PARTIDO POPULAR

Borja Sémper llama "ultra" a Vox, pero deja la puerta abierta a gobernar con ellos

El portavoz de los populares equipara el partido de Abascal a Bildu al ser preguntado si Feijóo va a aislar a la formación de derecha radical

Alberto Núñez Feijóo, este lunes, en el comité de dirección del PP, en Madrid.

Alberto Núñez Feijóo, este lunes, en el comité de dirección del PP, en Madrid. / MUDARRA / PP

3
Se lee en minutos

La Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) es partido hermano del Partido Popular. Comparten familia europea y se supone que pilares ideológicos. Este lunes ha sido noticia en el país germano que la CDU haya reiterado de manera tajante su rechazo a cualquier opción de alianza o colaboración con la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), equiparable a Vox en España. "Ese partido es xenófobo, es un partido antisemita. No tenemos nada que ver con esa gente y no habrá ningún tipo de colaboración con ellos, ni a las claras ni por debajo de la mesa", ha subrayado Friedrich Merz, presidente de la CDU, el homólogo de Alberto Núñez Feijóo.

Las elecciones autonómicas y municipales del domingo 28M ha dejado al PP en manos de Vox en numerosos ayuntamientos y en cinco comunidades autónomas: Comunidad Valenciana, Baleares, Aragón, Extremadura y Murcia. En diferentes grados según el número de 'síes' o abstenciones que necesitan para sus investiduras, los candidatos del PP necesitan negociar y pactar algo con Vox: presidencias de las asambleas, consejerías, vicepresidencias...

La pregunta, una semana después de las elecciones, era de cajón: ¿va a negociar Feijóo con la ultraderecha o va a emular a su compañero Merz? La respuesta le ha tocado darla a Borja Sémper, portavoz de los populares, que ha ofrecido la rueda de prensa habitual tras la reunión del comité de dirección en Génova. "El único, entre [Pedro] Sánchez y Feijóo, que no quiere pactar con ningún ultra, de ningún tipo, de ninguna condición, es Feijóo. Sánchez es capaz de pactar con ultras. ¿O es que EH Bildu no es un partido ultra? ¿O es que ERC no es ultra? ¿Qué hemos visto en España? ¿Dónde está el listón aquí, en virtud del cual uno es ultra y el otro no lo es?", se ha preguntado Sémper equiparando a Vox con EH Bildu. Cabe recordar que el PP censura cualquier tipo de acuerdo en el Congreso de los Diputados con la información aberzale.

"Nuestras comunidades autónomas y gobiernos merecen serenidad, sensatez y estabilidad y es lo que representamos nosotros. En las comunidades y el Gobierno de España no vamos a renunciar a conformar gobiernos que den estabilidad y dibujen un futuro mejor para España", ha continuado. "Esta es nuestra posición política y creemos que es más factible y que podemos conseguirlo", ha añadido.

Las preguntas sobre esos posibles pactos con Vox se han repetido en la rueda de prensa y en ninguna respuesta ha dicho que Feijóo vaya a vetar esos acuerdos. En las autonomías que tienen que abordar los procesos de investidura en las próximas semanas, Sémper ha asegurado que van a ser los candidatos autonómicos los que van a llevar la iniciativa, porque es un poder que Feijóo, cuando era presidente de la Xunta de Galicia, también reclamaba. Según el portavoz del PP, la dirección nacional no va "a monitorizar nada". "Vamos a ir dejando que los días vayan pasando, para ver cómo van esas conversaciones con todos los partidos que han obtenido representación en los parlamentos", ha dicho. Los populares van a evitar como puedan que ese acercamiento a la fuerza de ultraderecha se dé antes de las generales del 23 de julio.

Noticias relacionadas

Esa libertad de Feijóo hacia los candidatos autonómicos también le puede permitir intentar poner algo de distancia con esos posibles gobiernos de coalición con Vox, dando a entender que no ha sido cosa suya. Ya lo intentó con Castilla y León, donde el PP y los radicales comparten el Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco. Les cedieron una vicepresidencia y tres consejerías y el Ejecutivo se conformó con Feijóo recién llegado a la presidencia de los populares y trató de mostrar que no había tenido nada que ver.

En la Comunidad Valenciana, Feijóo tiene otro reto que sigue sin aclarar cómo va a superar: el líder ultra es Carlos Flores Juberías, condenado por violencia machista contra su exmujer. Se le ha preguntado por el asunto a Sémper y no ha querido hacer ninguna mención. El elefante está en la habitación aunque algunos no quieran verlo.