MADRID

"Cambio piso en Móstoles por licencia VTC": la regularización diseñada por Ayuso engorda aun más la burbuja

Pegatina que lucen los vehículos VTC en Madrid, donde están la mitad de las licencias. 

Pegatina que lucen los vehículos VTC en Madrid, donde están la mitad de las licencias.  / EPE

  • El precio de los permisos de vehículos de transporte con conductor crecen un 30% en apenas cuatro meses: se transfieren entre 78 y 80.000 euros

  • El Gobierno de Ayuso lleva hoy a la Asamblea el proyecto de Ley que garantiza el 'statu quo' de las 8.421 licencias

  • Los taxistas, que se manifestaron ayer, tachan la normativa de "aberración" y acusan a la presidenta de querer "acabar con el taxi a medio plazo"

6
Se lee en minutos

"Cambio piso reformado de dos habitaciones en el centro de Móstoles por licencia VTC: ventanas de climalit, tarima... Obviamente también una cantidad de dinero (abstenerse ofertas absurdas). Está valorado en unos 110.000 euros". Este es uno de los 226 anuncios que se pueden encontrar en el portal Milanuncios.com sobre la compra-venta de licencias VTC en España, la mayoría de ellas en Madrid. 

La regularización del sector planeada por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso en forma de proyecto de ley y que hoy se someterá a votación de lectura única en la Asamblea de Madrid ha engordado aún más la burbuja que ya experimentaba el sector. 

Si hace cuatro meses las licencias cotizaban entre 58.000 y 67.000 euros, ahora se venden entre 78.000 y 80.000 euros, según explican a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA varios vendedores e intermediarios. Eso supone un aumento de cerca del 30% en apenas 120 días.

"Como en Madrid el Gobierno va a proteger a las VTC y van a poder seguir haciendo servicios urbanos, algo que con la Ley Ábalos no iba a ser posible desde octubre, se han incrementado mucho su valor", razona Marcelo Navarro, un profesional que se dedica a la compra-venta de licencias por parte de empresas y particulares, y que recuerda que antes de que Isabel Díaz Ayuso entrara a gobernar en agosto de 2019 los permisos de transporte con conductor valían 30.000 euros. 

"Ahora mismo lo tengo todo cogido, tenía varias licencias, pero están ya reservadas. Tengo lista de espera, mándame un WhatsApp y te apunto", explica al teléfono otro intermediario que cifra el valor de sus licencias en 80.000 euros. "Los Gobiernos de Madrid y Andalucía van a dejar trabajar, así que van a seguir subiendo", añade otra persona que se dedica a la compraventa y que compara las fluctuaciones de este sector con el mercado de los bitcoins. 

Lista para transferir

"Vendo VTC de la Comunidad de Madrid lista para transferir 78.000 euros", reza uno de los anuncios del portal de compra-venta. Hay incluso hay empresas que venden los permisos dando posibilidad de financiarlos. "Se vende licencia de VTC definitiva Comunidad de Madrid en 80.000 euros. Nuestra empresa cuenta para ello con una línea financiera que apoya a los emprendedores, promoviendo de esta manera la financiación y mejorando el acceso a préstamos", asegura el anuncio. 

La nueva regulación de Madrid permitirá que sigan circulando los 8.361 vehículos con conductor, manteniendo el statu quo que tenían hasta ahora. Es decir, seguirán sin poder acceder a las condiciones reservadas en exclusiva para el taxi, como la recogida en la calle o las paradas específicas, pero "sin introducir restricciones adicionales, como la exigencia de un tiempo mínimo de precontratación o la necesidad de volver a la base tras cada servicio".

El proyecto de Ley viene a dar respuesta al decreto Ábalos (Real Decreto-ley 13/2018). Tras las protestas del sector del taxi, el entonces ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana desarrolló a finales de 2018 una norma por la que prohibía a las licencias VTC realizar trayectos urbanos más allá del 1 de octubre de 2022, lo que abocaba al sector a su práctica desaparición, pero a la vez transfería las competencias a las comunidades para que las regularas. 

Ahora Madrid, donde están la mitad de las 17.604 licencias del país, será la primera comunidad en ponerle el cascabel al gato, aunque Andalucía también ha anunciado su intención de mantener sus condiciones como hasta ahora. 

"En la Comunidad de Madrid convivirán todos los modos de transporte", razonan desde la Consejería de Transportes del Gobierno de Ayuso, donde insisten en que su apuesta es por "garantizar la mejor y más completa oferta de transporte a los madrileños, fomentar la actividad económica, el empleo y la competencia". 

Masiva manifestación

Desde el sector del taxi se han lanzado en tromba contra el proyecto y ayer protagonizó una masiva manifestación por el centro de la capital, donde los taxistas acusaron al Gobierno regional de "venderse" a las VTC con una norma que es "aberración". 

Los trabajadores del taxi aparcaron sus vehículos en el carril central del paseo del Prado entre la plaza de Neptuno y la plaza de Cibeles y marcharon a pie por la calle de Alcalá con destino a la Puerta del Sol, frente a la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, presidida por una pancarta con la leyenda "Por el cumplimiento de la ley. 1 VTC/30 taxis. No más VTC".


Taxistas durante la protesta de ayer en el centro de Madrid para mostrar su rechazo al proyecto de ley que regulariza a las VTC.



/ EPE

La nueva Ley es un "traje a medida para cuatro oportunistas" que cuentan con "miles de autorizaciones" de VTC que están dando un servicio "como si el taxi se tratara", pero sin sus "obligaciones e instrucciones", denunció el presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Julio Sanz, mientras cientos de taxis colapsaban la ciudad. "Si pretenden que se puedan convivir, deben diferenciarse", añadió Sanz, que acusó a Ayuso de "querer acabar con el taxi a medio plazo".  

Los taxistas de Madrid son los más afectados de hecho por la llegada de plataformas como Uber o Cabify, ya que por cada dos taxis hay una licencia VTC, cuando lo que establece la ley es que hubiera un permiso de vehículo por conductor por cada 30 taxis.

Desde la Comunidad de Madrid tratan de rebajar la tensión asegurando que están "trabajando ya" en la modificación del reglamento del taxi "para eliminar", en la medida de lo posible, las restricciones normativas que "supongan un lastre para la competencia y el desarrollo futuro del sector". 

"Esta modificación contará con la participación del sector del taxi, por lo que la Administración regional, como no puede ser de otra manera, llevará a cabo diferentes reuniones con el sector con el objetivo de llegar a un consenso con la patronal y proteger a todas las familias que dependen del taxi", precisan fuentes de la Consejería de Transportes.

Entretanto, el PP necesita hoy que Vox dé su apoyo a la tramitación y, aunque en los últimos tiempos se habían mostrado a favor de dar su apoyo, esta semana la formación liderada por Rocío Monasterio ha dejado su respaldo en el aire al criticar que se apruebe la ley en lectura única, lo que evita que puedan introducirse enmiendas.

"Si finalmente no se aprueba, el precio bajará, obviamente", expresa Marcelo Navarro, que intuye que Vox quiere ganarse con su postura el apoyo del sector del taxi.

En Andalucía, donde el actual gobierno de PP y Ciudadanos también ha anunciado su intención de mantener las condiciones de la VTC -es la segunda comunidad con más permisos, más de 3.200-, la burbuja también sigue inflándose. "En Málaga, además, casi no hay licencias", cuenta Mohammed, que vende su licencia con vehículo (Un Volkswagen Saran) por 98.000 euros.

Mientras elaboran una nueva normativa, otras comunidades como Valencia o Cataluña sí han tratado en los últimos tiempos de establecer restricciones a estos vehículos a través de decretos ley, como imponer un periodo mínimo de precontratación de 15 minutos.

Noticias relacionadas