UN HOTEL EN FUERTEVENTURA EN 1972

Costas intenta derribar un hotel emblema de Fisac y nadie pelea por su valor arquitectónico

Costas intenta derribar un hotel obra de Miguel Fisac.

Costas intenta derribar un hotel obra de Miguel Fisac. / Isabel M. Ruiz

  • Construido en los 70 en Fuerteventura, el hotel es considerado una obra significativa del arquitecto, que ya expuso sus dudas ambientales

  • El Ministerio busca "el cumplimiento estricto de la ley de Costas en lo que atañe al Dominio Público Marítimo Terrestre y a quienes lo ocupan”

11
Se lee en minutos

En 1972, Miguel Fisac, uno de los mejores arquitectos españoles del siglo pasado, recibe el encargo de una empresa alemana para proyectar un hotel en las dunas de Corralejo, un paraje virgen en Fuerteventura. Fraga ha abierto España al turismo y hay furor constructor.

En ese momento, él mismo deja escrito las dudas que le surgen: “Un hotel de lujo en una playa maravillosa y desierta es siempre una tentación y un problema de conciencia ecológica. Ya anteriormente y, en una situación análoga, me había negado a construir el rascacielos más alto de Europa en una playa, entonces desierta y que ha pasado con el tiempo a ser la más densa e inhumana del Mediterráneo. Cogiendo la silueta de la isla de Lobos, que es parecida a las dunas de la playa de Corralejo, y colocando los diferentes cuerpos del edificio como pantalla de los vientos dominantes, obtuve la silueta que proyecté”.

Casi 50 años después, el Ministerio de Transición Ecológica ha resuelto el dilema de Fisac. El pasado agosto inició el trámite de caducidad de la concesión de ocupación de dominio público marítimo-terrestre, lo que conllevaría su derribo. El hotel no está protegido por su valor arquitectónico y la Fundación Fisac muestra su sorpresa con una posible demolición. En 1999, el Ayuntamiento de Madrid derribó la Pagoda de Fisac, último edificio icónico derribado del arquitecto, y generó un enorme escándalo.

El Hotel Tres Islas de Fisac.

/ RIU

Esta es una historia de 50 años de vaivenes en la política de Costas, de un Gobierno -el de Zapatero- que intentó tirar dos hoteles emblemáticos en Fuerteventura, de otro -el de Rajoy-, que los indultó y de la segunda oportunidad que ve ahora el equipo ministerial. Pero, sobre todo, de un debate endiablado entre el patrimonio natural y el arquitectónico.

Para entender la historia hay que retroceder hasta 1970. La empresa alemana EWE Verwaltungs und Bereilingus compra unos terrenos en las dunas de Corralejo. Alemania ha aprobado una ley que da ayudas fiscales a quienes inviertan en países en desarrollo, lo que incluye España, y eso dispara la inversión. Los alemanes llaman a Fisac, un genio, un arquitecto reconocido que tiene 60 años.

Plano de Fisac para el Tres Islas.

/ Fundación Fisac

“Se proyecta la realización de un hotel de alrededor de 700 camas, en un solar situado en las playas de Corralejo, frente a la isla de Lobos, en Fuerteventura… El programa previsto es el correspondiente a un hotel de cuatro estrellas en el que se ha seguido estrictamente las características que para hoteles de esta categoría están ordenadas en el Estatuto de las Empresas y de las Actividades Turísticas del Ministerio de Información y Turismo…”, escribe en el proyecto del hotel Tres Islas.

El presidente de la Fundación Fisac, Diego Peris, explica que Fisac era consciente de lo sensible que es la obra: “Él sabe que es una ubicación delicada, pero intenta hacer un proyecto que responda a esa ubicación. Estaba muy preocupado siempre por el paisaje y el impacto. En Mallorca hizo el Eurotel y años después comentó que había introducido una pieza que tiene un excesivo impacto en el medio ambiente”. 

Miguel Fisac.

/ EFE

Javier Rodríguez Cabello, historiador del arte y experto en arquitectura contemporánea, da más detalles sobre la obra: "El Tres Islas es uno de los grandes exponentes de Miguel Fisac en el uso de encofrados flexibles. Se trataba de un sistema de arquitectura prefabricada que patentó Fisac para trabajar de una forma más creativa el hormigón. Con él se conseguían unas texturas como de almohadillado, de formas blandas. Hay que decir también que, a pesar de su novedad, a algunos arquitectos, por su curiosa y rara estética, no les parece de lo mejor de Fisac".

El hotel está en medio de unas dunas. “El cromatismo en este paisaje es de ocre muy claro; casi blancos, salpicados por unas canchas de piedras o grupos de piedras de un negro intenso. El efecto del contraste de que, al lado de unas rocas, casi negras, procedente de un río de lava que llega hasta el mar, se continúa con una playa de varios kilómetros de longitud de una finura coloreada de arena muy clara, es extraordinaria”, escribe el arquitecto en el proyecto que conserva su fundación.

Para un lego puede parecer un mamotreto de hormigón pero está todo estudiado. Es un ejemplo perfecto de la arquitectura de los 70 de un hotel de mar. “Para conseguir el confort máximo dentro de su categoría y una visión directa del paisaje de costa y mar, sin olvidar las características climatológicas y muy especialmente las correspondientes a los vientos reinantes, consiguiendo, en una gran mayoría, que todas las terrazas tengan un ángulo de visión de más de 120º de visión, y completamente desenfiladas de la vista de otros habitantes cercanos o lejanos del hotel”.

Plano del Tres Islas de Miguel Fisac.

/ Fundación Fisac.

La fachada está realizada con un hormigón armado y recubierto con unos encofrados prefabricados flexibles marca de la casa. Fisac ha usado esos materiales en otras obras. Nadie en su época era capaz de usar esos encofrados. Fisac pretendía que la fachada recreara las dunas de alrededor. “Las siluetas del edificio recuerdan las dunas y montículos circundantes”. El presupuesto era de 180 millones de pesetas, según el estudio ‘Los hoteles de Fisac’. 

Peris admite que, décadas después, el impacto del Tres Islas en el entorno es discutible: “Ha cambiado mucho la conciencia pero eran los 70”. De lo que no duda es del valor arquitectónico. “Tiene un interés especial, está muy bien resuelto”.

Detalle de la fachada de Fisac.

/ Fundación Fisac.

“Es una fachada extraña, pero no hizo falta rematar con petos ni pintar. Cuando vinieron los inversores a verlo nos reímos mucho, porque se asustaron diciendo: ¡Esto lo hemos hecho en Alemania y ha sido un fracaso, porque el plástico envejece muy rápido!; o sea, acabaron confundiendo el acabado del encofrado flexible con un panel de plástico y no se lo creían cuando les dijimos que era hormigón blanco, un material que sigue bien después de treinta años”, contó Fisac.

A pocos metros, otra empresa alemana había levantado el Oliva Beach en mitad de las dunas de Corralejo. La propiedad fue cambiando y acabaron los dos hoteles en manos de Riu, el gigante español del turismo. También era suya la isla de Lobos, un islote deshabitado frente a la costa. 

“Tiene un interés especial, está muy bien resuelto”

Las dunas de Corralejo fueron declaradas parque natural en 1982 y seis años después, en 1988, el Gobierno de Felipe González aprueba la Ley de Costas, que establece que toda la playa es dominio público marítimo-terrestre. La ley da un plazo de 30 años a los edificios que, como el Tres Islas, estuviesen sobre la arena. El hotel pasaba a ser una concesión administrativa de 30 años ampliable a otros 30 desde que en 1992 se deslindó la zona.

La Ley de Costas funcionó más o menos al ralentí hasta que en 2004 Zapatero llegó al Gobierno. Entonces, Cristina Narbona impulsó la recuperación del litoral. La dirección general de Costas buscó un acuerdo con los Riu para demoler los dos hoteles, el de Fisac y el Oliva Beach, de Fernando Higueras, un premio nacional de arquitectura que fue amigo de César Manrique. Higueras ha hecho obras emblemáticas, como la Corona de Espinas, en Madrid, pero no quedó nada satisfecho del Oliva Beach. "Le sobran seis plantas", declaró después: "Lo mejor que construí en Canarias fue lo que no hice".

El Oliva Beach era el principal objetivo del ministerio, porque está en medio del parque natural. El Tres Islas, en una esquina, cantaba menos. José Fernández fue director general de Costas en aquel Gobierno y recuerda la negociación: “Cuando llegamos nosotros acordamos que Riu renunciaba a parte del plazo de la concesión. El Oliva Beach vencería en 2017 y el Tres Islas en 2037, plazo suficiente para amortizar las obras que necesitaban hacer. La idea es que se extingue la concesión, se derribaba y se restauraban los terrenos”.

En el pacto, los Riu cedieron al Estado la isla de Lobos. “La íbamos a expropiar pero decían que para ellos no tenía interés porque no iban a poder construir. Se habló de que fue en contrapartida pero realmente eso vino después del acuerdo de la concesión”, señala Fernández.

Los Riu hicieron su obra en los hoteles y se acercaba la fecha para tirar el Oliva Beach cuando el PP llegó al Gobierno y cambió la Ley de Costas. El ejecutivo ofrecía ahora la posibilidad de dar 75 años más de prórroga, algo que pidieron rápidamente para los dos hoteles. 

En 2018, con la moción de censura, Teresa Ribera volvió al Ejecutivo. Ella había sido secretaria de Estado con Narbona y el Ministerio retomó el plan de rescatar la concesión. Fuentes del sector explican que en el Ministerio se sintieron traicionados por Riu, que habían pactado que demolerían uno de los hoteles pero que llegado el caso se acogieron a una nueva concesión y dejaron aquel acuerdo de 2007 en papel mojado.

El ministerio inició el expediente de caducidad de la concesión de otro hotel pero gestionó mal los plazos

Inicialmente, el Ministerio de Transición Ecológica inició el expediente de caducidad de la concesión del Oliva Beach, pero gestionó mal los plazos y el trámite acabó caducando. Así que en agosto pasado fue a por el Tres Islas. El Ministerio alegaba que la demarcación de Costas encontró un exceso en las obras de 2007 autorizadas y que en agosto de 2020 una inspección encontró irregularidades.

Riu había construido más de lo autorizado al haber techado un solárium en la sexta planta, entre otras pequeñas obras. Recibió una sanción de 10.855 euros que fue notificada hace 13 años pero que nunca pagó. Tampoco demolió el solárium ejecutado sin permiso.

Con ese motivo, Costas iniciaba la caducidad de la concesión. Ni Costas ni la empresa valoran apenas el interés arquitectónico de la obra. En la documentación, a la que ha tenido acceso El Periódico de España, Costas sí menciona que la obra nueva ejecutada por Riu incluye bloques “de muy pobre imitación de la placa modular diseñada por el arquitecto Miguel Fisac para cubrir toda la fachada del edificio”.

El Ministerio busca el cumplimiento estricto de la ley de Costas en lo que atañe al Dominio Público Marítimo Terrestre

La empresa alega que es desproporcionada la caducidad de la concesión por una multa de 10.000 euros hace 13 años y no duda de que el objetivo del Ministerio es el derribo. En sus alegaciones denunciaba "la absoluta indefensión que sufría". El Ministerio, en un correo a este diario, afirma que su objetivo “es el cumplimiento estricto de la ley de Costas en lo que atañe al Dominio Público Marítimo Terrestre y a quienes lo ocupan”, lo que apunta al derribo.

El caso ha tenido mucho eco en Canarias. Los trabajadores se han manifestado, el Ayuntamiento alerta del impacto económico que tendría el cierre del hotel y la comunidad autónoma, gobernada por el PSOE en coalición, intenta ejercer cuanto antes las competencias de Costas para salvar los hoteles.

Sin embargo, casi nadie ha incidido en el aspecto arquitectónico. En España apenas hay edificios del siglo XX protegidos. A los dueños no les compensa porque limita mucho luego la gestión y el Ministerio tampoco lo considera un factor a favor de la obra. Declararlo Bien de Interés Cultural podría salvarlo de la piqueta, como ocurrió en Málaga con los baños del Carmen, una obra emblemática junto al mar. Pero eso supondría más controles sobre la empresa.

El exdirector de Costas que inició el expediente niega que sea un problema. "Tiene valor porque es obra de Fisac pero no está catalogado y nada por el estilo. Está muy bien pero nada más. En Madrid también se tiró un edificio de Fisac y no pasó nada".

Fernández se refiere a la pagoda, un edificio derribado a finales de los 90 con permiso del Ayuntamiento y que generó una enorme movilización. "Sería importante tener en cuenta los valores patrimoniales que tiene el edifico", concluye el presidente de la fundación Fisac.

Los ecologistas llevan años impulsando la demolición de estos hoteles pero muchos desconocían que batallan contra una obra con interés arquitectónico. Pilar Marcos, responsable de Costas de Greenpeace, comprende el debate: "Es curioso porque hay una disyuntiva entre patrimonio natural e histórico". Pero rápidamente se decanta: "Ojalá se tratase el patrimonio natural como se trata el histórico porque para el futuro es casi más importante. Si hay elementos que justifiquen su permanencia no es materia nuestra pero los dos hoteles tienen fecha de caducidad y hay que respetar la ley ambiental".

Noticias relacionadas