PROYECTO GÉMINIS

Naturgy se abre a adaptar los plazos de su escisión en dos compañías por la guerra

  • La eléctrica tiene previsto completar la segregación de sus negocios regulados (redes de luz y gas) y no regulados (generación y comercialización) este mismo año, pero no descarta ajustar el calendario por la situación del mercado y por los cambios regulatorios por la crisis energética.

  • El grupo defiende que el gas seguirá teniendo un "papel clave" durante la próxima década para garantizar la seguridad de suministro, sobre todo cuando arranque el apagón de las nucleares en 2027.

Naturgy se abre a adaptar los plazos de su escisión en dos compañías por la guerra
4
Se lee en minutos

Naturgy inició hace apenas un mes el camino que le tiene que llevar a una auténtica revolución interna. La eléctrica desveló que arrancaba el proceso para diseñar la escisión del grupo en dos sociedades distintas. La operación, denominada internamente como proyecto Géminis, segregará los negocios de infraestructuras reguladas (redes de distribución de electricidad y gas) y los no regulados (generación de electricidad y comercialización) en dos compañías independientes.

El plan inicial pasa, o pasaba, por desarrollar el proyecto en tres fases: una para el diseño de la operación, con el objetivo de concluirla en abril; otra para definir las estructuras y las magnitudes financieras de cada compañía, con el objetivo de tenerlo listo en torno a julio; y una última fase para aprobar la escisión en una junta de accionistas extraordinaria y ejecutar formalmente la separación antes de fin de año.

Pero la compañía, que pretendía acelerar al máximo el proyecto, ahora ya se abre a adaptar todo el calendario por la complicada situación del sector, golpeado por la crisis energética y de precios y ahora también por el impacto económico provocado por la invasión militar de Rusia sobre Ucrania. Con las bolsas y los mercados energéticos embarcados en una situación de volatilidad aguda y a la espera de que la Unión Europea y el Gobierno español emprendan una revolución regulatoria para contener los precios, la compañía se piensa ajustar los plazos para avanzar en la operación.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, ha subrayado que la dirección del grupo está aún más convencida de la “idoneidad” de la segregación según va avanzando en el proceso. Pero ha reconocido, en su intervención en la junta de accionistas ordinaria celebrada este martes en Madrid, que la decisión sobre los plazos concretos del calendario del proyecto está sujeta a la situación de los mercados y a la estabilidad regulatoria, así como a la obtención de los ratings idóneos para ambas sociedades y a que la obtención del visto bueno de las autoridades de Competencia sea suficientemente rápida.

Las dos compañías resultantes de la operación, denominadas de manera provisional como NetworksCo (redes) y MarketsCo (para producción y comercialización), cotizarán en bolsa y tendrán inicialmente la misma estructura accionarial que ahora tiene la propia Naturgy.

El tamaño de cada una de las sociedades dependerá, entre otros factores, de la asignación de deuda a cada uno de los negocios que aún está por determinar. Reynés ha subrayado que la segregación vaya a provocar un aumento de los costes del grupo, apuntando que las estimaciones de la compañía apuntan a que tendrá un “impacto despreciable” en este ámbito, y ha indicado que la escisión permitirá aumentar la capacidad de crecer y competir de la eléctrica.

El “papel clave” del gas

El presidente de Naturgy ha aprovechado su discurso en la junta para subrayar la importancia que seguirá teniendo el gas natural para avanzar en la transición energética y garantizar la seguridad de suministro eléctrico durante la próxima década. “El papel de los ciclos combinados [las centrales eléctricas que queman gas para producir] es clave y seguirá siendo clave”, ha sentenciado Reynés, que ha recordado que el Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) del Gobierno augura que un 10% de la electricidad seguirá produciéndose en España con gas en 2030 (el año pasado superó la generación de los ciclos combinados concentró más del 17% del total).

Naturgy, que produce parte de su electricidad con centrales de gas, subrayó que esas plantas seguirán siendo una tecnología de respaldo fundamental para cubrir la intermitencia en la producción de las renovables y la hidroeléctrica, y que reforzarán su protagonismo cuando en 2027 se inicie el cierre escalonado de las centrales nucleares pactado entre eléctricas y Gobierno y que concluirá en 2035 con el apagón nuclear total. 

A la espera que la Unión Europea concrete sus propuestas para reformar los mercados energéticos para frenar las subidas, el Gobierno analiza diferentes opciones para evitar que el encarecimiento desorbitado del gas contamine y dispare las facturas de luz. Entre las alternativas que se barajan, se estudia establecer un tope en el precio del mercado mayorista del gas y con ello se contendría el precio del mercado de la electricidad; fijar un tope al precio del mercado mayorista de la electricidad o también limitar el precio del gas que se utiliza para generar electricidad. Desde el sector eléctrico se advierte que con cualquiera de esas opciones se tendría que lanzar compensaciones a las centrales de gas para que puedan seguir funcionando.

Aval al nuevo consejo

La junta de accionistas ha dado su respaldo a los cambios en el consejo de administración que sirven para sellar, al menos de momento, la paz entre los grandes accionistas del grupo con el fondo IFM tras el choque por la opa parcial lanzada por el fondo de inversión. Los cambios implican dar entrada a IFM con un consejero (tiene un 12,15% del capital) y elevar la representación de Criteria Caixa de dos a tres asientos (tiene un 26,7%).

Naturgy mantiene el mismo número de consejeros con 12 miembros que ya tenía anteriormente. Pero salen dos consejeros independientes para que ocupen su lugar el representante de IFM y el adicional de Criteria. El resto del consejo lo conformarán tres consejeros independientes, dos del fondo CVC (20,7%) y dos de GIP (20,6%) y un consejero ejecutivo, que se mantiene el presidente Francisco Reynés. 

Noticias relacionadas