HUELGA DE TRANSPORTISTAS

¿Riesgo real de desabastecimiento en España? La situación por comunidades

 Un pescadero atiende su puesto en el mercado de la Plaza de Lugo, en A Coruña, este miércoles.

 Un pescadero atiende su puesto en el mercado de la Plaza de Lugo, en A Coruña, este miércoles. / EFE

Empresas del sector industrial, agroalimentario e incluso el de la distribución comercial se están viendo cada vez más afectados por el paro de los transportes

12
Se lee en minutos
EPE

El impacto de la huelga en el sector del transporte de mercancías por carretera crece cada día que pasa y afecta ya a múltiples sectores, a los que los problemas de suministro han obligado a parar su actividad. Empresas del sector industrial, agroalimentario e incluso el de la distribución comercial se están viendo cada vez más afectados.

Las patronales CEOE y Cepyme han pedido este miércoles al Gobierno que "clarifique y detalle con la máxima urgencia" las medidas que prevé adoptar para frenar la subida de los costes energéticos y la espiral inflacionista, así como para poner fin al bloqueo de las carreteras, "que está ocasionando ya desabastecimientos a la población y paralizando la actividad económica, y que, como resultado, amenaza con una gran crisis económica y social", denuncian.

El Gobierno prometió el lunes al sector del transporte un plan de bonificaciones por cerca de 500 millones de euros para mitigar el impacto del alza del precio del combustible, en un intento infructuoso de calmar los ánimos, y frenar los paros patronales que duran ya una semana y que amenazan con generar problemas de desabastecimiento. De momento, sin éxito: además de los pequeños transportistas convocantes de los paros, ahora se han sumado otras grandes patronales del sector. Así está la situación en los distintos puntos del país.

Asturias

La industria láctea asturiana mantiene activas sus plantas para la transformación de la materia prima mientras lo permita su capacidad de almacenamiento de producto acabado ante la imposibilidad de distribuirlo en el resto de España. Pero esto se prolongará mientras haya capacidad de acopio en las áreas logísticas de las plantas fabriles. La multinacional francesa láctea Danone se convierte este miércoles en la primera en parar sus fábricas españolas (entre ellas, la de Salas) ante la imposibilidad seguir soportando el estrangulamiento que entraña el paro de transportistas.

Industrias Lácteas Asturianas (Ilas), fabricante de Reny Picot, mantendrá la producción en su factoría de Anleo (Navia) hasta el “límite de sus posibilidades” de almacenamiento para “priorizar por encima de todo la recogida de leche a los ganaderos hasta el último litro” y preservar la actividad de la planta. “Mantener la recogida es sagrado. Ya sólo les faltaba a los ganaderos que no les pudiésemos recoger al leche”, ha dicho a La Nueva España, diario de este mismo grupo editorial, Prensa Ibérica, el fundador de Ilas y presidente de su comité superior consultivo, Francisco Rodríguez. “Estamos capeando la situación aumentando el almacenamiento. Parar la fábrica es muy serio”, ha agregado.

Capsa, la filial industrial de la cooperativa de ganaderos Central Lechera Asturiana, mantiene también la actividad en su planta de Granda (Siero), la mayor del grupo, aunque empieza a encontrar dificultades por la saturación creciente de sus almacenes, que están al 95% de su capacidad tras haber liberado espacio en los últimos días con la expedición de varios cargamentos con escolta de la Guardia Civil para abastecer a varias cadenas de supermercados asturianas. La distribución nacional, al igual que explicó ayer Danone, está interrumpida.

Por su parte, las pescaderías acusan los problemas de abastecimiento de pescado fresco, ya sea porque el paro de la flota asturiana ha hecho caer en picado la cantidad de capturas que llega a las rulas o porque la huelga de transportistas impide la circulación por carretera de mercancía. Las reacciones ante este convulso escenario van desde los empresarios que han decidido cerrar –caso de una pescadería de la plaza Pedro Menéndez de Avilés–, los que prevén hacerlo en breve si no cambian las tornas y los que resisten “consiguiendo pescado que vender con mucho esfuerzo”, como manifiestan los avilesinos Samuel Guillén y Juan Ferrero. La dificultad de abastecimiento ha encarecido de media el pescado un 30%, según informan los profesionales del sector a los periodistas del grupo F. L. Jiménez (Avilés), L. Palacios (Siero), E. G. Díez (Oviedo), D. Montañés (Mieres) y C.M. Basteiro (Gijón).

Galicia

El presidente de la asociación que agrupa la Federación Gallega de Fabricantes de Pan (FEGAPAN) y las panaderías de Lugo, César Fieiras, ha reconocido este miércoles que en este momento, apenas queda harina "para unos días" en la mayoría de las panificadoras de Galicia, por lo que existe un riesgo real de desabastecimiento de este producto básico si no se desbloquea la situación del transporte. Aunque la mayoría de las panaderías tuvo cierta previsión y almacenó harina por si el paro en el sector del transporte se prolongaba, reconocen que esas reservas están a día de hoy bajo mínimos, porque son "muchos los kilos que se mueven a diario". "Si seguimos así, el desabastecimiento está cada vez más cerca", valora Fieiras, porque las panaderías podrían quedarse sin su materia prima básica "en cuestión de días", informa Faro de Vigo.

Los elevados precios del combustible, que hacen imposible la rentabilidad de la actividad pesquera, están detrás de la decisión de las cofradías, que en A Coruña solo afectará a la flota de bajura, ya que los barcos de altura no pertenecen a la entidad. La posibilidad de que alguna embarcación opte por salir al mar y de que barcos que estén de marea en el Gran Sol lleguen a puerto en los próximos días harán que la Lonja coruñesa permanezca abierta a pesar del amarre de la bajura, según explicó el presidente de la empresa, Juan Carlos Corrás, quien recuerda que la instalación “no cierra nunca porque es un servicio público” y están obligados por ley a mantener su actividad.

“Si hay pescado va a ser muy poco, quizás de piscifactoría o congelado”, advierte Felipe Canosa, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores y Mariscadores de A Coruña sobre lo que les espera a los consumidores de la ciudad el próximo lunes tras el acuerdo adoptado en la noche del jueves por la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores para amarrar toda la flota hasta la reunión que mantendrá esta organización el miércoles con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. El paro supondrá la paralización de 4.000 embarcaciones en la comunidad gallega y unas pérdidas de 12 millones de euros en ventas de pescado fresco, según fuentes del sector, informa La Opinión de A Coruña.

Comunidad Valenciana

Los constructores han comenzado a parar obras en Valencia por la falta de materiales a causa de la huelga de transportistas. Los primeros proyectos que han parado dependen del hormigón, que no está llegando. Los empresas están teniendo problemas con la falta de suministro de áridos de canteras, betún (que se utiliza para impermeabilizar) y cerámica. Los retrasos se suman al alza del coste de los materiales, que ha dejado desfasados los presupuestos.

El presidente de la Federación Valenciana de Empresarios de la Construcción (Fevec), Francisco Zamora, ha lamentado que "todos los camiones grandes" están teniendo problemas para llegar a las obras. Un promotor confesó que tiene tres obras en la fase de estructura paradas porque no le llega el hormigón. "No sirven hormigón desde las plantas por la huelga de transporte. La huelga está afectando sobre todo a los proyectos que se encuentran en sus primeras fases. No podemos asumir el riesgo de que las hormigoneras se queden paradas porque es un material que fragua y se echa a perder", ha expresado.

La constructora Cleop se ha visto obligada a ralentizar algunos trabajos por el paro del transporte. Fuentes de la compañía explicaron: "La situación actual está llevando a que algunas obras estén ralentizadas en un 90% por carencia de materiales como ladrillo caravista, mortero, cristales y chapas metálicas. Si sigue el retraso en entregas de materiales, en 6-7 días se tendrán que parar obras formalmente", informa Levante-EMV.

Región de Murcia

El paro que mantiene la mayor parte de las flotas pesqueras españolas impide que lleguen a las pescaderías de la Región de Murcia las capturas de las especies más consumidas, como el la sardina o el boquerón. Los establecimientos de los mercados de abastos y los supermercados solo han podido recibir las capturas procedentes del extranjero y de las piscifactorías, aunque no se han quedado desabastecidas, según aseguró a La Opinión de Murcia el presidente de la Asociación de Minoristas de Productos Pesqueros de la Lonja de Alcantarilla, Joaquín Carrasco.

Desde la lonja mayorista de Alcantarilla se distribuye la mayor parte del pescado que llega a la Región. Las lonjas que las cofradías de pescadores tienen en la costa regional están cerradas en estos momentos, dado que toda la flota pesquera está parada. Los grandes barcos de arrastre se encuentran en parada biológica, mientras que los 120 barcos de artes menores que seguían faenando entre San Pedro del Pinatar y Águilas han decidido sumarse al paro contra la subida de los precios del gasóleo convocado hasta este miércoles, cuando está previsto que se celebre en Madrid la reunión con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

La huelga del transporte está propagando las quejas contra la subida del combustible a toda la economía regional. El malestar provocado por la factura energética va contagiándose al resto de sectores económicos, que ven peligrar su continuidad, mientras que la patronal de los transportistas autónomos Fenadismer se ha sumado a la huelga iniciada hace diez días por una plataforma independiente. La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha abierto la puerta a una posible limitación de los precios de los carburantes, pero el descontento entre el empresariado murciano va en aumento, dado que están parando empresas de la construcción y del metal, mientras que el sector agroalimentario no encuentra la manera de trasladar los incrementos de costes a las compañías de distribución. A las últimas caravanas de camiones que han recorrido las calles de Murcia y de Cartagena han empezado a unirse tractores, taxis y autoescuelas, que han encontrado en las marchas de los transportistas autónomos una forma de canalizar sus propias reclamaciones.

También la patronal de las empresas dedicadas al transporte de viajeros por carretera se reunirá este miércoles con la ministra para trasladarle la «crítica situación que atraviesa el sector por la subida exponencial de los precios de la energía». Las organizaciones que integran el departamento de viajeros del Comité Nacional de Transportes por Carretera han convocado una manifestación para el próximo domingo en Madrid, en la que se darán cita taxis, vehículos de alquiler, ambulancias y autobuses de tipo discrecional.

Andalucía

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, insistió el martes en su mensaje de SOS contra la inflación y el desabastecimiento y anunció la puesta en marcha de una mesa de diálogo con los sectores afectados. Además, Moreno dio a conocer el desarrollo de una serie de medidas encaminadas a ayudar a la industria andaluza: "Este Gobierno andaluz no va a esperar al 29 de marzo para tomar medidas, Andalucía propone soluciones, hemos convocado una mesa para escuchar a los afectados y, además, ofrecemos 15 millones para avales de garantía, la reducción de trámites e instalaciones para la autosuficiencia energética en la industria andaluza".

Moreno enfatizó que "las perdidas ocasionadas por la huelga del transporte están siendo millonarias en Andalucía, se están destrozando sectores como el del comercio y nos estamos empobreciendo". "La hemorragia solo se tapa si se llega de forma urgente a un acuerdo con los transportistas", apuntó el presidente de la Junta. Moreno señaló nuevamente como responsable de la crisis -agravada por la huelga del transporte- al presidente del Ejecutivo nacional, el socialista Pedro Sánchez. En su comparecencia posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno, el presidente de la Junta se preguntó "dónde está el Gobierno de España" en un "momento crítico" e insistió en la necesidad de que "el señor Sánchez tome ya decisiones de forma dialogada con el sector del del transporte". 

Cataluña

A falta de aceite de girasol, los consumidores están comprando aceite de oliva. En los supermercados de Barcelona y su área metropolitana cuesta encontrar botellas de gran tamaño. La semana pasada comenzó a escasear el aceite de girasol. La guerra en Ucrania ha detenido la actividad en las refinerías del país, y más del 60% que recibe España viene de allí. De hecho, la industria agroalimentaria ha avisado que la falta de aceite de girasol puede parar la producción de alimentos en tres semanas, informa El Periódico de Catalunya.

En cuanto a Mercabarna, la llegada de género de fruta y verdura está asegurada, aunque los productos que vienen del sur siguen siendo los más afectados: pimientos, berenjenas, calabacín, tomate y fresa de Huelva. Por su parte, la harina se acaba en los supermercados antes de que acabe el día, como ya pasaba durante la primera etapa de la pandemia. Los lectores de El Periódico de Catalunya se han puesto en contacto con el diario para informar que ayer no encontraron este producto a primera hora de la tarde en diversos Mercadona de Barcelona y su área metropolitana.

Fabricantes y distribuidores han exigido este miércoles concretar ya las ayudas al transporte y que se ponga fin de inmediato a las protestas. "La situación actual para la industria alimentaria es más complicada ahora que en los peores momentos de la pandemia", ha asegurado Mauricio García de Quevedo, director general de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB). José María Bonmatí, director general de Aecoc, que agrupa a más de 30.000 empresas agroalimentarias y del sector de la distribución, ha instado a buscar una "solución urgente" al paro del transporte ya que "cada día aumenta los costes del conflicto". En su opinión es necesaria que se desconvoquen las acciones que impiden la libre circulación de mercancías y que el Gobierno materialice de manera inmediata lo acordado en la mesa de negociación, informa Eduardo López Alonso.

Aragón

En Aragón, las factorías de Stellantis y BSH Electrodomésticos ejemplifican este martes la dimensión de un problema que ya afecta a alrededor de mil trabajadores en estas dos fábricas. En el caso de Figueruelas, los paros intermitentes afectan ya a la producción del Corsa de motor térmico. De esta forma, la factoría solo fabricará esta semana coches eléctricos de este modelo por la falta de microchips, lo que dejará en casa a unos 700 trabajadores, según apuntaron fuentes sindicales.

La planta de BSH también tuvo que detener la producción de su planta de La Cartuja el pasado viernes, algo que impacta directamente en 300 empleados que tienen previsto volver al trabajo este próximo miércoles 23, aunque las previsiones de la multinacional se realizan "día a día". "Todavía arrastramos la falta de componentes sufrida durante la pandemia, por lo que aún no podemos cubrir la demanda que hay", señalaron. La causa concreta del problema es la falta de componentes electrónicos del panel frontal de las lavadoras.

En Saica, el paro del transporte ha provocado bloqueos y paros en diversas plantas de toda España. El área de Saica Pack ha iniciado ya paros técnicos en Sevilla, Valencia, Cantabria, A Coruña o Viana con parada de algún turno y máquina. En el caso de Saica Natur, la falta de transporte ha tenido un mayor impacto y ha provocado el paro de la actividad, tanto de salidas como de entradas de los almacenes en Cantabria, Asturias, Galicia y Sevilla. 


Información realizada con noticias de los periódicos 'La Nueva España', ' Faro de Vigo', 'Levante', 'La Opinión de Murcia', 'La Opinión de A Coruña', 'El Periódico de Aragón', 'Córdoba' y 'El Periódico de Catalunya', todos pertenecientes al grupo Prensa Ibérica.

Noticias relacionadas