Educar es todo

Dificultades de aprendizaje

Consejos prácticos para el día a día con un niño con TDAH, por José Ramón Gamo

Las familias necesitan estrategias para poder ayudar a los niños y niñas con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Consejos prácticos para el día a día con un niño con TDAH, por José Ramón Gamo
4
Se lee en minutos
Marina Borràs

El Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDA-H) es uno de los trastornos que más se diagnostican en consultas de pediatría, psicología y psiquiatría. El neuropsicólogo José Ramón Gamo explica que “los niños y niñas con TDAH tienen un retraso madurativo en la región del córtex prefrontal, lo que implica que tengan dificultades para concentrarse, inhibirse, regularse emocionalmente, controlar sus impulsos...”.

Además de estos síntomas, también pueden mostrar rigidez cognitiva, necesidad de que los adultos les ayuden a planificarse en las tareas académicas y dificultades en las relaciones sociales. Sabiendo todo esto, ¿cómo podemos las madres y padres ayudar a nuestros hijos con TDAH?

Cómo ayudar a los niños con TDAH

José Ramón Gamo nos da algunos consejos para ayudar a los niños y niñas con TDAH desde casa, ya que si tenemos en cuenta las dificultades que este trastorno les causa en su día a día, podremos poner en práctica algunas pautas que les harán la vida un poco más fácil.

La medicación como opción:

Gamo apunta que este es un recurso muy criticado “porque la gente no termina de entenderlo bien”. “Tenemos que entender el aplicar un tratamiento farmacológico como el wifi para el cerebro, es decir, el wifi para el cerebro en la región de la función ejecutiva son las hormonas como la dopamina. Entonces, medicamos para regular la liberación y la actuación de estas hormonas y permitir que los niños estén conectados en esta región”.

Ayuda profesional y entrenamiento parental:

José Ramón Gamo señala que “también hay que hacer mucho trabajo con ellos a nivel conductual y para ello hay que ayudar y entrenar a las familias, es decir, enseñar estrategias a los padres para gestionar el comportamiento: qué normas hay que poner, cómo ponerlas, cómo manejar emocionalmente las situaciones… porque son niños que están secuestrados emocionalmente con mucha frecuencia”.

Los padres de niños con TDAH necesitan entrenamiento y estrategias para poder ayudarles / Unsplash

Juegos de mesa:

“Sabemos que los juegos de mesa exponen a estas funciones a trabajar y, como el cerebro aprende haciendo, cuanto más expongamos al cerebro a hacer tareas donde la función ejecutiva es demandada, pues más les estaremos entrenando”, explica José Ramón.

Trabajar en tiempos cortos:

El neuropsicólogo hace hincapié en que, cuando estemos ayudándoles con el estudio, “es importante que les demos información cortita, 4 o 5 minutos de información, siempre que podamos darles soporte audiovisual para no demandar tanto la concentración y puedan trabajar con la atención”. Además, añade: “Cuando hayan visualizado el vídeo con la información, testearles y hacerles preguntas para saber qué han entendido o no han entendido, luego intentar trasladarlo a una actividad práctica para consolidarlo…”.

Actividades activas:

José Ramón Gamo aconseja también que cuando estén realizando tareas de memorización, “es muy importante que les dejéis caminar, ya que, cuando los niños con TDAH están realizando una actividad que les genera poca motivación, la tendencia es apagar la máquina atencional y un recurso para encenderla es la actividad aeróbica”.

Compensar con actividad deportiva y que les generen satisfacción:

Como nos explica Gamo, “la escuela y lo que demanda la escuela ocupa una parte importante de la vida de nuestros hijos, y si tienen una dificultad específica, implica que el nivel de sufrimiento que ese niño está viviendo en ese contexto es mucho mayor a otros niños. Por lo tanto, tenemos que intentar compensar esta situación”.

“El porcentaje de niños con TDAH que desarrollan a edades muy tempranas trastornos de ansiedad o trastornos depresivos es alarmantemente alto".

José Ramón Gamo

Neuropsicólogo

Un error clásico es castigarles sin actividades deportivas o de ocio por el hecho de que no han cumplido conductualmente o con sus objetivos académicos. “Esto es un gran error”, explica el neuropsicólogo, “porque si no dejamos que los niños tengan escenarios donde obtengan una recompensa de su esfuerzo y su trabajo, solo conseguiremos educarles en que el trabajo y el esfuerzo no valen la pena, porque nunca consiguen lo que se pretende con ello”.

Además, hay algo que tenemos que tener muy en cuenta con los niños y niñas con TDAH y es cómo afectan las dificultades de su día a día en su autoestima: “El porcentaje de niños con TDAH que desarrollan a edades muy tempranas trastornos de ansiedad o trastornos depresivos es alarmantemente alto. Y si los niños entran en procesos depresivos, nos va a dar igual su rendimiento escolar, porque estaremos hablando de su salud. Y cuando un niño con TDAH está en un proceso depresivo, la tendencia no es a la tristeza y el abatimiento, sino a la conducta explosiva: irritabilidad, trastornos del comportamiento, estar a la defensiva…”. Esto es algo que no podemos perder de vista ya que es probable que, ante esta situación, nos olvidemos que el niño está pasándolo mal y nos centremos más en su comportamiento y en intentar “domarlo”.  

Noticias relacionadas