CRISIS DEL TRANSPORTE

El Gobierno intenta cerrar la crisis con ayudas de hasta 0,30 euros por litro de diésel para el sector del transporte

El Ejecutivo negocia con las asociaciones mayoritarias del sector del transporte de mercancías y de viajeros rebajas en el precio del combustible, en un intento de atajar los paros en el sector.

El Gobierno intenta cerrar la crisis con ayudas de hasta 0,30 euros por litro de diésel para el sector del transporte
4
Se lee en minutos

El Gobierno trata de llevar la calma al transporte profesional, después de casi dos semanas de paros de parte del sector de las mercancías que amenazan ya con generar problemas de abastecimiento en varios sectores y regiones. El Ejecutivo ha planteado el reparto de ayudas directas a los transportistas para rebajar el precio que pagan por el gasóleo en su reunión con el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), tanto del área de mercancías como el de viajeros. Un encuentro en el que no está presente la plataforma convocante de los paros, que insiste en mantenerlos sea cual sea el resultado de la reunión.

El Gobierno -representado por la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño; la ministra de Transportes, Raquel Sánchez; y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero- ha planteado aplicar rebajas directas que podrían oscilar entre 0,20 y 0,30 euros por litro de gasóleo durante varios meses, según diferentes fuentes próximas a la negociación, informa Efe. La reunión continuará esta tarde tras un receso de dos horas con el objetivo de concretar una oferta y alcanzar una solución pactada.

La horquilla de ayudas sería pues similar a la que han anunciado otros países europeos. Francia aplicará una rebaja en las gasolineras de 0,15 euros por litro de carburante para todos los consumidores particulares o profesionales a partir del 1 de abril y durante cuatro meses. Italia reducirá en 0,25 el precio del litro de gasolina y del gasóleo durante un mes, hasta el 30 de abril. Portugal plantea una bonificación de hasta 0,30 euros por litro de gasóleo a los vehículos de transporte de hasta 35 toneladas, que se limita a los 0,20 euros por litro en el caso de los camiones de mayor tonelaje al menos durante tres meses.

El Gobierno se ha visto forzado a adelantar la reunión con los transportistas de mercancías, prevista inicialmente para el viernes, y a ampliar la convocatoria al transporte de viajeros (taxis, autobuses, autocares, VTC, ambulancias y agencias de viajes). El pasado lunes, Gobierno prometió al sector del transporte sólo de mercancías un plan de bonificaciones por cerca de 500 millones de euros para mitigar el impacto del alza del precio del combustible -en máximo históricos desde hace varios meses-, pero sin concretar cómo se aplicaría.

La falta de detalles, más allá de una cifra genérica, llevó a grandes asociaciones empresariales del sector -como Fenadismer, Fetransa y Feinsa- a cargar contra el Gobierno y avalar de manera más o menos implícita los paros convocados por una plataforma minoritaria.

El objetivo que se persigue es realizar una rebaja efectiva del precio que pagan los transportistas por el gasóleo profesional, que se financiaría con aportaciones tanto de los presupuestos generales del estado como de las petroleras, tanto las que están en el negocio de la distribución del carburante como las comercializadoras de combustibles (esto es, las gasolineras). Aunque las petroleras siguen sin conocer cómo se aplicaría la parte que les tocaría asumir y ni en qué proporción.

El Gobierno ha venido descartando aplicar rebajas fiscales a los combustibles para bajar el precio, alegando que el transporte profesional cuenta con la fiscalidad mínima que permite la normativa europea y que los transportistas ya se pueden deducir el importe del IVA del carburante. El Gobierno se ha comprometido también a adelantar la aprobación de otra reclamación histórica del sector, como es la devolución mensual del combustible profesional, en lugar de trimestral como se produce actualmente.

LOS PAROS NO SE DESCONVOCAN

La plataforma convocante de los paros descarta suspenderlos. Una advertencia lanzada antes de que arrancara la reunión con el resto de asociaciones del sector y la que no estaba invitada, y cuyo resultado, según avisaba la organización, era indiferente para la continuidad de las movilizaciones. "Vamos a seguir con nuestros camiones parados a la espera de que se dignen a llamarnos", sentenció el presidente de la Plataforma Nacional por la Defensa del Transporte, Manuel Hernández, en un vídeo colgado en Facebook. "Hoy van a salir un con una acuerdo de esa reunión, pero no va a dar lugar a desconvocar este paro".

El objetivo declarado de la Plataforma es mantener la movilización pase lo que pase en el encuentro que mantienen el Ejecutivo y las patronales más representativas del sector, al considerar que los camioneros y conductores "de base" no estaban representados en ella. “Hasta que yo no me siente con la señora ministra, no se desconvoca el paro”, indicó el dirigente a Efe, avisando que no aceptarán “ni subvenciones ni limosnas” del Gobierno sobre el precio de combustible y reclamando una solución a los bajos importes pagados a los transportistas por las empresas cargadoras, incluso por debajo de sus costes.

Fuentes del Gobierno insisten en que se “mantendrá el diálogo con los legítimos representantes del sector el tiempo que sea necesario”, en referencia a que sólo negocia con la CNTC, pero se niega a reunirse con la plataforma minoritaria convocante de los paros, a la que tacha de “ultra” y denuncia el uso de la violencia que han ejercido para amedrentar a camioneros que sí seguían trabajando.

Noticias relacionadas