OBRA POLÉMICA

La ampliación del puerto de Valencia gana su primera batalla judicial al avalar el TSJ los pliegos

  • Una sentencia rechaza el recurso de una empresa que intentaba anular la licitación de la concesión

  • La obra ha generado una enorme polémica por la oposición de Compromís, socio de Gobierno autonómico

Vista aérea del puerto de Valencia.

Vista aérea del puerto de Valencia. / PIM

3
Se lee en minutos

La ampliación del puerto de Valencia ha salvado su primer escollo judicial. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha desestimado el recurso contra los pliegos de la concesión en la ampliación norte. La sentencia supone el primer espaldarazo a una obra que se encuentra en un fuego cruzado político y empresarial. El Puerto defiende que es fundamental para el desarrollo del tráfico de contenedores pero Compromís, socio del Gobierno valenciano, se opone porque considera que la Declaración de Impacto Ambiental que la avala está caducada porque es de 2007. A su vez es frente de una contienda entre dos de las mayores navieras, la china Cosco y la europea MSC.

CSP Iberian Valencia Terminal (antes Noatum) es una sociedad participada por la naviera china Cosco que opera una de las terminales de contenedores de Valencia. Esta firma recurrió el concurso público de la concesión de la ampliación del puerto con su terminal de contenedores. Noatum pidió que declarase nula la resolución de la Autoridad Portuaria de Valencia de 2018 con los pliegos de la nueva terminal y a los que finalmente solo se presentó la multinacional italosuiza MSC.  

La ampliación está inmersa en una luca política, empresarial y geopolítica

Noatum, en la que participa el gigante chino Cosco junto a JP Morgan, consideraba que la APV no había contestado de manera sustancial a muchas de sus cuestiones y que las condiciones previstas en los pliegos limitaban la competencia porque en la práctica le impedían acceder a esa concesión. 

La Abogacía del Estado defendió la actuación de la APV. En una sentencia del pasado 2 de diciembre a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, la sección quinta de lo contencioso del TSJ de Valencia “no considera infringido el principio de igualdad de trato entre los licitadores y transparencia”. “Los licitadores acuden en igualdad de condiciones sin que pueda considerarse que ningún licitador esté en peor condición que el resto por la configuración de los criterios contenidos en el pliego de bases”, señala la resolución.

La sentencia recuerda que el primer objetivo de la ampliación es “consolidar la posición del puerto de Valencia de hub mixto de tráficos interoceánicos en el Mediterráneo y aumentar el tráfico de mercancías en contenedores para así asegurar un crecimiento de este en términos absolutos y de la cuota de mercado”.

No considera infringido el principio de igualdad de trato entre los licitadores y transparencia

Noatum ponía una serie de objeciones técnicas a los pliegos pero el TSJ considera que entran dentro de “la libertad de la APV de modular el criterio para lograr una mayor eficiencia de la terminal” y que eso “no supone vulneración alguna de los principios denunciados”.

A lo largo de 38 páginas, la sentencia va desmenuzando las objeciones de Noatum y aceptando todos los posicionamientos de la Abogacía del Estado. Finalmente, condena en costas a los recurrentes y las fija en 4.000 euros. Contra la sentencia cabe recurso pero supone la primera victoria judicial de la ampliación del puerto de Valencia.

El caso ha generado una enorme polémica. Compromís, socio del Gobierno autonómico que preside el socialista Ximo Puig, está en contra de la obra. Considera que la Declaración de Impacto Ambiental que dio luz verde a la obra está caducada y que tendría que hacerse una nueva. La Autoridad Portuaria, dependiente del Ministerio de Transportes, es quien realiza la obra, aunque la operará MSC si todo sigue como está previsto. La idea es convertir Valencia en uno de los principales puertos de contenedores del Mediterráneo pero las ampliaciones de los puertos generan efectos ambientales como la regresión de playas limítrofes.

Noatum ya opera una de las terminales de contenedores y MSC otra. Aunque Noatum ha recurrido el pliego, finalmente no se presentó al concurso, lo que deja vía libre a MSC. Eso, si el Puerto supera la controversia en el seno del Ejecutivo autonómico.

Noticias relacionadas