TRANSPORTES

El autobús se rebela contra el tren gratis del Gobierno por “competencia desleal”

  • La patronal Confebús pide amparo a la CNMC y Bruselas por la inyección de ayudas del Ejecutivo a un operador público como Renfe en plena crisis.

  • CCOO y UGT se suman a la presión y reclaman extender la gratuidad al transporte de carretera en rutas en que coincida con el tren.

Autobuses aparcados en una estación de transportes.

Autobuses aparcados en una estación de transportes. / Confebús

4
Se lee en minutos

En plena crisis energética y con los precios de los combustibles disparados, el Gobierno ha incluido como parte de su escudo anticrisis medidas para incentivar el uso de transporte público. El Ejecutivo primero anunció ayudas directas para cubrir la mitad del coste de abonos transporte y acabó reforzando la medida hasta alcanzar la gratuidad de algunos bonos de tren.

Desde el 1 de septiembre y hasta fin de año, todos los billetes de varios viajes de Renfe para los servicios de Cercanías, Rodalies y rutas de media distancia serán gratis para los viajeros porque se cubrirá su coste con dinero público. Las estimaciones del Ejecutivo contemplan que la medida servirá para elevar en torno a un 15% el número de viajeros de estos servicios. El escenario ideal sería que estos nuevos usuarios de tren lo fueran porque dejan de utilizar su coche privado, pero desde el sector del autobús se teme que una parte importante proceda de sus clientes habituales.

La gratuidad de los abonos de tren que se incluyen en la medida del Gobierno podría suponer una pérdida de viajeros del transporte en autobús de entre el 17 y el 20% durante los últimos cuatro meses del año, según las estimaciones de la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebús), que ha empezado a movilizarse contra lo que consideran un agravio y una discriminación.

“Esta medida supone un agravio comparativo y una doble discriminación. Por un lado, da un tratamiento diferenciado a los territorios que tienen ferrocarril sobre los que no lo tienen. Y por otro, prima a un modo de transporte frente al autobús, que es el transporte que más viajeros mueve y mayor número de poblaciones conecta diariamente en nuestro país”, se quejan desde la patronal de las compañías de autobús.

Batalla legal

Confebús denuncia que el reparto de estas ayudas directas a un operador público como es Renfe puede suponer una práctica de “competencia desleal” frente a las empresas privadas de su sector, que también prestan un servicio de transporte público pero sin que sus viajeros puedan acceder a él de manera gratuita como sucederá en algunas rutas de tren que compiten directamente con las de autobús.

La patronal del autobús ha empezado a rearmarse ante la posibilidad de abrir una batalla legal contra la medida del Gobierno, contratando un despacho de abogados para analizar la estrategia y empezándose a movilizar en busca de amparo legal tanto en España como en Bruselas.

La Confederación mantiene ya contactos con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para abordar la posible práctica de competencia desleal dado que el Gobierno pretende compensar a una empresa pública pagando el 100% del coste de su servicio. Y, en paralelo, también ha iniciado gestiones directas con la Comisión Europea por la posible vulneración de las reglas de ayudas aplicables a los servicios públicos, especialmente al tratarse de un operador de titularidad estatal como Renfe.

“Este anuncio es un palo en la rueda de un sector estratégico y que garantiza en muchos territorios, especialmente de la España rural y más despoblada el derecho fundamental a la movilidad y el acceso a servicios básicos del Estado del Bienestar, como son la educación, la sanidad y el trabajo”, apunta Rafael Barbadillo, presidente de Confebús, que subraya que la medida llega además en un momento en que el sector ya está sufriendo en su negocio la subida del precio de los carburantes y cuando aún no se ha recuperado del golpe de la pandemia. Según la patronal, desde 2020, han desaparecido más de 280 empresas de autobús y las 2.857 que siguen operativas se ven lastradas por la deuda acumulada.

Ayudas para todos

Patronal y sindicatos están haciendo frente común para presionar al Gobierno y conseguir que amplíe las ayudas también al sector del autobús. “Si la medida no se amplía a todo el sistema de transporte público tendrá unas consecuencias nefastas para las empresas de transporte de viajeros por carretera y para el empleo ya que se desplazará la demanda en todos los corredores coincidentes con el ferrocarril, demanda que será difícil de recuperar una vez que se haya eliminado la medida”, advierten desde Confebús.

Los sindicatos CCOO y UGT se han sumado a la presión y han mantenido contactos con el Ministerio de Transportes con el objetivo de ampliar la gratuidad de los billetes a otros medios de transporte. En sendos comunicados, las centrales sindicales han mostrado su temor a que las ayudas concedidas al tren pueda acabar provocando ajustes de empleo en las empresas de autobús afectadas por la pérdida de viajeros absorbidos por Renfe.  

Noticias relacionadas