Polémicas racistas y violaciones

Menores trabajando y porteros sin contrato: multa de 150.000 euros a la discoteca Waka y tres asociadas

El club de Sabadell es conocido por varias denuncias de violación, algunas de menores, y polémicas racistas entre la seguridad y los asistentes

Menores trabajando y porteros sin contrato: multa de 150.000 euros a la discoteca Waka y tres asociadas
2
Se lee en minutos

La discoteca Waka de Sabadell y tres de sus subcontratas han sido multadas por la Inspección de Treball con un importe de 152.174 euros por varios incumplimientos de la normativa laboral. Según ha podido saber EL PERIÓDICO, diario que pertenece al grupo Prensa Ibérica al igual que este medio, los agentes del Departament de Treball de la Generalitat han acreditado que en la discoteca trabajaban habitualmente menores de edad, gran parte de la plantilla de seguridad carecía de contrato y cobraban 'en B' y el incumplimiento de las normas básicas de prevención de riesgos laborales y control horario era generalizado.

El club de Sabadell es conocido por varias denuncias de violación -algunas de menores, como la acaecida este pasado verano- y polémicas racistas entre la seguridad y los asistentes. Según datos del Ayuntamiento de Sant Quirze del Vallès, en el último año Waka fue escenario de 160 actuaciones policiales, 46 agresiones y 36 detenciones, tres de las cuales por denuncias de violación. 

El historial de incidentes, peleas y polémicas de la discoteca Waka -cuyo nombre comercial es Emergen-Disc S.L.- es larga. Hasta el punto de que el Ayuntamiento de Sant Quirze del Vallès ya había solicitado en varias ocasiones a la Generalitat su cierre. La última petición formal fue a raíz de la denuncia de violación de una menor en el interior de la discoteca, la segunda registrada en menos de seis meses. En diciembre del 2021 hubo también altercados masivos, en el que un millar de jóvenes se enfrentaron con la seguridad subcontratada por el club acusándoles de actitudes racistas, después de que un joven de origen colombiano fuera agredido a patadas y puñetazos mientras estaba en el suelo por dos porteros.

Precisamente la Inspección de Treball ha podido acreditar múltiples incumplimientos laborales entre las empresas encargadas de la seguridad. La mayoría de los efectivos trabajan 'en negro'. Los agentes han podido contabilizar hasta 18 empleados sin contrato. Especialmente flagrante el caso de la subcontrata Distribuciones Coralsa S.L., que solo tenía dados de alta en la Seguridad Social tres de sus 16 vigilantes de seguridad. Lo que ya constituiría un presunto delito contra los derechos de las personas trabajadoras y por lo que ha sido notificada la Fiscalía, según afirman fuentes conocedoras de las actuaciones efectuadas en la madrugada del pasado 30 de julio.

Historial conflictivo

Las actuaciones de Inspección sobre la discoteca Waka se concretan bajo la dirección de Roger Torrent al frente de la 'conselleria' d'Empresa i Treball, si bien su antecesor, Chakir El Homrani, ya inició acciones legales ante Fiscalía contra presuntos delitos de odio y discriminación después de que un joven denunciara a través de redes sociales que no lo habían dejado entrar al club por su color de piel.

Los 152.174 euros de propuesta de sanción efectuados por la Inspección de Treball quedan repartidos de la siguiente manera. La discoteca Waka deberá pagar 54.000 euros; Distribuciones Coralsa S.L. unos 91.154 euros; Not Over Yet S.L. unos 3.510 euros y Bull Seguridad S.L. los 3.528 euros restantes.

Noticias relacionadas