HUELGA DEL TRANSPORTE

El vino y la cerveza, en peligro por el paro de transportistas: "Faltan botellas"

La patronal bodeguera alerta de que la huelga complica aún más su aprovisionamiento, dañado ya por la subida de la energía

Un grupo de personas brindan con copas de vino.

Un grupo de personas brindan con copas de vino. / Unplash

2
Se lee en minutos

Al coro de sectores -entre ellos el cervecero- que alertan de problemas en la recepción de materias primas y en la distribución de sus productos a causa del paro de transportistas, que este miércoles llega a su décimo día, se suma ahora el del vino. En un comunicado, la Federación Española del Vino (FEV), la patronal bodeguera, califica de “tormenta perfecta” la combinación de la huelga con la guerra de Ucrania y la subida de precios de la energía, y pide al Gobierno “contundencia y rapidez” para adoptar medidas que propicien soluciones.

En el caso del vino, los problemas principales son “abastecerse de material auxiliar, especialmente de vidrio y otros elementos, pero también de poder distribuir el vino a sus clientes”, explica FEV. La cuestión del vidrio es especialmente apremiante, aseguran, porque tras bajar el ritmo de producción durante la pandemia, “los hornos no han podido satisfacer plenamente la rápida reactivación de la demanda y ahora la huelga de transporte está complicando si cabe más la situación”, lo que puede producir un parón en las fábricas de botellas, y esto a su vez complicaría a las bodegas “hacer llegar sus productos a los canales de venta y atender a los pedidos internacionales”.

El bloqueo del transporte, dice FEV, se suma a una situación ya preocupante por “el constante incremento del precio de la energía, [que] está provocando no solo un importante aumento de los costes de producción en las bodegas sino también en el aprovisionamiento de material auxiliar, con subidas difícilmente asumibles en el medio plazo”.

El director general de FEV, una organización integrada en la gran patronal alimentaria FIAB, pide a Gobierno y transportistas llegar a un acuerdo cuanto antes y, sobre todo, acabar con los piquetes y acciones violentas que están perturbando el aprovisionamiento de las empresas y el abastecimiento de los comercios. Según José Luis Benítez, “es preciso actuar con contundencia y rapidez para evitar que se deteriore aún más la situación”.

Antes, la cerveza

Por su parte, las cerveceras españolas llevan días con "gran preocupación" por el impacto que el paro del transporte está ocasionando en sus operaciones, en el negocio de sus clientes de hostelería y de superficies comerciales y advierten de que, si la situación continúa, se verán imposibilitadas a servir sus productos a las superficies comerciales, bares y restaurantes, según informaciones recogidas por Europa Press.

Heineken España, que produce marcas como Cruzcampo, manifestó este martes su "gran preocupación" por el impacto que el paro de transportistas está ocasionando en sus operaciones, en el negocio de sus clientes de hostelería y de superficies comerciales, y avisa de que podrían quedarse sin servicio sus principales clientes.

Por su parte, Mahou San Miguel ha reconocido que están operando "con dificultades" debido al paro de transportes, que encadena ya una semana y que está impactando en sus operaciones, según han informado fuentes de la cervecera española a Europa Press.

La propietaria de Mahou, San Miguel, Solán de Cabras y Alhambra, que cuenta con ocho centros de elaboración de cerveza en España y cuatro manantiales de agua con sus plantas de envasado, ha reiterado que está "suministrando e intentando tener la máxima flexibilidad y garantizando la seguridad de todos".

Hace ya una semana que Hijos de Rivera, compañía gallega matriz de marcas como Estrella Galicia, Maeloc o Cabreiroá, anunció el retraso en las llegadas de materias primas y el resto de suministros básicos para el envasado.

Noticias relacionadas
Temas

Vino Patronal