EUROCOPA 2024

Un año después, un gol calcado: Lamine Yamal ya avisó a Francia en la semifinal del Europeo sub-17 de lo que estaba por venir

El extremo de la selección española, autor este martes del que para muchos es el mejor tanto de la Eurocopa 2024, ya había marcado otro calcado a otro combinado galo hace justo 12 meses

Lamine Yamal marca el primer gol de España ante Francia en la semifinal de la Eurocopa.

Lamine Yamal marca el primer gol de España ante Francia en la semifinal de la Eurocopa. / EFE | ANNA SZILAGYI

Daniel Gómez Alonso

Daniel Gómez Alonso

Para muchos, es sin duda el mejor gol de la Eurocopa. En un torneo en el que los goles desde fuera del área han sido la tónica habitual, el chicharro de Lamine Yamal en la semifinal ante Francia ha dado la vuelta al mundo. Por pura belleza del golpeo, con una parábola solo imaginable en la cabeza de un genio, y también por la trascendencia del momento, cuando España estaba contra las cuerdas tras el gol tempranero de Kolo Muani.

"No sé si es el mejor gol del torneo, pero para mí ha sido el más especial porque mi primer gol en una Eurocopa con la absoluta es algo muy especial. Estoy muy contento de que mi primer gol oficial haya sido contra Francia en una semifinal y que haya entrado de esa manera", explicó Lamine sobre el tanto, que le sirvió para convertirse también en el goleador más joven de la historia de las Eurocopas (cumplirá 17 años el sábado), tras el partido.

Un maravilloso zurdazo, con un inevitable aire messiánico, que desencadenó la tormenta de la selección, dando inicio a 248 inolvidables segundos. Francia solo había encajado un gol en los cinco partidos anteriores de la Eurocopa y España le hizo dos en ese intervalo de tiempo, el que pasó entre el tanto del extremo del Barça y el segundo, obra de Dani Olmo.

Un espejo de otros goles de Lamine

El gol de Lamine pasó, instantáneamente, a la historia de las Eurocopas como uno de los más icónicos. Para la gran mayoría de los futbolistas, hacerlo una sola vez sería el climax de su carrera deportiva. Pero para un genio como él empieza a convertirse en una rutina.

Durante la pasada temporada, la de su irrupción en la élite con el Barcelona, varios de sus goles ya han seguido ese modus operandi. Encarar desde el pico derecho del área grande y buscar, golpeando con rosca con la zurda, la escuadra contraria de los porteros rivales. Así marcó, por ejemplo, el tanto que le dio la victoria al club azulgrana en el tramo final del partido de Liga ante el Mallorca, una jugada que posteriormente fue elegida como la mejor del año por los seguidores blaugranas.

Pero si hay uno que sobresale por su similitud, es el que logró hace ahora justo un año también ante en una semifinal, también ante Francia y, casualidades del destino, también en un Europeo, en este caso sub-17. Entonces, Lamine se inventó un auténtico golazo desde la frontal del área que adelantó al equipo que entrenaba Julen Guerrero y le hizo soñar con el pase hacia a la final de la competición. Un tanto calcado, aunque el desenlace no lo fue.

En aquella ocasión los franceses le dieron la vuelta al marcador y acabaron jugando la final. Pero por suerte, 12 meses después y en el verdadero momento de la verdad, con todos los focos apuntando y el mundo del fútbol mirando, el final fue distinto y feliz para los intereses de España y Lamine, que el próximo domingo estarán en Berlín para disputar la final de la Eurocopa y luchar por el cuarto título continental de la selección.