INMOBILIARIA

Merlin completa su cambio de “analógico a digital” y mejora sus previsiones para 2022

  •  La inmobiliaria del Ibex-35 prepara un dividendo extraordinario de 0,75 euros por acción, tras la venta histórica del porfolio de sucursales bancarias alquiladas a BBVA

  • La compañía liderada por Ismael Clemente mejora ligeramente su expectativa de beneficio operativo y dividendo para 2022

El consejero delegado de Merlin Properties, Ismael Clemente

El consejero delegado de Merlin Properties, Ismael Clemente

2
Se lee en minutos

Todos son buenas noticias en Castellana 257, cuartel general de la inmobiliaria del Ibex-35 Merlin Properties. La compañía liderada por Ismael Clemente cierra un primer semestre histórico después de la venta a BBVA su cartera de 662 sucursales bancarias alquiladas a la propia entidad por 1.987 millones de euros. El próximo 18 de agosto Merlin repartirá un dividendo extraordinario de 0,75 euros por acción, más de 350 millones de euros, fruto de la plusvalía obtenida de la gran operación.

Una vez cerrada la transacción con BBVA, Merlin se ha volcado en su Plan Mega, el desarrollo de 4 centros de datos en Madrid, Barcelona, Bilbao y Lisboa. Con este desarrollo se cumple lo que Clemente describió como el paso de una compañía con activos analógicos a otra con activos digitales. Mega es la gran apuesta de la cotizada, que ya cuenta con licencia de obra en Madrid y Barcelona y ya ha comenzado las obras del centro en el País Vasco.

Merlin cierra la primera mitad del año con un aumento de sus rentas like-for-like del 7,1%. Su ocupación media sigue creciendo, hasta situarse en el 95,1%, y su beneficio operativo se eleva un 19,5%. La compañía del Ibex-35 cierra el semestre con unos ingresos totales por alquileres de 222,6 millones de euros y un beneficio de 491,6 millones.

Estos buenos datos sitúan el valor neto de los activos de la compañía en 17,1 euros por acción, frente a los cerca de 10 euros en los que cotiza. A nivel bursátil, Merlin está plana en lo que va de 2022, con una revalorización del 3%; aunque con una alta volatilidad que le ha situado desde un +14% hasta un -13%.

Reducción de deuda

La compañía ha aprovechado la plusvalía de la operación con BBVA para reducir su apalancamiento, que una vez repartido el dividendo se situará en el 30,4%. Con ese capital repagaron 2.068 millones de deuda bruta: 670 millones de un préstamo hipotecario vinculado a la cartera, 850 millones de deuda sindicada y 548 millones de la cancelación de un bono que vencía este año. En materia de sostenibilidad, la Socimi ha cerrado la reconversión de todos sus bonos a verdes, lo que supone un ahorro en los costes de financiación.

Las oficinas de la cartera de Merlin han experimentado un muy buen semestre, con un aumento de la ocupación de 1,26%, hasta situarse en el 90,4%. En logística la compañía está completa, con solo un 0,8% de la superficie sin ocupar, una cantidad insignificante. Los centros comerciales no experimentaron grandes cambios que incluyan en la cuenta de resultados de la compañía, aunque sí en la de sus inquilinos, con una fuerte recuperación de las afluencias y de las ventas.

En desinversiones, además del porfolio Tree, la compañía vendió cuatro edificios de oficinas, que suman 33.783 metros cuadrados; un local comercial y una participación minoritaria en un edificio de oficinas. Sus inversiones se han centrado en la construcción de naves logísticas, los centros de datos y la puesta en marcha del Plan Landmark, diseñado para reformar edificios en Madrid, Barcelona y Lisboa.

Noticias relacionadas
Temas

Bolsa