CUARTO DÍA DE HUELGA

Patronales y sindicatos exigen al Gobierno "contundencia" ante la violencia en los paros del transporte

  • La patronal de la alimentación exige que las fuerzas de seguridad "actúen contra los piquetes ilegales"

  •  Desde CCOO piden a Interior protección para los asalariados ante el aumento de las agresiones

Transportistas impidiendo la circulación de camiones en Galicia

Transportistas impidiendo la circulación de camiones en Galicia / Europa Press

3
Se lee en minutos

Los vídeos de violencia contra camiones y conductores circulan de móvil en móvil entre los transportistas: grupos de personas ataviadas con chalecos reflectantes obligando a parar a los vehículos, pedradas contra los reticentes a detenerse, forcejeos y golpes… Los sindicatos denuncian que parte de los autónomos que secundan el paro convocado por la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera, que este jueves llega a su cuarto día, están agrediendo impunemente a los camioneros asalariados ante un despliegue policial insuficiente, y piden al ministerio del Interior que actúe decididamente para proteger a estos trabajadores, que -recuerdan- no pueden sumarse al paro aunque quisieran. La protesta, contra los elevados precios del combustible, está provocando ya problemas de abastecimiento en distintas industrias y sectores económicos.

“Esto no es una huelga, que es una situación regulada legalmente en la que los trabajadores pueden decidir no trabajar; estamos hablando de un paro de autónomos: estos señores son empresarios que si no quieren no circulan, pero los camioneros asalariados a los que están violentando no pueden, aunque quisieran, dejar de trabajar; corren el riesgo de que su empresa los sancione o despida”, explica un responsable del sector de Carreteras de CCOO, que no quiere dar su nombre por temor al clima de violencia que se ha desatado con las protestas.

La indignación de este portavoz alcanza también al Gobierno, y singularmente al ministerio del Interior: "cuando los trabajadores hacemos huelga legal, nos mandan a los antidisturbios; y frente a estos empresarios que paran el tráfico, amenazan y golpean a ciudadanos como si fuesen paramilitares, no envían más que a patrullas de la Guardia Civil de tráfico, insuficientes para proteger a la gente", se lamenta. Además, según su diagnóstico, la situación no hace sino empeorar: "los convocantes se han metido en un callejón sin salida al convocar un paro indefinido; pasan los días, la gente se calienta cada vez más, y no se ve una solución fácil para esto", subraya. En el sindicato están recopilando evidencias de agresiones para presentar las correspondientes denuncias, avisa.

Desde UGT también opinan que la actuación policial debería ser más intensa, "igual que la que ejercen contra nosotros en nuestras protestas", apostilla un portavoz sectorial. De hecho, en opinión de este sindicato buena parte de los que secundan el paro son falsos autónomos, atrapados ahora entre lo poco que les pagan las grandes empresas y las subidas del combustible, y por tanto "lo que deberían hacer es pedir a las compañías para las que trabajan que les metan en plantilla, porque tendrían que ser asalariados. Entonces podrían hacer una huelga legal", añade.

Preocupación en la patronal

Entretanto, a medida que los paros van paralizando las actividades que dependen del transporte, las patronales afectadas exigen al Gobierno más firmeza. La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), una de las más golpeadas, reclama directamente al Ejecutivo "coordinación y contundencia frente a los piquetes que están actuando de manera violenta e ilegal". La organización empresarial asegura haber reportado "numerosos incidentes y acciones violentas contra camiones, así como contra centros logísticos y de producción, que atentan contra la integridad y seguridad de los conductores y otros trabajadores" y piden a las policías que actúen contra una "minoría violenta" para preservar "el derecho al trabajo de aquellos que no secundan el paro y se garantice así el suministro de mercancías en todo el territorio".

La preocupación de las asociaciones empresariales ha llevado a CEOE a convocar en la mañana de este jueves una reunión entre los líderes de los sectores más afectados (transporte, autónomos y actividades afectadas por el desabastecimiento) para estudiar la situación. Fuentes empresariales precisan que el encuentro de análisis no altera la posición expresada por la patronal la víspera: pedir al Gobierno que ponga en marcha ayudas urgentes para contener los efectos de la subida de los precios de energía y carburantes, y condenar "los actos violentos y antidemocráticos de bloqueo que, persiguiendo los mismos fines, están en cambio ocasionando graves perjuicios en la cadena de suministros".

"Otros países europeos están tomando ya medidas para controlar los precios, y aquí en cambio el Gobierno dice que quiere esperar al Consejo de Ministros del 29 de marzo, para el que faltan 13 días", explica un alto responsable empresarial convocado al encuentro. "Para acabar con las protestas, hay que tomar medidas económicas y garantizar que el que quiera trabajar, trabaje, sin que se le obligue a parar", resume.

Noticias relacionadas