CRISIS ENERGÉTICA

El Gobierno rechaza el plan de Bruselas: "No nos pueden exigir un sacrificio sobre el que ni siquiera nos han pedido opinión"

  • La vicepresidenta Ribera se planta y descarta racionar el consumo “pase lo que pase”, criticando el intento de la Comisión Europea de imponer “sacrificios” por igual a todos los estados miembros

  • Pone en valor las inversiones pagadas por los consumidores para garantizar el suministro con seis plantas regasificadoras. “A diferencia de otros países, no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades en materia energética

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en una entrevista con EFE, en una imagen de archivo. EFE/JUAN CARLOS HIDALGO

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en una entrevista con EFE, en una imagen de archivo. EFE/JUAN CARLOS HIDALGO

4
Se lee en minutos

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha manifestado este miércoles su rechazo a la propuesta de la Comisión de recortar el consumo de gas y así lo defenderá el próximo martes en el Consejo Europeo de Energía en Bruselas. "Defendemos los valores europeos pero no nos pueden exigir un sacrificio sobre el que ni siquiera nos han pedido opinión. Los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades desde el punto de vista energético, somos solidarios y lo seguimos siendo", ha advertido Ribera, algo que ha sonado a venganza hacia los países del norte de Europa tras la crisis económica.

La Comisión Europea ha presentado este miércoles su propuesta de escudo de defensa, que contempla que los países miembros se lancen a recortar el consumo de gas con el objetivo de reducirlo un 15% entre el 1 de agosto y el 31 de marzo del próximo año, a excepción de aquellos países con baja interconexión, como es el caso de España, que podrían rebajarlo al 10%. Un ahorro de consumo de gas que en principio sería voluntario, pero que se convertiría en obligatorio si se cumple el peor de los escenarios y Rusia corta de manera brusca y total el suministro de gas. 

El plan de Bruselas, denominado 'Ahorrar gas para un invierno seguro', pasa por que el ahorro de energía afecte a todos los consumidores: Consumidores, administraciones públicas, hogares, propietarios de edificios, suministradores de gas e industria. Todos. Y la idea es que se aplique a todos los países por igual. Un ‘café para todos’ que está levantando ampollas en España, en su sector energético, en la gran industria y también en el Gobierno. 

La ministra ha insistido en la idea de que "España ha hecho los deberes pagando de manera constante y mucho más que los socios europeos" , por ello, ha querido mandar un mensaje de respaldo a los hogares y la industria española. "Pase lo que pase en unos días que serán claves y conscientes de que España tiene un papel fundamental porque es puerta de entrada de más del 30% del gas natural licuado de la Unión Europeo. Es clave destacar una idea fundamental: pase lo que pase las familias españolas no sufrirán cortes de gas ni luz y pase lo que pase España va a defender a su industria", ha añadido Ribera, quien ha afeado a la Comisión Europea no haber contado con el debate del Consejo Europeo en la elaboración de la propuesta.

Desde el Gobierno y el propio sector energético e industrial español se subraya que para España no hay riesgo de seguridad de suministro por baja dependencia del gas ruso y por la diversificación de los países de origen de las importaciones, por el enorme parque de seis plantas regasificadoras en el país (un tercio de la capacidad de regasificación de toda la UE) y por el esfuerzo que se está realizando en España para llenar los almacenes de gas incluso por encima del ritmo que pide Bruselas. 

"Somos solidarios, pero no se nos puede pedir un esfuerzos desproporcionado. Nuestra capacidad de almacenamiento está en más del 80% y la del resto de Europa entorno al 50%", ha asegurado. Frente a la enorme dependencia del gas ruso que tienen algunos países del centro y el norte de Europa, España cuenta con una situación privilegiada por su baja exposición a la compra de gas ruso y por contar con seis plantas regasificadoras en las que se concentra un 34% de la capacidad de regasificación de la UE y un 44% del almacenamiento del gas natural licuado (GNL), el que viene en barco.

Ribera ha añadido que la propuesta de Bruselas podría ser "un punto de partida" pero no "un punto de llegada" para poner en marcha medidas pero con el consenso de todos los países ante una "ausencia clara de diálogo, clamorosa, que debe ser corregida cuanto antes". "Lo primero que uno debe hacer cuando necesita apoyo y ayuda es trabaja con aquellos a quienes pide apoyo y ayuda", ha insistido Ribera, quien incluso ha planteado que "un asunto tan importante como este merece la atención de los jefes de Estado y de Gobierno y no solo de los ministros de Energía", ha añadido. "Reducir de forma homogénea sin tener en consideración cual es el mix, que por cierto es responsabilidad de cada Estado Miembro desde el punto de vista de los impactos. Si la UE debería renunciar al 15% de la demanda España, Francia y Portugal contribuirían manteniéndose en un crecimiento cero", ha defendido.

La vicepresidenta ha insistido en que "España va a ser solidaria con el resto de Europa", pero no de cualquier manera sino a través del uso de sus infraestructuras para poder aportar gas al resto de países, pero no a costa de los consumidores domésticos e industriales. Según la vicepresidenta, en el último mes más del 20% del gas importado se ha exportado a otros Estados Miembros. "No aceptaremos propuesta que nos hagan sufrir por encima de lo que se exige a otros socios", ha añadido.

Noticias relacionadas