CASTILLA Y LEÓN

Vox se desmarca de la crisis en la galletera Siro, que podría dejar en la calle a 1.400 personas

  • Mañueco traslada a los representantes sindicales que "hay que salvar la empresa como sea" mientras el consejero de Industria, Comercio y Empleo se pone de perfil

  • Este jueves volverá a haber una reunión a tres bandas para dar viabilidad a la galletera, que acumula una deuda de 300 millones y ha parado la producción en sus plantas de Zamora y Palencia

Vox se desmarca de la crisis en la galletera Siro, que podría dejar en la calle a 1.400 personas

EPE

2
Se lee en minutos

La crisis en la fábrica galletera Siro, que podría dejar sin empleo a más de 1.400 personas en las plantas de Toro (Zamora), Venta de Baños y Aguilar de Campoo, ha hecho visible la disparidad de criterios que existe entre los dos socios de gobierno de la Junta de Castilla y León, PP y Vox.  

En la reunión mantenida este miércoles entre los representantes de los trabajadores y miembros de la Junta, el presidente, Alfonso Fernández Mañueco (PP), se ha volcado en encontrar una solución, sin descartar ninguna posibilidad. "Tenemos que salvar a la empresa como sea", ha llegado a afirmar el presidente, según fuentes presentes en la reunión. 

El consejero de Industria, Comercio y Empleo, Mariano Veganzones, de Vox, entretanto, se ha puesto de perfil y ha afirmado que no se pueda ayudar a una empresa privada. 

Se da la circunstancia de que precisamente uno de los acreedores de la empresa, que acumula una deuda que ronda los 300 millones de euros, es la propia Junta de Castilla y León en concepto de "fondos a futuro".  

La empresa se encuentra en la actualidad a un paso del concurso de acreedores. El pasado día 3 de junio, la dirección de Cerealto Siro comunicó a sus trabajadores la paralización de la producción de todas sus plantas al retirarse los socios inversores, uno norteamericano y otro turco, que habían ofrecido inyectar 180 millones de euros y asumir el 75% del accionariado.

Los inversores tomaron esta decisión ante la negativa de una parte de la plantilla del grupo a firmar el plan de competitividad presentado por la empresa, que contemplaba, además de despidos, la bajada media del 30% del salario. Ayer, desde la empresa se informaba que no se podría pagar la nómina de mayo.

Trabajadores de las tres plantas de Siro se han concentrado este miércoles ante las Cortes de Castilla y León para exigir una solución “urgente” a la crisis mientras se producía la reunión, a la que acudieron también los alcaldes de Toro, Venta de Baños y Aguilar de Campoo. 

Los manifestantes portaban pancartas donde se podía leer "trabajadores de Siro por el mantenimiento del empleo de calidad" o "no al cierre de Galletas Siro" y se corearon gritos como "Siro no se cierra, queremos trabajar" o "Toro trabaja, no se rebaja".

Tras la reunión, el consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo, llamó a hacer un "último esfuerzo" para encontrar un acuerdo de competitividad que haga viable la empresa. 

Así, los trabajadores de Siro, la empresa y las administraciones volverán a reunirse este jueves ya que hay un plazo "muy breve" antes de que la empresa vaya al concurso de acreedores.

El presidente del Comité de Cerealto Siro en Aguilar, Alfredo Alonso, afirmó que la "sensación" es "positiva" porque se trata de buscar un acuerdo que permita salvar 1.500 empleos y garantizar el futuro, también en Venta de Baños, donde una de las factorías es la "más amenazada" por el plan de competitividad firmado.

Alonso trasladó que los comités de empresa van a hacer un esfuerzo, estarán "unidos" y van a "pelear" por su futuro como han hecho hasta ahora "y de la mejor manera posible", pero advierte de que la solución se debe encontrar en las próximas horas. "Si no encontramos una solución mañana, nos tememos lo peor", afirmaba uno de los representantes sindicales. 

Noticias relacionadas