CRISIS ENERGÉTICA

La gran industria pide doblar hasta 500 M las ayudas para bajar su factura de luz

El Gobierno acaba de autorizar 244 millones para compensar a la industria los costes de emisiones indirectas de CO2, pero los grandes grupos electrointensivos reclaman ya duplicar las ayudas del próximo año.

Una foto de archivo de un poste de electricidad.

Una foto de archivo de un poste de electricidad.

3
Se lee en minutos

El Gobierno incluyó en el macrodecreto contra el impacto económico de la guerra en Ucrania medidas para aliviar a la gran industria el golpe de la subida de precios de la energía. Un guiño que llegaba en el peor momento de la crisis energética y que incluía ayudas rebajas en la parte regulada de la factura de los grupos industriales y un aumento de las ayudas directas que acaban de concretarse

El Consejo de Ministros de esta semana aprobó formalmente elevar hasta 244 millones las compensaciones a la gran industria de los costes de emisiones indirectas de CO2 correspondientes al año pasado, 65 millones más de lo marcado inicialmente. Se trata del máximo que permitía la Comisión Europea al Ejecutivo repartir entre los grupos industriales.

Grandes grupos industriales con un consumo intensivo de electricidad -para algunos la factura eléctrica representa el 50 o el 60% del total de sus costes de producción- reconocen el esfuerzo que ha hecho el Gobierno llevando las ayudas al límite marcado por Bruselas, pero anticipan que el desembolso tendrá que duplicarse el año próximo para compensar el coste disparado de los derechos de emisión de CO2 durante este ejercicio y que el esfuerzo ha de mantenerse en los próximos años.

Desde la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía (AEGE) se reclama al Gobierno que maniobre para conseguir ya que la Comisión Europea levante ese tope de ayudas directas. Según sus primeras estimaciones, la compensación por los costes indirectos de CO2 tendría que situarse el próximo año entre los 450 y los 500 millones de euros, apunta el director general de la asociación, Fernando Soto.

La patronal de los electrointensivos, que agrupa a una treintena de gigantes industriales como ArcelorMittal, Acerinox, Sidenor, Sener, Ferroatlántica o Tubos Reunidos, urge al Ministerio de Industria a que contrate ya a un experto independiente para realizar los cálculos necesarios sobre el impacto del alza del precio de los derechos de emisión de CO2 y que tramite la petición a Bruselas para elevar el importe de las ayudas que se repartirán en 2023 para compensar los costes de este año.

Otras medidas del macrodecreto

“Estas ayudas muestran el compromiso del Gobierno con los sectores industriales electrointensivos y permiten mejorar su competitividad, reforzar sus capacidades industriales y el empleo”, subrayaba esta semana la ministra de Industria, Reyes Maroto. “La incertidumbre provocada por la guerra está generando tensiones en las cadenas de valor a nivel mundial y un encarecimiento de los precios energéticos que están afectado a la industria y para garantizar su competitividad desde el Gobierno hemos aprobado un paquete de medidas de apoyo a los sectores industriales afectados para garantizar un precio de energía competitivo por un importe cercano a los 500 millones de euros”.

Además de aumentar las compensaciones por el CO2, el Gobierno incluyó en el macrodecreto otras medidas para contener el golpe de la escalada de costes energéticos de la industria, que tradicionalmente suponen para las compañías industriales españolas un lastre para la rentabilidad y para su capacidad de competir con rivales europeos.

El Ejecutivo también está aplicando una rebaja temporal del 80% de los peajes que pagan unas 600 empresas electrointensivas en su factura eléctrica, con un coste de 225 millones que sufragará el Ministerio para la Transición Ecológica con un crédito extraordinario que inyectará a las cuentas del sistema eléctrico. Desde AEGE se reclama que la medida no se aplique sólo hasta final de año y que se mantenga de manera permanente en próximos ejercicios, como ya se aplica en Francia y Alemania a sus grupos industriales.

La rebaja temporal del 80% de los peajes que se incluyen en la factura (con los que se pagan las inversiones en redes eléctricas de distribución y de transporte) se suma a la bonificación, ésta sí permanente, del 85% de los cargos del recibo (con los que se financian la retribución a las renovables reguladas, la deuda del sistema y los sobrecostes de los territorios extrapeninsulares) que perciben todos los consumidores electrointensivos.

Además, entre las medidas del decreto del Gobierno también se incluye un programa de ayudas directas por 125 millones de euros para unas 1.600 empresas industriales que son consumidores intensivos de gas natural.  

Noticias relacionadas