Educar es todo

“Ocupémonos de que nuestro hijo satisfaga su necesidad de juego al aire libre”

Heike Freire defiende que debería "preocuparnos más que nuestro hijo satisfaga su necesidad de juego al aire libre antes de insistirle en que haga los deberes"

“Ocupémonos de que nuestro hijo satisfaga su necesidad de juego al aire libre”
2
Se lee en minutos
Educar es Todo

Heike Freire es experta en innovación educativa, psicóloga, filósofa, periodista y escritora. Pero sobre todo es una firme defensora de los derechos de la infancia. Ha trabajado muchos años para instituciones públicas francesas en el campo de la pedagogía y la educación permanente y ya en España trabaja como consultora y autora de numerosos artículos y varios libros sobre infancia, naturaleza, arte, nuevas tecnologías, dificultades de aprendizaje y participación de niños y niñas en la vida social.

Organiza conferencias y talleres para padres, escuelas y organizaciones. Participó en nuestro último encuentro hablando de una necesidad de los niños que quizá nuestro entorno no esté logrando satisfacer muy bien: el contacto con la naturaleza, el aire libre y el movimiento.

Heike Freire señala y abordar la necesidad que tienen nuestros hijos de estar conectados con la naturaleza. La experta nos contó que “cada vez más sensibilidad hacia este tema. Cuando comparamos la infancia que hemos tenido la mayoría de los padres y madres de hoy y no digamos los abuelos con la que tienen los niños de hoy salta a la vista que pasan mucho más tiempo en lugares cerrados. Van al cole en coche, se pasan mucho tiempo en las extraescolares encerrados, en el colegio por supuesto, los fines de semana en los centros comerciales”.

Heike se felicita de que “la sociedad se está concienciando cada vez más” de la necesidad de los niños de moverse al aire libre y de conectar con la naturaleza. El problema, nos dice, “es cómo hacer unas ciudades más amables para la infancia, unas escuelas mucho más en contacto con la naturaleza, en los patios, en los entornos ajardinados”. Algunas ideas que plantea Heike para conseguirlo, aparte de ir más al campo, son “movilizarse para transformar el patio de la escuela, esos espacios encementados donde no hay una brizna de hierba o crear un grupo de naturaleza en tu barrio para conocer muy bien la naturaleza que hay en las ciudades, que a veces no la vemos”.

El contacto con la naturaleza es fundamental para la salud de nuestros hijos, afirma Heike, que subraya: “este sentido de conexión que se crea a través del contacto y se destruye a través del aislamiento para muchísimos profesionales de la salud es la clave de la salud de la persona a todos los niveles”. Heike nos cuenta que está trabajando “con niños con TDAH en espacios naturales y se consigue que después de pasar algún tiempo en el verde estén mucho más concentrados y atentos”. En definitiva, el contacto con la naturaleza y el movimiento al aire libre “es una prevención para la obesidad, para los trastornos de comportamiento, incluso para la dislexia, porque trabajar la inteligencia espacial a través de actividades que realizan los niños espontáneamente en la naturaleza, como explorar un espacio, es fundamental para desarrollar la inteligencia matemática o el lenguaje”.

Puedes ver la entrevista completa en este vídeo:

Noticias relacionadas