviaria y vean el tren como un medio de transportes competitivo y útil en la región.

De este modo, los extremeños están a menos de tres meses de estrenar ferrocarril, que si bien aún no dispondrá de electrificación (será para 2023), sí permitirá ahorrar tiempo en el viaje entre Badajoz y Madrid.

La vía que entraría en acción va desde la capital pacense hasta Plasencia; a partir de ahí y hasta la estación de Atocha hay obras o proyectos pendientes más que necesarios para completar la Línea de Alta Velocidad (LAV) Madrid-Badajoz.

Casi dos décadas después de que se anunciara el plan de infraestructuras (se hizo por primera vez en 2003 por parte del expresidente del Gobierno José María Aznar) parece que, por fin, Extremadura tendrá al menos un tren rápido que recorrerá las principales ciudades de la comunidad.

Claves

  1.  Ahorro de 50 minutos en el viaje: La nueva plataforma permitirá que el trayecto entre la capital pacense y Madrid sea de una media de cuatro horas, lo que implicará un ahorro de 50 minutos. En cuanto a la ruta entre Badajoz y Plasencia, se pasará de tres horas a dos horas y cuarto.

  2.  Las catenarias, el próximo verano: Los trabajos de electrificación van avanzando y ya se pueden ver catenarias en algunos tramos de la nueva plataforma. Pero el tren rápido se estrenará sin electricidad; esta no llegará hasta el próximo verano, se calcula que en junio de 2023.

  3.  Trenes híbridos para ir a Madrid: Una vez que haya catenarias entre Badajoz y Plasencia, estas acabarán justo cuando el tren salga de la capital del Jerte. En el resto del recorrido no hay electrificación, solo unos pocos kilómetros entre Humanes y Madrid, por eso se necesitan trenes híbridos.

  4.  ¿Segunda y tercera fase de la vía?: La línea de alta velocidad Badajoz-Madrid tiene tres fases: Badajoz-Plasencia, Plasencia-Talayuela y Talayuela-Madrid. En la segunda todos los tramos ya están en obras o adjudicados; en la tercera, aún se está en fase de redacción del proyecto.

  5.  La conexión con Portugal: En la última cumbre hispano-lusa, celebrada en Trujillo, se puso sobre la mesa de nuevo la conexión de alta velocidad entre ambos países a través de Extremadura. La línea entre Badajoz y Évora para pasajeros estará activa en 2023.

Noticias relacionadas