CASTILLA Y LEÓN

El lamento de un ganadero de Zamora: "Sin comida, el buitre ha pasado de ser carroñero a depredador"

"Los ganaderos no tenemos por qué asumir el mantenimiento de una especie protegida", se queja José Ramón Tejedor

El lamento de un ganadero de Zamora: "Sin comida, el buitre ha pasado de ser carroñero a depredador"
7
Se lee en minutos
Irene Gómez

José Ramón Tejedor, 55 años, ganadero de vacuno de carne en la localidad zamorana de Almeida de Sayago, ha ganado una pequeña batalla en los tribunales que abre la puerta a otros productores afectados por el mismo problema. La Junta de Castilla y León deberá indemnizarle por los daños ocasionados por los buitres en su explotación de vacuno de carne. El ataque de las aves necrófagas mató a un ternero y a la vaca recién parida. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo declara que los métodos alternativos para la alimentación del buitre leonado que autoriza la Administración –muladares y permisos a determinados ganaderos para abandonar animales muertos en el campo–, se han revelado insuficientes para alimentar a la población de estas aves.

¿Cómo ocurrieron los hechos aquel 11 de marzo de 2019?

Ese día teníamos saneamiento y al terminar, cuando fuimos a ver cómo iba el parto, nos encontramos una nube de buitres; la vaca estaba incorporada pero con un montón de aves alrededor. El ternero ya estaba empezado por el ombligo y las zonas más blandas, al ver a la vaca incorporada pensamos que se encontraba bien, pero había mucha sangre. Llamamos inmediatamente al veterinario y nos dice, mirad bien porque seguro que ya no tiene el útero ni los intestinos. Y efectivamente, a la vaca ya le habían extraído el útero y parte de los intestinos, a los diez minutos se desangró y murió. Fue una casualidad poder encontrar al animal vivo aún.

"Muy pocos jóvenes que se han criado alrededor del campo quieran seguir el oficio de sus padres, porque ven que no merece la pena"

La presencia del veterinario, tomando fotografías y certificando la causa de la muerte fue determinante para demostrar los hechos ¿no?

Sí, nos ha permitido demostrar que el ataque de buitres fue real y que la vaca murió debido a que le extrajeron todos esos órganos. Lo normal es que una bandada de buitres en diez minutos se haya comido el animal y cuando llegas solo ves la piel y los restos. Fue una casualidad.

¿Están notando una mayor presencia de estas aves carroñeras por la zona?

Los buitres merodean este territorio, estamos muy próximos a Los Arribes y además es una zona ganadera. Siempre ha habido buitres, lo que pasa es que hasta que no les ha faltado alimento nunca habían atacado. Desde que no tiene comida, porque se recogen los cadáveres, el buitre muestra un comportamiento distinto. Ha pasado de ser carroñero a ser depredador. Yo he visto a una vaca cercada por los buitres cuando estaba con el ternero e intentado defenderse y las aves se alejaban pero volvían a atacar. En cuanto encuentran un animal indefenso cargan contra él.

"Había hechos evidentes para poder demostrar que cuando el buitre ve un animal indefenso, ataca"

Este comportamiento se ha cuestionado mucho por parte de grupos conservacionistas y animalistas.

Nosotros llevamos varios años viendo cómo el buitre, cuando hay un animal indefenso lo mata. Es instinto de supervivencia. Y realmente es por la falta de alimento. Estoy seguro que si estas aves tienen comida no atacan, pero en cuanto le falta es algo lógico.

¿Por qué decidió denunciar el siniestro en los tribunales?

Primero porque da rabia que tengamos que ser los ganaderos los que con nuestros animales tengamos que dar de comer a los buitres. Y segundo porque había hechos evidentes para poder demostrar que cuando el buitre ve un animal indefenso, ataca. En este caso era un parto de una novilla que probablemente estaba un poco cansada, las aves se abalanzaron sobre ella y la mataron. Se trata también de animar a los ganaderos para que denuncien este tipo de hechos y que la Administración, en este caso la Junta de Castilla y León, tome medidas dando de comer a los buitres y creando un fondo de compensación de este tipo de siniestros.

En Castilla y León, a diferencia de otros territorios, no se contemplan estas ayudas.

Hay comunidades como Madrid, Castilla-La Mancha o La Rioja que tienen un fondo para compensar este tipo de siniestros, pero la Junta no. Si realmente le interesamos algo debe de compensar al ganadero. Lo primero, tomar medidas para que no se produzcan estos ataques y, si ocurren, que se nos pague. No tenemos por qué asumir nosotros el alimento de la fauna salvaje. Y también queremos demostrar a la sociedad, y especialmente a los animalistas, que esto ocurre por una mala gestión. La Administración debe tener responsabilidades y que sea la sociedad en su conjunto la que compense el mantenimiento de una especie protegida y no los ganaderos a título individual.

"Nosotros no podemos vivir 24 horas con los animales cuando el resto de la sociedad tiene unos horarios"

¿Ha sufrido otros ataques de la fauna, como el lobo?

Por suerte el lobo no, de buitres sí. Lo que pasa es que cuando hemos llegado, el ternero estaba muerto y no podíamos demostrar nada. Una vez estábamos controlando a un ternero que estaba un poco deshidratado. Cuando volvimos a las tres horas para ver cómo seguía, ya se lo habían comido. Pero, claro, es muy difícil poder demostrar eso.

¿Es real el tanta veces denunciado alejamiento de las administraciones respecto al medio rural?

Los ganaderos nos sentimos indefensos y desprotegidos por la Administración. Es una impotencia que llegues a ver el ganado y te encuentres con una lobada o los buitres. Nosotros no podemos vivir 24 horas con los animales cuando el resto de la sociedad tiene unos horarios. Tenemos una familia, queremos ser como el resto de la sociedad, el campo ha de ser atractivo para los jóvenes, tienen que ver que hay futuro. En un momento como este las explotaciones tienen que ser muy grandes para poder subsistir porque los márgenes son muy pequeños. Si además las inversiones son brutales, si te encuentras con este tipo de problemas de la fauna salvaje que nos trae enfermedades, que transmiten tuberculosis, que destrozan nuestras cultivos y matan a nuestros animales. Si ante todo eso la Administración se cruza de brazos... Dicen que hay que proteger al mundo rural para que la gente vuelva al campo, pero en realidad vemos todo lo contrario. Muy pocos jóvenes que se han criado alrededor del campo quieran seguir el oficio de sus padres, porque ven que no merece la pena.

¿Era imaginable la situación a la que ha llegado el campo?

Llevo 25 años, heredé la explotación de mis padres y nunca me imaginé que íbamos a evolucionar a menos. Siempre veía un futuro con más calidad de vida, pero ahora las explotaciones tienen que ser muy grandes, cada vez hay más problemas, la burocracia nos come. Hoy un ganadero tiene que estar muy preparado para poder llevar una explotación. Hay gente que se queda porque no tiene otro remedio, pero si puede se larga.

"Un joven que quiera empezar afronta unas inversiones tan fuertes que yo creo que ni se lo plantea"

¿Tiene relevo?

No. Mi hija no se lo plantea. De pequeña me decía que por culpa de mi trabajo no podíamos ir a Disneyland. Nosotros estamos los 365 días al pié del cañón.

¿Esto se entiende desde el mundo urbano?

La gente de la ciudad no valora este trabajo, lo único que ve es que el ganadero destruye el medio ambiente cuando somos los más interesados en protegerlo, en mantener los pastos, en evitar incendios, que no haya contaminación, que nuestros animales estén sanos; en general tenemos buenas prácticas agrarias. A mi me gustaría que mis fincas y mi explotación tuviese relevo. Para mi es una tristeza llevarlo toda la vida, tener un patrimonio y que se quede ahí.

Hoy no sopla el viento favorable ni para la agricultura ni para la ganadería. ¿En concreto cómo afecta al vacuno de carne?

La situación de vacuno de carne ahora es muy complicada, los costes son muy grandes y los márgenes muy pequeños. Las explotaciones hay que masificarlas porque tienen unos precios muy bajos y con el coste del cereal, la maquinaria, las inversiones que hay que hacer, los beneficios están muy ajustados. Antes una explotación con 40-50 vacas madres era viable, hoy por debajo de las cien vacas madres no te permite vivir. Aumentar ganado significa más mano de obra, más fincas, más maquinaria y la rentabilidad es pequeña. Un joven que quiera empezar afronta unas inversiones tan fuertes que yo creo que ni se lo plantea. Y encima por problemas de sanidad a veces tus proyectos no los puedes llevar a cabo. La tuberculosis no se da por erradicada, algo falla en el sistema. Cada ciertos años salta el problema y la única solución que dan es matar vacas.

Noticias relacionadas