NUEVO SINDICATO DE AUTÓNOMOS

Los editores se rebelan contra la explotación de los 'youtubers': "Ganan mucho y pagan una miseria"

El ’youtuber’ conocido como Xokas hablando de cuánto le paga a su editor

El ’youtuber’ conocido como Xokas hablando de cuánto le paga a su editor / El Xokas / Youtube

  • El 38% de estos trabajadores cobra menos de 500 euros al mes y, de los que viven de editar, un 40% cobran en negro

  • El grupo en el que se han sindicalizado ya cuenta con casi 500 personas

  • "El problema ha sido más de no tratarme como a un ser humano que económico", asegura una editora

13
Se lee en minutos

El 9 de marzo, un editor de vídeo llamado ZGM_edits compartió una conversación con un 'youtuber' que le sugería hacer vídeos para TikTok, una red social de vídeos cortos, a razón de setenta céntimos la pieza.

"Necesito una persona que saque clips de mi Twitch [plataforma de vídeo en directo] y que ponga texto en ellas", decía el mensaje. "Tenía una persona que hacía todo esto por 0,5€ pero se le rompió el ordenador, aunque con el móvil también se pueden hacer. Tal vez podemos encontrar un acuerdo alrededor de los 0,7€, ya que son vídeos de 20-30 segundos".

El 15 de marzo, solo seis días después, Juan Hernández —conocido en redes como Anujbost— hizo un llamamiento a todos los editores de vídeo para organizarse colectivamente y defender sus derechos frente a los "salarios miseria" y la "explotación laboral".

"La explotación de editores existe desde que los 'youtubers' requieren de ellos. Son casos muy típicos. Es un sector de gente muy joven que empezó a editar por las risas y a quienes han terminado timando, pagándoles muy poco o no pagándoles. Y hay gente que cobra muchísimo cada mes y les paga una miseria. No tiene sentido", cuenta Hernández a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

Los editores son profesionales en la sombra detrás de muchos grandes canales de YouTube

"El punto determinante fue el caso del chico que ofrecía setenta céntimos por un TikTok, que decía que al pakistaní que tenía antes se le había roto el móvil. Le invitamos al 'stream' y fue increíble: justificó pagar una miseria", añade. "Fue el detonante. Había un montón de editores en el directo y les dije: ¿queréis que os colectivice? ¿Queréis organizaros? Y todos dijeron: ¡sí!".

Juan Hernández, Anujbost, en el directo de Twitch sobre editores explotados

/ Twitch

Los editores trabajan para distintos tipos de creadores digitales: tanto 'youtubers' como 'streamers' que retransmiten en Twitch y luego suben su contenido a TikTok y YouTube. Son profesionales en la sombra, cuyas tareas van desde el visionado de brutos —hay 'streamers' que retransmiten durante cinco y seis horas—, la selección de los mejores momentos, el montaje y edición, la creación de miniaturas y descripciones del vídeo y la gestión del contenido del canal.

"Si no existiera Ibai, no habría canal de YouTube de Ibai. Pero si no fuera por su editor, tampoco", pone como ejemplo Anujbost. "Podemos discutir si su capacidad de llegar a la gente es tal que los vídeos se verían aunque estuvieran editados por un mono. Pero el trabajo del editor es importante y muchos no se dan cuenta porque son gente humilde que piensa: ¿yo qué voy a cobrar 10.000 euros al mes? Hombre, pues si la persona para la que trabajas genera 100.000, digo yo que sí".

En pocos días, el grupo, administrado a través de la red de mensajería Discord, creció hasta los 70 miembros. Hoy forman parte de él 481 personas. "Es la mayor muestra de editores de vídeo de España y Latinoamérica", continúa. "Están todos, incluso de los grandes 'streamers'. También permitimos entrar a aspirantes a editores y diseñadores".

El joven realizó una encuesta para conocer la situación económica y laboral de los integrantes. Entre sus datos más destacados, concluyó que el 38% de los editores cobran menos de 500 euros al mes (solo el 17% supera los 1.500 euros) y que, de los que viven de editar, un 40% cobran en negro. Muchos no podrían hacerlo si se tuvieran que dar de alta como autónomos. Y en ciertos casos —cuando trabajan para un único 'youtuber' que marca precios y horarios— hay indicios de laboralidad.

Con los datos sobre la mesa, el siguiente paso fue establecer prioridades, buscar ayuda legal y decidir cómo constituirse. Los editores, en contacto con el sindicato UGT y con el despacho BGD Abogados, se debaten entre crear una asociación o un colegio profesional.

Su primera tarea ha sido hacer un estudio de precios para orientar a quienes no sepan cuánto cobrar. La segunda, concienciar a los editores latinoamericanos de que si trabajan para un 'youtuber' español demanden el precio que cobrarían en España, porque está extendida la práctica de acudir a profesionales de Latinoamérica para pagar menos.

"Es la gran problemática que tenemos ahora mismo y algo con lo que no podemos competir", sostiene el editor Yermanedits, que trabaja para 'youtubers' como Werlyb, Flakked (jugador de eSports), iPandarina o Anshin. "Hemos llegado a la conclusión de que si un latinoamericano trabaja para España, debe cobrar el precio estipulado en España, igual que si nosotros trabajamos para un estadounidense cobramos los precios que se manejan allí".

"Yo gano 200 euros, ¿qué tal si te pago diez?"

Jim Gorlich es uno de los 'youtubers' tras el canal de Trippy Sauce, con cerca de 100.000 suscriptores. Fue quien ofreció setenta céntimos por TikTok y desató la rebelión. Tiene 19 años, es natural de Alemania y vive y trabaja en Sevilla, desde donde atiende a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

"Fue una sacada de contexto y por eso me cayó tanto 'hate' [odio]. Yo trabajo con un diseñador y sé que es imposible cobrar eso. El precio está puesto porque hay una aplicación con la que no tardas ni cinco minutos: descargas el vídeo, activas subtítulos, metes tres cortes y ya. Con TikTok no se gana casi nada y diez euros por vídeo [el precio medio que recomiendan los editores] es mucho. No todo el mundo se lo puede permitir", dice.

Gorlich entiende que "desde el punto de vista de un empresario con el objetivo de ganar dinero" es natural recurrir a países más baratos, tal y como hacen las empresas, pero también que si un creador de contenido no puede pagar no debería tener editor.

Los consultados coinciden en que tener editor es símbolo de prestigio, un reflejo de que te va bien y no puedes gestionar tú solo tu canal.

"Los grandes 'youtubers' tienen dinero para hacerlo bien, están más expuestos y no quieren liarla", reconoce Isa, editora que ha trabajado para 'youtubers' medianos y grandes y conocida en redes como Awita. "La movida es con creadores medianos, que van de querer comerse el mundillo y te dicen: yo gano 200 euros, ¿qué tal si te pago diez?".

Awita, que estudió imagen y sonido, empezó editando con 17 años. "A veces ni cobraba o me sacaba 50 euros. Nada serio", cuenta. Antes del COVID y ya con 20, empezó a hacer trabajos sueltos. "Ponías un anuncio en un foro para editar y la gente te decía: vale, pero entre diez y quince euros. Y a lo mejor te tirabas cinco horas viendo el material. Acababa de empezar y no tenía ni idea, pero pensaba: si me puedo hacer en un día cuatro vídeos y cobrar cada uno a 25, pues eso que me llevo".

"Me llamaba a las 4 de la mañana pidiendo un vídeo para el día siguiente"

Awita, antigua editora de 'youtubers'

Sus problemas empezaron en pandemia, cuando trabajó para varios 'youtubers' de los que prefiere no decir el nombre para sacarse entre 500 y 600 euros al mes.

Lo peor, explica, no eran los precios, sino la necesidad de estar constantemente disponible, los retrasos en los pagos y propuestas laborales rozando la ilegalidad. "El problema ha sido mucho más de tratarme como a un ser humano que económico", dice.

Una de las creadoras, de varios cientos de miles de suscriptores, "me llamaba a las cuatro de la mañana diciendo que le había surgido una publicidad para el día siguiente y que necesitaba la edición. Me decía 'necesito esto ya' habiéndome pasado el material el día anterior. Y luego no me pagaba, o me pagaba tarde. No funcionó".

El otro, de varios millones de suscriptores, le ofreció 900 euros mensuales exigiendo exclusividad. "La intención era que fuese un contrato, pero no se terminó de hablar. Yo cobraba por factura, que [con la cuota y el IRPF] se te queda en 500 euros". Al final, este creador contrató a un editor ecuatoriano.

Algunos editores han denunciado en público casos de explotación, como Ekko, que trabajó para itsKrufy (1,7 millones de suscriptores en Youtube) bajo la promesa de que le acogería en su casa de 'youtubers' y le cobraría menos por el alquiler a cambio de hacer vídeos más baratos. El 'youtuber' le dio largas , tanto para la mudanza como para pagarle, y le causó problemas de ansiedad.

Otro caso muy sonado fue el de Forfast (1,1 millones de suscriptores), cuyo editor Fran expuso en Twitter que trabajó por una media de 1,5 euros la hora con horarios leoninos y bajo "insultos, degradaciones delante de compañeros y humillaciones constantes".

Awita, por su parte, terminó tan quemada que dejó el mundo 'youtuber' y trabaja como autónoma en publicidad. "Este sector está mejor porque lleva más tiempo. No cobro menos de cien euros por vídeo", concluye.

Según la encuesta de Anujbost, el 31% de los editores trabaja más de ocho horas diarias y el 81% no tienen jornada laboral y atienden pedidos a cualquier hora.

Sin horarios y a éxito

Pocos grandes 'youtubers' han desvelado públicamente cuánto pagan a sus editores. Ibai Llanos y Gerard Piqué publicaron una oferta de editor para su equipo de eSports en la que ofrecían entre 2.100 y 2.400 euros brutos al mes, es decir, entre 1.700 y 1.900 euros limpios. La oferta no daba detalles sobre el tipo de contrato, solo indicaba que sería un trabajo temporal de tres meses, en remoto y "sin horarios".

"Trabajarás cuando quieras y como quieras, incluso en pijama, siempre y cuando me entregues a tiempo todas las creatividades que te pida", decía la descripción.

Llanos también publicó recientemente una oferta-concurso de creador de contenido junto a Samsung. Los aspirantes debían subir vídeos a TikTok promocionando un teléfono para optar a un contrato de seis meses en la agencia de comunicación Aninpro Creative. Las condiciones del contrato no estaban incluidas en las bases. RickyExp, editor personal de Llanos, explicó en Verne que trabaja a jornada completa para él, que su salario es bueno y que depende "en parte, del crecimiento del canal".

Joaquín Domínguez alias El Xokas contó hace un año cuánto pagaba a su editor. Él hace directos de siete, ocho y hasta diez horas y el editor, Redz, los revisa para sacar los mejores momentos y subirlos a YouTube.

"Mirad las visualizaciones: este mes va a cobrar un pastón que te cagas", decía El Xokas. "De media cobra un sueldo normal tirando a bajo, entre 900 y 1.300 al mes. Pero dependiendo de lo bien que vaya el canal cobra más o menos, en función de lo que sea capaz de generar. Si con mi buen contenido es capaz de generar muy buenos vídeos, todo lo que gane de YouTube lo cobra él".

El planteamiento de El Xokas, que se define como "el jefe ideal", es el de pagar por resultados: un fijo más un variable según lo que ingrese de YouTube. "Meritocracia", dice.

Hace tres meses, al llegar al millón de suscriptores, actualizó la información y detalló lo que generan sus dos canales: 15.662 euros mensuales el primero y entre 2.000 y 3.000 el secundario. Su editor gana un fijo (no especificado) más un porcentaje del primer canal y nada del segundo.

Ese mes fueron 2.580 euros. El 'streamer', que bromeó con haberse retrasado en el pago, explicó en otro vídeo* que su editor es autónomo y trabaja solo para él (es decir, debería estar dado de alta como autónomo económicamente dependiente o podría ser considerado un falso autónomo). Cobrando por factura y restando la cuota de autónomos y el IRPF estaríamos hablando de unos 1.800 euros brutos.

"Si yo volviera atrás, no estoy seguro de si iría a porcentaje", cuenta Marc Ventura 'Stalloh', gestor y editor de ElOjoNinja, entre otros. "Estuve mucho tiempo ganando poco porque no me lo planteaba de forma profesional. También esto ha evolucionado mucho: igual que yo editaba por amor al arte, los creadores creaban contenido por amor al arte".

Ventura, que se considera "uno de los pocos que vive bien" como editor, trabaja para varios creadores con distintos modelos: con uno va a porcentaje de lo que genere el canal, con otro cobra un fijo mensual y con otros pone un precio de entre 10 y 15 euros la hora. Explica que su trabajo ha evolucionado a gestor de contenido que dirige a otros editores, cada uno de los cuales tiene su propio acuerdo con el creador. Redz solía subir una media de dos vídeos diarios, pero actualmente sube tres vídeos semanales al canal principal y resube los directos al canal secundario.**

Un mínimo de 7,8 euros por hora

El estudio de precios elaborado por el grupo de editores con ayuda de los abogados pretende ser una guía. En ningún caso puede fijar precios "porque la CNMC lo prohíbe expresamente", explica Rubén Ranz, el miembro de UGT que ha hablado con ellos. El contacto con este sindicato viene por la Red de Creadores, el 'sindicato de youtubers' español cuyo principal objetivo es sentarse a negociar con las plataformas.

El documento de los editores está dividido en tipos de edición, según el tipo de vídeo. Los editores recomiendan no cobrar menos de 7,80 euros por hora en la edición simple ni menos de 22,8 euros por hora en la edición compleja, además de cargar 6 euros por hora de visualizado de material.

El 'youtuber' Forfast fue acusado de explotación por su editor

/ Youtube

"La edición de un vídeo complejo te lleva diez horas, así que ya hablamos de 220 euros más el visualizado", dice el creador del grupo. "También hemos incluido un ejemplo de contrato mercantil para evitar impagos, que son habituales incluso entre gente muy conocida".

Ranz explica que la Red de Creadores es una "experiencia sindical nueva" en la que UGT cede su representación como sindicato para poder negociar con las empresas, como se hizo en Alemania con Fairtube. Y que, en el caso de este incipiente sindicato de editores, podrían optar por un modelo similar.

"Un colegio profesional no tiene mucho sentido, porque existe para evitar el intrusismo. ¿Lo haces para decidir quién puede editar y quién no? Como asociación tienen la posibilidad de hacer una negociación colectiva en contratos TRADE [de autónomos económicamente dependientes]. También podría ampliarse el convenio colectivo de comunicación e incluir su actividad", dice Ranz. Además, una "patronal de youtubers" facilitaría el camino.

"Empieza a haber una industria alrededor de los creadores de contenido", añade el sindicalista. "Y dentro de ella, gente en la absoluta precariedad".

"La desgracia es que está generalizado. En España estamos acostumbrados a una situación laboral muy mala", concluye Anujbost. "¡Pero habrá que intentar solucionarlo! Hemos tenido que adaptar el sindicalismo a internet, porque esto no es como ir a una empresa y estar todos los trabajadores juntos. Al estar divididos las empresas pueden abusar de su poder y es necesario crear un espacio que pueda mejorar el sector".

* Fe de errores

* La primera versión del texto decía que El Xokas no especificaba si tenía contratado a su editor o no. Se ha actualizado la información porque sí contó una vez que es autónomo y trabaja solo para él.

** Se ha añadido información actualizada proporcionada por el propio editor.

Noticias relacionadas
Temas

YouTubers