Resultados empresariales

CaixaBank gana 1.573 millones, el 17% más, por la actividad comercial y la reducción de costes

Los resultados de la entidad se reducen en un 62% hasta junio al compararse con un periodo con un efecto contable positivo por la absorción de Bankia

MADRID, 06/08/2021.- Sucursal de CaixaBank, este viernes, en Madrid. EFE/Fernando Alvarado

MADRID, 06/08/2021.- Sucursal de CaixaBank, este viernes, en Madrid. EFE/Fernando Alvarado

5
Se lee en minutos

El Grupo CaixaBank obtuvo un beneficio atribuido de 1.573 millones de euros en el primer semestre de 2022, lo que supone un 17,1% más respecto al mismo periodo del ejercicio si se compara con perímetros homogéneos. Esta evolución se basa en una fuerte actividad comercial, que permite compensar la reducción del margen de intereses con ingresos por servicios, así como en la reducción de costes por ahorros de la fusión con Bankia y las menores dotaciones a provisiones.

Teniendo en cuenta los impactos generados por la integraciónel resultado cae un 62,4% en tasa interanual, ya que en el primer semestre de 2021 el resultado fue de 4.181 millones de euros, que incluía una aportación positiva a efectos contables de 4.300 millones por el fondo negativo de comercio.

Al término del primer semestre, el Grupo CaixaBank cerró con 704.505 millones de euros de activo total, con lo que se afianzó su liderazgo en el mercado español. La rentabilidad (ROTE a 12 meses sin extraordinarios de la fusión) llega al 7,9% y la ratio de eficiencia se sitúa en el 56,1%.

Hipotecas y créditos al consumo

El consejero delegado, Gonzalo Gortázar, destaca el cierre de un primer semestre "muy positivo, combinando la fase final del proceso de integración con Bankia con un fuerte crecimiento de la actividad comercial”. En este sentido destaca que la nueva producción en hipotecas ha crecido un 58%, la financiación al consumo ha subido un 21% y la nueva producción de créditos a empresas y banca corporativa un 57%. A su vez, los recursos de clientes, y pese a la volatilidad de los mercados, se han incrementado en 20.000 millones de euros en suscripciones netas en seguros, activos bajo gestión y depósitos, subraya.

Los resultados del primer semestre, que se comparan con la suma proforma de Bankia y CaixaBank en el mismo periodo del año anterior sin tener en cuenta los extraordinarios de la fusión, muestran estabilidad de los ingresos a pesar del descenso del margen de intereses (-3,6%) derivado del entorno de tipos de interés negativos hasta mediados del semestre.

Los ingresos por dividendos descienden un 13,5% hasta los 131 millones de euros e incluyen, sobre todo, los abonados por Telefónica y BFA, la matriz de Bankia, por 38 y 87 millones de euros, respectivamente (51 y 98 millones de euros en 2021). Los resultados de entidades valoradas por el método de la participación bajan un 48,4% tras la venta de Erste Group Bank, mientras que los ingresos de operaciones financieras se incrementan.

Las comisiones bancarias recurrentes se mantienen estables (+1,1%, interanual) debido, principalmente, a una mayor transaccionalidad y al crecimiento de las operaciones de medios de pago, que compensan la caída de ingresos derivada de la unificación de los programas de Bankia y CaixaBank de fidelización de clientes.

Menos costes

La entidad logró, además, en el primer semestre reducir los gastos de administración y amortización recurrentes un 5,6% interanual por las sinergias de la fusión. Los costes de personal disminuyen un 7,5% por la salida voluntaria de profesionales en el marco del acuerdo laboral.

La estabilidad en los ingresos complementada con la reducción de los gastos dio lugar a un aumento del margen de explotación sin extraordinarios del 10%. Este crecimiento se eleva al 17,1% en el caso de los beneficios después de que se redujeran un 16,8% las provisiones para insolvencias, hasta los 376 millones de euros.

La ratio de morosidad, que se reduce en lo que va de año, ha cerrado el semestre en el 3,2%, el nivel más bajo desde diciembre de 2008, frente al 3,6% del cierre de 2021 y el 3,5% de marzo pasado. Los fondos para insolvencias se sitúan a cierre de junio en 8.126 millones de euros y la ratio de cobertura se incrementa hasta el 65% (8.625 millones y 63% a cierre de 2021, respectivamente).

Los saldos dudosos descienden hasta los 12.424 millones de euros tras la buena evolución de los indicadores de calidad de activo y la gestión activa de la morosidad. Se reducen 1.209 millones de euros en el año y 937 millones en el trimestre. Con todo ello, el coste del riesgo de los últimos 12 meses se ha situado en el 0,23%.

En el ámbito comercial, ha destacado en el semestre la positiva evolución de la producción de seguros, apoyada por la oferta de productos MyBox, que se ha reflejado en un crecimiento interanual del 25% en las primas de seguros vida-riesgo y del 44% en las pólizas de no vida.

También ha tenido un importante crecimiento la nueva producción de hipotecas (+58%, interanual), que ha llegado a los 5.928 millones de euros, con un último trimestre récord que ha alcanzado un volumen de 3.806 millones. Asimismo, la nueva producción de financiación al consumo aumenta un 21%, hasta los 5.142 millones, y la nueva producción de crédito a empresas y banca corporativa crece un 57% interanual.

Con todo ello, el saldo de crédito sano (excluyendo los saldos dudosos) se sitúa en 351.012 millones, con un crecimiento del 3,2% en el año y del 3% en el trimestre. Destaca el crecimiento en hipotecas del 0,4% en el trimestre por primera vez desde hace al menos diez años. El crédito al consumo, crece un 2,6% respecto a diciembre y un 1,9% en el trimestre. También destaca la buena evolución de la financiación a empresas (+5% y +4,2%, respectivamente). A cierre del semestre, la cuota de mercado en crédito a empresas en España alcanza el 23,9%, tras aumentar 13 puntos básicos desde diciembre.

Los recursos de clientes ascienden a 624.087 millones de euros a 30 de junio (+0,7% en el año), impactados por la estacionalidad habitual positiva del ahorro a la vista a finales del segundo trimestre y la volatilidad de los mercados en 'unit linked' y activos bajo gestión.

La ratio de solvencia CET1 es del 12,4% (12,2% sin aplicación de los ajustes transitorios de IFRS9). Esta cifra, que está también por encima del mínimo requerido, está por debajo del 13,1% del cierre de 2021 por la deducción total del programa de recompra de acciones, que está en ejecución y que puede alcanzar un máximo de 1.800 millones de euros.

Noticias relacionadas