Educar es todo

Mitos sobre los catarros

Ni el pelo mojado, ni andar descalzo en invierno produce catarros

Hay mucho mitos sobre los resfriados. El más extendido es que los catarros se cogen por los pies. La pediatra Lucía Galán nos lo desmonta

Ni el pelo mojado, ni andar descalzo en invierno produce catarros
3
Se lee en minutos
María Dotor

Hay un creencia muy extendida que pasa de padres a hijos y hace que estos, cuando se convierten en padres, sigan pronunciando frases como esta: "Hijo, no andes descalzo que te vas a resfriar". Este artículo tiene un propósito, que tú, que lo estás leyendo, dejes de decírselo a tus hijos y, así, dejes de extender el mito a la siguiente generación.

Cómo se "coge" un catarro

Para poder desmontar el mito de que andar descalzo o ir con el pelo mojado hará que nuestros hijos se resfríen o cojan un catarro, le hemos preguntado a nuestra pediatra de cabecera, Lucía Galán (Lucía, mi pediatra), cómo se coge un resfriado.

"El catarro, la gripe o el resfriado (las infecciones respiratorias) se producen porque entra en nuestro organismo un virus. ¿Cómo entra este virus a nuestro organismo? Por el contacto con otras personas que tienen este virus. El contagio se produce a través de las gotitas de saliva que emitimos al hablar o a través de nuestras manos. Por tanto, no, los virus no se "cogen" por ir descalzos, los virus no entran por los pies".

"Los virus no se "cogen" por ir descalzos. Los virus no entran por los pies"

Lucía Galán

Pediatra

Ahora es cuando tú te haces la siguiente pregunta: ¿Por qué hay, entonces, más catarros en invierno?

¿Por qué hay más catarros en invierno?

Lucía, en su libro 'El gran libro de lucía, mi pediatra', nos da varias razones:

  • Las bajadas de temperaturas hacen que proliferen más determinados virus catarrales, la gente se contagia más y por consiguiente los virus circulan a sus anchas con mucha más libertad y en mayor número que en verano.

  • La gripe que es una enfermedad estacional, toca a nuestra puerta en torno al mes de octubre y no termina de irse hasta marzo.

  • En invierno pasamos más tiempo en sitios cerrados, rodeados de más gente que en verano. Esto facilita la propagación de los virus.

  • Las bajas temperaturas hacen que los cilios, esos pelillos que tenemos en nariz y en vías respiratorias y que sirven de filtro, funcionen de una forma más perezosa, por lo que es más probable que algún virus se les escape y termine en un resfriado común.

El resfriado se "coge" por estar en contacto con una persona resfriada / Freepik

Otros mitos en torno al resfriado

Que andar descalzo o ir con el pelo mojado produce resfriados no son los únicos mito que existe en torno a los catarros y las las gripes. Hay más:

El zumo de naranja evita los resfriados

Lucía Galán se muestra tajante en esto: "El zumo no sube las defensas aunque sea rico en Vitamina C. Como tampoco las suben los jarabes, pastillas, vitaminas u otros remedios caseros".

Los catarros solo se curan cuando nos dan antibiótico

Error. Debemos recordar siempre que los virus nunca se tratan con antibióticos. Solo se tratan con antibióticos las bacterias. Y los catarros, resfriados y gripes son virus. La resistencia a los antibióticos es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial que genera miles de muertes al año en todo el mundo. Si es una gripe, si es un resfriado común, no precisa antibióticos. "Solo si, tras una semana, los síntomas no mejoran, si el estado general empeora o persiste fiebre y malestar pasados unos días, podemos sospechar que quizá se trate de una infección bacteriana, en cuyo caso debéis consultar de nuevo con el pediatra", nos recuerda Lucía Galán.

"Ningún virus se trata con antibióticos, tampoco el resfriado ni la gripe"

Lucía Galán

Pediatra

Estar en una zona con corriente nos resfría

"Los virus no vienen flotando en las corrientes, vienen en las personas con las que interactuamos", nos dice Lucía Galán. Por tanto, de nuevo, no, no es verdad que estar en una corriente nos vaya a resfriar.

Cómo prevenir los resfriados

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades nos da tres pautas para ayudarnos a reducir el riesgo de que nuestros hijos se resfríen:

  • Que se laven las manos frecuentemente con agua y jabón. Si no hay agua y jabón disponibles, usamos un desinfectante de manos a base de alcohol. Los virus que causan los resfriados pueden vivir en las manos; por eso, lavárselas regularmente puede ayudar a protegerlo para que no se enferme.

  • Que no se toquen los ojos, la nariz o la boca si no se han lavado las manos. Es muy común que los virus lleguen a nuestro organismo de esta manera.

  • Mantenerles alejados de las personas que estén enfermas. Las personas enfermas pueden transmitir los virus que causan el resfriado común mediante el contacto cercano con otras personas.

Noticias relacionadas