INMIGRACIÓN

El único superviviente de una patera al sur de Gran Canaria asegura que viajaba con otras 33 personas

Salvamento Marítimo ha recuperado cuatro cadáveres de una neumática que llevaba nueve días en el mar

Imagen de archivo del buque de Salvamento Marítimo Guardamar Miguel de Cervantes.

Imagen de archivo del buque de Salvamento Marítimo Guardamar Miguel de Cervantes. / EFE/Quique Curbelo

1
Se lee en minutos
EFE

El buque de Salvamento Marítimo Miguel de Cervantes ha recuperado este domingo a los cuatro cadáveres que se encontraban en una neumática a la deriva a unos 278 kilómetros al sur de Gran Canaria, cuyo único superviviente, un joven de 27 años de Costa de Marfil, asegura que en ella viajaban 34 personas.

El Miguel de Cervantes se dirige de regreso a su base, Las Palmas de Gran Canaria, adonde espera llegar mañana lunes a las 06.00 horas (hora canaria), ha informado a Efe un portavoz de Salvamento Marítimo, que además ha indicado que otra embarcación, la Salvamar Alpherazt, va al rescate de un cayuco localizado al sur de Tenerife.

El cacuyo ha sido avistado por el avión Sasemar 103 a unos 79 kilómetros al sur de Tenerife y se calcula que la Salvamar llegará a su encuentro pasadas las 13.00 horas (hora canaria).

Las fuentes han señalado que el buque Miguel de Cervantes también ha recuperado la neumática a la deriva, cuyo superviviente fue rescatado por un mercante este sábado, y ha relatado a los equipos de emergencia que viajaban 34 personas a bordo y que llevaba nueve días en el mar. Según su relato, los ocupantes de la neumática eran 34 hombres adultos de origen subsahariano, han informado a Efe fuentes de los equipos de emergencia.

Un helicóptero de Salvamento Marítimo, el Helimer 206, trasladó al superviviente al aeropuerto de Gando, en Gran Canaria, y desde allí fue conducido en una ambulancia medicalizada a un centro hospitalario, ya que aunque estaba consciente presentaba síntomas de hipotermia. El buque mercante que localizó la patera intentó también recuperar los cadáveres pero no pudo debido a las malas condiciones del mar. Una radiobaliza, depositada por el Helimer 206, ha permitido al buque Miguel de Cervantes dar con la neumática.

El número de ocupantes coincide con una alerta dada por la ONG Caminado Fronteras de una neumática que partió hace más de una semana de las costas del Sáhara, en un punto entre El Aaiún y Bojador, con 34 ocupantes a bordo y de la que no se tiene noticia.

Noticias relacionadas