SUCESO EN MADRID

Gritos de auxilio, mucho humo y horas de tensión en el incendio de Latina que ha provocado la muerte de un matrimonio

Rafa y Poli, matrimonio de 66 y 62 años, respectivamente, son las dos personas fallecidas por el trágico incendio de esta madrugada

Ambos llevaban más de 40 años viviendo en el barrio y eran muy queridos por toda la comunidad, que se encuentra consternada

Gritos de auxilio, mucho humo y horas de tensión en el incendio de Latina que ha provocado la muerte de un matrimonio

Sara Fernández

Héctor González

Héctor González

Sobre las dos de la de este lunes madrugada, el humo y los gritos de auxilio han despertado al barrio de Lucero (Latina), por un incendio desatado en la doceava planta, la penúltima, del bloque situado en el número 7 de la calle Cullera. El fuego, que según los testigos se ha iniciado en la cocina y se ha extendido hacia el comedor y la fachada, se ha saldado con la muerte de dos vecinos de toda la vida, Rafa y Poli, de 66 y 62 años, respectivamente, y otros 9 afectados

Ambos han fallecido por parada cardiorrespiratoria poco después de haber sido recatados de la vivienda por los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, sin que los sanitarios de Samur- Protección Civil hayan podido hacer nada por salvarles la vida. Junto a ellos vivían en la misma casa una de las hijas del matrimonio, Sole, que ha sido trasladada a La Paz con quemaduras en el 25% del cuerpo, el marido de ella y dos de sus cuatro nietos, de 3 y 5 años. Todos han sido trasladados en estado leve al hospital 12 de Octubre por inhalación de hum y se encuentran fuera de peligro.

Además, los sanitarios han atendido a otras cinco personas, entre ellas una joven de unos 25 años que ha sufrido quemaduras en el 20 por ciento de su superficie corporal y que ha sido trasladada al hospital de La Paz, donde ha ingresado en estado moderado. Otra persona ha sufrido una herida por la que ha sido evacuada al hospital Gómez Ulla y dos más han acudido a un centro hospitalario por su propio pie.

Rafa y Poli, vecinos "de toda la vida" muy queridos en la comunidad

El matrimonio llevaba más de cuatro décadas viviendo en el bloque y eran muy queridos por toda la comunidad. "Eran muy buena gente, muy trabajadores, todo el mundo les quería mucho", asegura Rosi. Él se dedicaba a la venta ambulante de ropa y calzado en el Rastro de Madrid y otros mercadillos, mientras que ella había comenzado en los últimos tiempos a dedicarse a la compraventa de oro, según el testimonio de Rosi y Maite, dos vecinas del bloque contiguo. Asimismo, ambos se encargaban de la limpieza del portal del inmueble.

Dimas Hernández, residente en el barrio desde los 7 años - ahora ronda los 70-, cuando todavía no existían las torres de edificios actuales y estaba compuesto por casas de pequeña altura , era amigo cercano de los fallecidos y trabajaba en el Rastro y otros mercadillos con Rafa. Entre lágrimas, cuenta que lleva toda la noche levantado y llorando, desde que le despertaron los primeros gritos provenientes de la casa incendiada y salió corriendo hacia allí para ser testigo de cómo los fallecidos y su familia hacian señales desde la ventana con las linternas de los móviles para pedir ayuda.

El hombre, destrozado, asegura que tuvo que mover su furgoneta para que pudieran pasar los bomberos y se lamenta de que tardasen tanto en poder llegar al edificio en llamas por culpa de los bolardos de las aceras. Su mujer también era íntima del matrimonio, pero "no baja a la calle desde los del virus más que para ir al médico y poco más", explica Hernández. Anastasio, que vive dos plantas por debajo de la vivienda afectada, detalla cómo él y su mujer se tuvieron que quedar encerrados en casa por indicación de los equipos de Emergencias, ya que el humo invadió por completo las escaleras, impidiendo la evacuación de los vecinos. Todavía con el susto y el shock en el cuerpo, narra que ambos escucharon llorar y gritar a los niños de la casa que ha sido arrasada por el fuego.

Una intervención larga y complicada

Hasta 14 dotaciones de Bomberos, agentes de Policía Nacional y Municipal, y sanitarios del Samur- Protección Civil se han movilizado hasta la calle Cullera esta madrugada para controlar el incendio y rescatar a las personas atrapadas en las plantas superiores del bloque. En total, 11 personas se han visto afectadas: los dos fallecidos, otras dos personas que han sido atendidas y dadas de alta en el lugar de los hechos, y otras 7 que han sido derivadas a distintos hospitales.

Los bomberos, tal y como coinciden en señalar todos los testigos, acudieron de forma inmediata al lugar de los hechos, pero tuvieron muchas dificultades para poder acceder a la vivienda por los vehículos y obstáculos presentes en las inmediaciones. En este sentido, los efectivos desplegados en la zona se vieron obligados a cortar dos bolardos y una señal de tráfico para poder llevar el camión hasta el edifcio afectado por el fuego.

Los dos bolardos y la señal de pàso de peatones que han tenido que cortar los Bomberos para acceder al edificio.

Los dos bolardos y la señal de pàso de peatones que han tenido que cortar los Bomberos para acceder al edificio. / EPE

Con el incendio ya sofocado, los bomberos todavía trabajan en las dos últimas plantas del edificio para garantizar la seguridad del resto de residentes. Asimismo, la Policía Nacional ha abierto una investigación para tratar de esclarecer lo sucedido, aunque las primeras hipótesis apuntan a un posible fallo eléctrico en el interior de la vivienda, según han indicado fuentes policiales.

Almeida traslada "todo su apoyo" a los familiares

Tras lo ocurrido esta madrugada, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha trasladado este lunes "todo su apoyo y cariño" a los familiares de los dos fallecidos en el incendio de la calle Cullera.

"Lamentamos el fallecimiento de dos personas esta madrugada en un incendio en la calle Cullera de Latina. Todo nuestro apoyo y cariño a sus seres queridos. DEP", ha expresado el regidor a través de sus redes sociales.

Asimismo, Almeida ha trasladado sus deseos de una "pronta recuperación" para los heridos y ha agradecido de los servicios de emergencias su labor tras lo sucedido.