PERTE DE LOS MICROCHIPS

¿Qué es un PERTE y por qué es tan importante el de los semiconductores y microchips?

El Gobierno busca transformar la economía española invirtiendo en el desarrollo y fabricación de estos componentes tecnológicos esenciales para la industria mundial

Planta de producción de semiconductores de Bosch en Alemania.

Planta de producción de semiconductores de Bosch en Alemania.

3
Se lee en minutos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está centrando su participación en el Foro Económico Mundial de Davos en un objetivo: proyectar las oportunidades de España como foco de inversión en proyectos relacionados con el diseño y la fabricación de microchips. Un propósito que responde a la reciente aprobación por parte del Ejecutivo de un PERTE de 11.000 millones de euros sobre microchips y semiconductores con cargo a los fondos 'Next Generation EU'; es decir, un proyecto de inversión con financiación europea para potenciar la producción nacional de estos elementos tecnológicos.

PERTE son las siglas de 'Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica'. Se trata de planes de colaboración público- privada desarrollados para transformar la economía española como respuesta al impacto de la crisis del coronavirus y la guerra de Ucrania. Estos proyectos, nacidos al amparo del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, tratan de aunar los esfuerzos de las administraciones públicas, empresas privadas y centros de investigación para potenciar y renovar distintos sectores de la economía en busca de un futuro más rentable y sostenible.

Los PERTE suponen inversiones y reformas orientadas al crecimiento económico y la creación de empleo, así como a la integración de las pequeñas y medianas empresas (pymes) en proyectos de investigación. Para ello, se han dividido en distintos sectores como el desarrollo de vehículos electrificados, las energías renovables, la economía circular o la salud de vanguardia; todos ellos con el objetivo común de la transformación ecológica y digital como telones de fondo.

La importancia estratégica de los semiconductores

En el caso de los microchips y semiconductores, se trata del mayor PERTE por inversión pública de los anunciados por el Ejecutivo. La cuantía de la dotación, de 11.000 millones de euros (casi un tercio del total de los fondos 'Next Generation'), así como la implicación de Sánchez en la atracción de inversión extranjera, ofrecen una idea precisa de la importancia estratégica de estos elementos tecnológicos en la economía. El objetivo del Gobierno es reforzar la autonomía industrial y estratégica de España en un contexto de colapso de la cadena de suministros como consecuencia de la pandemia y la guerra de Ucrania, que ha dado lugar a una profunda escasez global de estos componentes, sobre todo en el sector automovilístico.

Pero, ¿por qué son tan cruciales estos compuestos? Un semiconductor es todo material que puede ejercer como conductor y como aislante, permitiendo o bloqueando el paso de la corriente eléctrica; mientras que los microchips son estructuras compuestas por semiconductores sobre las que se disponen circuitos electrónicos integrados. Se trata de elementos esenciales para la producción de múltiples sectores industriales, especialmente el electrodoméstico, el tecnológico y el automovilístico, que son los que más están sufriendo su carencia.

En palabras del propio Pedro Sánchez durante la aprobación del PERTE, los microchips y semiconductores tienen una "importancia geoestratégica" crucial en un "contexto de transformación digital" que afecta a la práctica totalidad de las empresas. El desabastecimiento es una amenaza de primer grado para la economía mundial, pues supone un 'cuello de botella' que afecta directamente a la producción de coches, ordenadores, electrodomésticos, dispositivos móviles y aparatos de uso médico, entre muchos otros, e indirectamente a todo el resto de industrias que requieren de ellos para fabricar sus productos.

La inversión en el desarrollo de estos y otros elementos tecnológicos es, por tanto, un movimiento estratégico alineado con el plan europeo a largo plazo, que persigue posicionar a Europa como potencia en la producción de semiconductores frente al casi monopolio asiático actual de este mercado (80% del total). Para avanzar en este objetivo, Pedro Sánchez se está reuniendo en Davos con los ejecutivos de multinacionales como Intel, Qualcomm, MicronCisco para tender puentes y destacar las ventajas que ofrecerá España a partir de las ayudas públicas vinculadas al PERTE.

Noticias relacionadas