LEY DE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD

La jueza libra a un empresario arruinado de Castellón del pago de sus deudas

El hombre intentó llegar a un acuerdo con sus acreedores sin éxito, pero cumplía los requisitos exigidos en la Ley de la Segunda Oportunidad

Imagen de la Ciudad de la Justicia de Castellón.

Imagen de la Ciudad de la Justicia de Castellón. / EPM

1
Se lee en minutos
Sara Ríos

La magistrada del Juzgado de Primera Instancia número 8 de Castellón ha exonerado a un empresario en quiebra del pago de sus deudas que ascienden a 235.942,38 euros al cumplir los requisitos exigidos en la Ley de la Segunda Oportunidad, que supone una alternativa para no lastrar de por vida a las personas que avalaron sus negocios con sus bienes y propiedades personales. 

En el 2003, este vecino montó una sociedad inmobiliaria que llegó a tener una gran facturación hasta que estalló la burbuja inmobiliaria y presentó un concurso de acreedores, según explicó Andrea Olcina de la Asociación de Ayuda al Endeudamiento.

"Con este procedimiento, el beneficiado se aseguraba uno de los dos posibles fines: conseguir una rebaja en la deuda total con unos pagos asumibles, lo que rechazaron la mayoría de bancos, o el perdón total de la deuda", indicaron. "El intento de pagar parte de esa deuda otorga la condición de buena fe al deudor y, por tanto, permite solicitar el perdón del 100% de las deudas al final del proceso", señaló.

Requisitos que marca la Ley de la Segunda Oportunidad

El fallo recoge que el empresario cumplía con todos los requisitos, es decir, la deuda no superaba los 5 millones de euros, que el deudor no tenga antecedentes penales económicos y que había intentado un acuerdo extrajudicial con sus acreedores. La magistrada dictó sentencia concediendo el BEPI (Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho) y cancelando la deuda con sus acreedores, entre otros Caja Rural, Axactor, Frontera Capital o el Ayuntamiento de Castelló.

"El contexto actual que vivimos es desfavorable para muchos empresarios que arriesgan su patrimonio para salvar sus negocios. La Ley de la Segunda Oportunidad supone una alternativa para no lastrar de por vida al empresario tras un cierre de su negocio con deudas, indicaron desde el colectivo.

Ya son 70 las exoneraciones de la Asociación de Ayuda al Endeudamiento en lo que llevamos de 2022. Otras sentencias interesantes recientes son la conseguida el pasado 8 de marzo en Albacete, que cancela deudas de Derecho Público, o la lograda en Valencia el pasado 8 de febrero, que permite conservar la vivienda de los concursados también. Todas están disponibles en su web.

Noticias relacionadas