AUTÓNOMOS

La patronal propone a Escrivá cuotas de autónomos entre 205 y 400 euros

  • CEOE, Cepyme y ATA mandan su contrapropuesta al Gobierno, que ofertaba cuotas entre 202 y 1.123 euros

  • Las rentas bajas pagarían igual, las medias un poco menos y las altas sustancialmente menos que con la propuesta de Escrivá

Los representantes de CEOE, Cepyme y ATA.

Los representantes de CEOE, Cepyme y ATA.

3
Se lee en minutos

Las patronales CEOE, Cepyme y ATA han hecho público este miércoles la propuesta que le han remitido a José Luís Escrivá para reforma las cotizaciones de los autónomos. Las entidades empresariales entran al trapo de la negociación y la hacen pública, con la intención de evitar que, ante el bloqueo escenificado en los últimos encuentros, el Gobierno apostara únicamente por lanzarse a un pacto con los sindicatos y sus organizaciones de autónomos afines.

Para tratar de taponar esa vía, desde las patronales proponen cotizaciones en función de 12 tramos de ingresos que dejarían a pagar cuotas de entre 205 y 400 euros mensuales. Según las mismas, las rentas bajas pagarían igual que con la propuesta del Gobierno, las medias un poco menos y las altas sustancialmente menos.

La reforma del régimen especial de cotización de los trabajadores autónomos lleva un mes encallada. El Ministerio de Inclusión no ha citado a la misma mesa en un mes a los agentes sociales, pese a que ello no ha sido incompatible con que las conversaciones hayan proseguido entre bambalinas.

El alejamiento de las posiciones entre las diferentes bancadas es el argumento oficial que dan desde el departamento de Escrivá para justificar la falta de encuentros, añadido a que la agenda de las últimas semanas del Gobierno -y en parte de los agentes sociales- ha estado copada por la respuesta a los efectos económicos de la guerra de Ucrania. No obstante, la reforma de los autónomos es un hito comprometido con la Unión Europea en el marco de la recepción de fondos de europeos y el Gobierno está obligado a mandarla al Congreso antes de julio de este mismo año.

No obstante, diversas fuentes del diálogo social apuntan a que los contactos bilaterales entre Gobierno y las distintas organizaciones se han mantenido. Desde Upta -afín a UGT- se ha presionado a Escrivá para que cierre un acuerdo y han tratado de tender puentes con Uatae -afín a CCOO- para blindar un frente común entre las organizaciones sindicales.

El otro jugador sentado a la mesa, ATA -vinculada a CEOE- ha rechazado hasta ahora entrar a negociar abiertamente un sistema que vinculara cotizaciones e ingresos y se abría a pactar incrementos de las bases de cotización para aumentar progresivamente la cuota media, pero sin introducir un cambio de concepto dentro del sistema. Hasta ahora los trabajadores por cuenta propia cotizan en función de la cuota que eligen, independientemente de los beneficios que tengan a final de año.

Los que más ingresan pagan menos que con Escrivá

Este miércoles, no obstante, ATA ha movido ficha para tratar de fraguar un acuerdo. Acepta que las cotizaciones dependan de los ingresos y propone un sistema de 12 tramos (los mismos que la última propuesta de Escrivá). Estos calcularían la cuota en función de los rendimientos netos (ingresos menos gastos). La más baja sería de 205 euros al mes por unos rendimientos de menos de 700 euros mensuales y la más alta de 400 euros al mes, por unos rendimientos netos de más de 3.620 euros mensuales.

Una contrapropuesta que comparte concepto pero sustancialmente diferenciada en cuanto a cantidades de la última de Escrivá (que está fechada del 28 de febrero). La del Gobierno va de 202 euros mensuales hasta la máxima de 1.123 euros, por rendimientos muy similares. La principal diferencia es que con la propuesta de ATA los autónomos que menos ganan pagan igual (lo que se refleja también en su prestación), pero las capas medias pagan un poco menos que con Escrivá y los tramos altos pagan sustancialmente menos.

La abultada diferencia en los tramos más altos de ingresos respecto a la propuesta de Escrivá la justifican las patronales "teniendo en cuenta el contexto de incertidumbre económica actual y el impacto de la subida generalizada de los costes y precios que afectan y dificultan la actividad de los autónomos". En el caso de los autónomos societarios, religiosos y familiares colaboradores, sin rendimientos, con pérdidas o ingresos inferiores al SMI, ambas propuestas compartirían cuota de 264,55 euros. "Lo que supone una rebaja sobre la cuota actual correspondiente a la base mínima de cotización en vigor", resaltan las patronales en su comunicado.

Noticias relacionadas