EN MARZO, CON LA INVASIÓN EN MARCHA

España sigue recibiendo gas de Rusia, pero ya concentra el 43% de las compras en EEUU

Las empresas energéticas españolas mantienen las importaciones de gas ruso, que vuelve a colocarse como tercer mayor proveedor con un 8,7% del total en marzo.

Buque de transporte de gas natural licuado en el Puerto de Barcelona.

Buque de transporte de gas natural licuado en el Puerto de Barcelona. / Joan Puig

2
Se lee en minutos

España mantiene la llegada de gas procedente de Rusia. El mes pasado, con la invasión militar de Ucrania ya en marcha, las compras de gas ruso concentraron el 8,7% de todas las importaciones del país, y volvieron a colocar a Rusia como tercer mayor proveedor (tras haber salido del podio y haber caído al 5,7% en febrero), según los datos del último boletín estadístico de Enagás, el operador del sistema gasista español.

Desde el sector gasista se subraya que los contratos de suministro con Rusia son a largo plazo y no pueden cancelarse sin asumir penalizaciones, al tiempo que subrayan que las operaciones son plenamente legales dado que las sanciones económicas impuestas por la Unión Europea contra los intereses Rusia no afectan a las importaciones de gas natural. En todo caso, desde el sector se apunta que no se están ampliando esos contratos de suministro con Rusia por la incertidumbre sobre el suministro futuro.

La Unión Europea ha empezado a adoptar sanciones contra Rusia que incluyen las primeros vetos de compras del sector energético. De momento, la prohibición se limita a las importaciones de carbón, pero desde Bruselas se anticipa que la prohibición puede acabar extendiéndose al petróleo y, en último término, también al gas de Rusia si la UE da el paso y se decide intensificar la escalada de sanciones económicas para presionar al Gobierno de Vladimir Putin. La UE sí ha aprobado una reducción gradual de las compras de hidrocarburos rusos durante este año.

España registró en marzo importaciones de gas ruso por 3.277 gigavatios hora (GWh) equivalentes, prácticamente lo mismo que en el mismo mes del año pasado y un 50% más que en febrero. Desde el Gobierno y desde el sector energético se ha venido subrayando que la dependencia de España del gas ruso es muy reducida y la posibilidad de sustituir las compras a través de otros países proveedores sería factible, aunque a precios superiores.

Las compañías energéticas, en cualquier caso, se blindan frente a la incertidumbre sobre la continuidad del suministro gas desde Rusia y al descenso de las compras a Argelia tras cerrar uno de los gasoductos el pasado octubre. La alternativa está siendo disparar las compras a Estados Unidos de gas natural licuado (GNL), el que se transporta por barco.

En marzo, España multiplicó por cinco las importaciones de gas procedente de Estados Unidos y se confirmó como mayor proveedor de gas, tras desbancar a Argelia en enero tras el cierre del gasoducto que traía producto desde el país norteafricano atravesando también Marruecos. EEUU concentró el mes pasado el 43% de las importaciones de gas del país, mientras que Argelia -tradicional principal vendedor a España- redujo su peso al 29,6% del total de gas recibido.

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado el veto a la importación de petróleo, gas y carbón procedente de Rusia como parte de las sanciones económicas por la invasión de Ucrania y Reino Unido ha confirmado un plan gradual para conseguir dejar de comprar hidrocarburos a Rusia a final de este año. La Unión Europea, con algunos estados miembro mucho más dependientes de los suministros rusos, pretende reducir las compras de petróleo y gas de manera más comedida, con el objetivo de rebajarlas en dos tercios a final de 2022.  

Noticias relacionadas