Educar es todo

Educación digital

Menú digital de nuestros hijos en verano: cómo pueden pasar menos tiempo delante de las pantallas

Somos los adultos quienes debemos poner un límite al uso de los dispositivos electrónicos

Menú digital de nuestros hijos en verano: cómo pueden pasar menos tiempo delante de las pantallas
5
Se lee en minutos
Alicia Mendoza

El verano es sinónimo de tiempo libre para nuestros hijos e hijas. Y a mayor tiempo libre, mayor tiempo para aburrirse. Seguro que nuestros hijos nos han dicho en más de una ocasión "¡Mamá! ¡Papáaaa! Me abuuuurroooo!". Cuando llega esta frase, a veces no sabemos qué hacer. Les hemos dado juegos, libros o papel para que dibujen y se siguen aburriendo. Por eso, recurrimos a las pantallas. Les ponemos en la tele con sus dibujos animados favoritos o les ponemos la tablet para que vean lo que quiera.

La tecnología está en nuestras vidas, y no podemos ni debemos prohibirles a nuestros hijos e hijas que la usen, pero sí que debemos enseñarles desde que son pequeños a hacer un buen uso de ella y a concienciarles de que todo el tiempo libre que tenemos no puede consistir en estar delante de las pantallas.

Entonces, ¿qué hago con mi hijo este verano para que no esté delante de la tele? Os damos algunos tips y algunas alternativas para que su tiempo libre sea tiempo de calidad.

Lidera tu familia, también en el uso de las pantallas

"Si en el momento en el que tus hijos empiezan a usar pantallas tú ya estableces que tú eres quién pone los límites y dicta el modo en el que se usan, cuándo se usan, cuánto se usan, qué contenido, en qué habitación de la casa, cómo tienen que pedirte permiso, es mucho más fácil que esos acuerdos o esas normas que ha habido desde que son pequeñitos se mantengan", nos comenta Amaya de Miguel, mentora de familias y creadora de 'Relájate y educa'. La experta nos recuerda que debemos ser nosotros quienes pongamos los límites al acceso a las pantallas, y mucho mejor si lo hacemos desde que son pequeños, pues de mayores los tolerarán mejor o podrán negociar con nosotros sabiendo que existen ciertos límites en su uso.

A nuestros hijos e hijas les encantan las pantallas. Sin embargo, ellos no entienden los inconvenientes que conllevan pasarse horas enteras frente a ellas. Por eso, somos nosotros los líderes que debemos marcar el límite por su bienestar. "Tus hijos pequeños no entienden qué tienen que hacer, no saben por qué hay que hacer las cosas. Debemos confiar en nuestro propio liderazgo para que ellos confíen y entiendan que los límites y las normas son necesarias para ellos", comenta la experta.

"Igual que decides que los niños van al cole, aunque no les guste, pues se entiende que yo, que soy el líder de la familia, también pongo unas pautas a la hora de ver las pantallas", señala. Para ello, es recomendable que haya un acuerdo en la familia, que no solo lo cumplan los hijos, sino también nosotros. "Que se sepa cuándo se usan las pantallas, en qué franjas horarias, qué días de la semana, en qué habitación, qué soporte, qué contenido. Que esté clarísimo, que esté por escrito si es necesario, que se firme un contrato. Si tus hijos tienen más de 10 años y hay problemas a la hora de apagar, puede haber unas consecuencias en ese contrato", añade. 

Ahora en verano, debemos recordarles que aunque tengan más tiempo libre, los límites con las pantallas son los mismos. Por ejemplo, ponemos el límite de que solo se juega a videojuegos los domingos. Este límite siempre se debe cumplir, incluso teniendo más tiempo libre que antes. No debemos ceder porque nuestro hijo se aburra o porque nosotros estemos mal emocionalmente. Seguramente se enfade con nosotros. Esta emoción es normal, y debemos estar con ellos hasta que se les pase,, pero no debemos ceder y permitirle estar con las pantallas porque se enfaden con nosotros. Con más edad, es normal que los límites cambien, se negocien las condiciones y tengamos en cuenta la necesidad que tienen de estar con ellas para comunicarse con sus amistades.

Cantidad de tiempo que deberían estar nuestros hijos con pantallas

Somos nosotros los adultos quienes debemos poner el límite a cuánto tiempo pueden pasar nuestros hijos e hijas al día en las pantallas. Aunque podemos seguir las recomendaciones que nos aportan los expertos. Desde Unicef nos dan las pautas para que podamos saber cuánto tiempo deben estar los niños y niñas expuestos a las pantallas según las edades: de 0 a 2 años nos les debemos exponer a pantallas; de 2 y 5 años entre media hora y una hora máximo; de 7 a 12 años recomiendan que su acceso esté supervisado y estén un máximo de hora y media al día, y a partir de la adolescencia recomiendan que se les guie para que hagan un uso adecuado. Es decir, que seamos nosotros mismos quienes les pongamos los límites y negociemos con ellos.

Otras claves para acompañar a nuestros hijos en su vida digital

  • Transmítele información sobre protección y riesgos para ayudarles a que ellos utilicen su pensamiento crítico: De igual forma que cuando nuestros hijos van a empezar a salir solos de casa les explicamos qué no deben irse con ningún extraño, es fundamental explicarles los peligros que se pueden encontrar en las redes sociales o Internet. Allí van a entrar en contacto con gente que no han conocido en persona, y deben aprender a desconfiar de muchos de los contenidos publicados y conocer el riesgo de facilitar información personal….Y, lo más importante, si tienen algún problema, que sepan que puedan hablar con nosotros, porque estaremos dispuestos a ayudarles siempre.

  • Apaga la televisión durante las comidas.

  • Llevad una rutina fija en la que las pantallas tengan su horario determinado.

  • Pon los dispositivos electrónicos en zonas comunes.

  • Ten habitaciones sin ningún tipo de pantallas en las que haya alternativas a estas.

  • Interésate por lo que consumen en Internet y redes sociales.

Dales alternativas a las pantallas este verano

Si les quitamos las pantallas, debemos ofrecerles posibilidades para que empleen su tiempo de ocio. Así, es interesante que les enseñemos la importancia de relacionarse con sus iguales en persona, realizar actividades deportivas en grupo, lo atractivo de la lectura… Algunas alternativas y actividades que pueden hacer son:

  • Pinturas

  • Libros de pegatinas

  • Plastilina

  • Juegos de ingenio

  • Libros

  • Contar bromas, chistes

  • Contar historias o adivinanzas

  • Cantar juntos (siempre que sea posible)

  • Juguetes y construcciones

  • Actividades en la naturaleza

  • Guerras de agua

  • Ir a playa/piscina si es posible

  • Dejarles que inviten a sus amigos a casa

  • Juegos de mesa

  • Campamentos de verano

La plataforma para padres y madres Empantallados nos aporta diferentes planes que pueden hacer solos o acompañados este verano sin recurrir a las pantallas. Entre ellos se encuentran aprender a tocar un instrumento, escribir un cuento o hacer cine de verano. Podéis ver todos los planes en este enlace.

Noticias relacionadas