ASTURIAS

Impiden registrar la marca de chorizos 'Hijoputa' por "atentar contra las buenas costumbres"

El empresario asturiano también denuncia que le han retirado sus licores y cervezas 'Quemavirus', registrados hace dos años y medio, porque pueden engañar al consumidor

El producto rechazado.

El producto rechazado. / RUBÉN LAVANDEIRA

1
Se lee en minutos
Luis Ángel Vega

La Oficina Española de Patentes y Marcas parece muy preocupada por la moralidad pública y actúa como si se tratase de un tribunal de costumbres de otros tiempos. El empresario gijonés Rubén Lavandera intentó registrar la marca de Chorizos "Hijoputa" (el mismo nombre que sus conocidos licores), pero le han rechazado esa pretensión alegando motivos de ese tenor. Y es que la Oficina considera que "el signo solicitado se encuentra incurso en la prohibición establecida en artículo 5.1.f) de la Ley 17/2001 de 7 de diciembre, de Marcas, toda vez que atenta contra las buenas costumbres, ya que puede herir la sensibilidad de un amplio sector de la sociedad por ofensivo y malsonante". Lavandera mostró su estupor por el hecho de que le hayan rechazado esa marca, máxime utilizando ese tipo de argumentos.

Es la segunda vez que intenta registrar esta marca. En opinión de este empresario, no se trata de "algo ofensivo, sino jocoso, que no puede molestar a nadie". En cualquier caso, puede seguir vendiéndola sin mayores problemas. Al parecer, se está vendiendo bien, unas dos mil cajas en dos meses.

Más problemas le ha traído la línea de licores y cervezas "Quemavirus", para la que le dieron permiso hace dos años y medio. Hace cuatro meses, le llegó una inspección del Principado y le retiraron la marca, prohibiéndole vender este producto, tras una denuncia de la consejería de Agricultura y Pesca del Gobierno de Madrid, en la que se aducía que podría tratarse de un "engaño al consumidor".

Y es que, según la denuncia, alguna persona podría pensar que puede servir para no contraer o incluso curar el covid-19. Para Lavandera, no tiene sentido, e intentará próximamente que le levanten la prohibición. "En cualquier caso, lo máximo que podría ocurrirle a una persona que pensase que mis licores curan los virus es que se emborrachase, pero nada más", comenta Lavandera.

Noticias relacionadas