ADMINISTRACIÓN

Los funcionarios podrán teletrabajar tres días a la semana

El plan de ahorro y eficiencia energética en la Administración contempla el teletrabajo como una medida para ahorrar costes

Un hombre teletrabaja desde su domicilio.

Un hombre teletrabaja desde su domicilio. / EFE

2
Se lee en minutos

Los funcionarios tendrán la opción de teletrabajar hasta tres días a la semana, según el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y CSIF, el sindicato de los trabajadores públicos de España, que será ratificado por el Consejo de Ministros en los próximos días. De esta forma, hasta 230.000 empleados de la Administración General del Estado (AGE) podrán beneficiarse de esta medida si se acogen voluntariamente a este nuevo modelo de jornada laboral.

La medida forma parte de un plan para el ahorro y la eficiencia energética dentro de la administración pública que está preparando el Ministerio de Hacienda, y que incluye otras iniciativas como el fomento del transporte público o del ahorro energético en las oficinas. Dicho plan, a su vez, se integra dentro del plan nacional de respuesta a la guerra de Ucrania y busca abaratar los costes de los organismos públicos en plena crisis de precios.

De ratificarse este decreto, supondría una adaptación temporal del acuerdo de teletrabajo que firmaron los sindicatos con el anterior ministro de Hacienda y Función Pública, Miquel Iceta, en abril de 2021, cuya entrada en vigor se ha ido retrasando por distintas circunstancias. El plan permitirá flexibilizar la jornada laboral de los empleados públicos hasta que el acuerdo definitivo sea aprobado como Real Decreto y publicado en el BOE.

Un modelo flexible orientado a ahorrar en la factura energética

El nuevo modelo afectará a los trabajadores al servicio de ministerios, organismos autónomos y agencias estatales. Tendrá carácter voluntario y reversible, y estará supeditado a que se garantice la prestación presencial de servicios a los ciudadanos. Asimismo, será un modelo flexible, pudiendo ampliarse hasta cuatro días por semana, o reducirse a dos por necesidades de la producción. Además, la antigüedad no será un requisito para acogerse a él.

Por su parte, el Gobierno logra así un avance en su objetivo de conseguir "ahorros sustanciales en la factura energética, así como contribuir al refuerzo de la seguridad energética del país", tal y como se refleja en el plan de respuesta a la guerra. Eso sí, la Administración deberá correr con los gastos de equipos, material y formación necesarios para el desempeño de la actividad correspondiente.

Miguel Borra, el presidente de CSIF, ha calificado este plan como un "parche" ante la falta de una normativa específica que regule el teletrabajo en la Administración y criticado el retraso en tomar una decisión.

Noticias relacionadas